Economía

Con la cuerda en el cuello; opina Juan de Dios Trujillo

En el corto plazo, entre otras medidas a considerar ante el cambio climático, están el cuidado del agua y el desarrollo de variedades de productos agrícolas resistentes a contextos extremos de frío y calor, lo cual impone un proceso de investigación y de readaptación de cultivos, entre otras opciones. Sobre la importancia del agua y la investigación habla el doctor Juan de […]

En el corto plazo, entre otras medidas a considerar ante el cambio climático, están el cuidado del agua y el desarrollo de variedades de productos agrícolas resistentes a contextos extremos de frío y calor, lo cual impone un proceso de investigación y de readaptación de cultivos, entre otras opciones. Sobre la importancia del agua y la investigación habla el doctor Juan de Dios Trujillo Félix, economista agrícola del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la UAS (IIES).

—En el 2012 se firmó un pacto por el agua… parece que no ha sucedido nada, se acordó cuidarla, etcétera…

—El problema del agua es que preocupa cuando hay situación de escasez, pero mientras no, se olvida. Ahí el problema es que como se dice en microeconomía, cuando se trata de bienes públicos, “todo mundo” quiere los beneficios pero nadie quiere pagar por ellos. Es difícil convencer a particulares que asuman el costo de un manejo más eficiente del agua, porque desde el punto de vista del productor, tendría que invertirle. La única manera de hacer que asuman el costo del bien público que van a recibir es que haya una buena conducción pública. Es donde la responsabilidad pública es muy importante desde el punto de vista de planeación, de establecer normas y de alinear presupuestos para eventualmente resolver problemas críticos de agua. —Entonces, como se acabó el problema de sequía, se olvidó el asunto… —No es que se haya acabado, sino que como no se ve como un problema severo, es sobrellevable… Hay que tener la cuerda en el cuello para reaccionar.—En el 2012 se firmó un pacto por el agua… parece que no ha sucedido nada, se acordó cuidarla, etcétera… —El problema del agua es que preocupa cuando hay situación de escasez, pero mientras no, se olvida. Ahí el problema es que como se dice en microeconomía, cuando se trata de bienes públicos, “todo mundo” quiere los beneficios pero nadie quiere pagar por ellos. Es difícil convencer a particulares que asuman el costo de un manejo más eficiente del agua, porque desde el punto de vista del productor, tendría que invertirle. La única manera de hacer que asuman el costo del bien público que van a recibir es que haya una buena conducción pública. Es donde la responsabilidad pública es muy importante desde el punto de vista de planeación, de establecer normas y de alinear presupuestos para eventualmente resolver problemas críticos de agua.

—Entonces, como se acabó el problema de sequía, se olvidóel asunto…

—No es que se haya acabado, sino que como no se ve como un problema severo, es sobrellevable… Hay que tener la cuerda en el cuello para reaccionar.

MEJOR ESCRIBIR QUE INVESTIGAR

—Hay unos 500 sinaloenses en el Sistema Nacional de Investigadores, pero poca investigación agrícola, ¿qué está pasando?

—Desde el punto de vista del Gobierno federal hay un problema de mala alineación de los incentivos. Siento que mucho del esfuerzo que se hace en investigación es que todavía no están bien alineadas las políticas para poner los incentivos hacia donde juzgue el interés público que deban ir los investigadores. Hay una serie de distorsiones en el sistema actual que son incentivos negativos en donde, por ejemplo, para mí puede ser más importante publicar un artículo que desarrollar una tecnología para resolver un problema específico. Eso porque el artículo da puntaje en el SNI y probablemente el proyecto de tecnología, que lleva mucho tiempo, no da suficientes puntos. Si publico varios artículos en un año, ya tengo muchos puntos y eso significa que mejora mi posición en el sistema y mi ingreso.

Por eso la mayoría de los investigadores prefieren producir publicaciones, porque esa es su manera de elevar el ingreso. El catedrático advierte que los investigadores son los menos culpables, pues solo están respondiendo a su entorno, se adaptan a lo que hay.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo