Economía

Crece el empleo informal; fallan reformas estructurales

Sinaloa cerró 2014 con más trabajadores informales que en 2013. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, los ocupados en la informalidad sumaron 677,399 personas durante el año pasado, es decir, 5.3% más respecto a hace dos años. Mientras tanto, los empleados formales solo crecieron 3.4% en 2013. Además, al cuarto trimestre […]

Sinaloa cerró 2014 con más trabajadores informales que en 2013. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, los ocupados en la informalidad sumaron 677,399 personas durante el año pasado, es decir, 5.3% más respecto a hace dos años.

Mientras tanto, los empleados formales solo crecieron 3.4% en 2013.

Además, al cuarto trimestre de 2014 los ocupados en el sector informal representan 51.3% del total de ocupados, proporción que se sitúa por debajo del promedio nacional (57.9%).

A pesar de esta cifra, Sinaloa se ubica entre los 12 estados con la tasa de informalidad laboral más baja del país, mientras que Oaxaca, Guerrero y Chiapas cuentan con los mayores registros.

Además, la tasa de ocupación en el sector informal está conformada por 282,385 personas, quienes representan 21.4% de la población ocupada total de la entidad. En el país el indicador es de 27.5%.

 

La problemática detrás de las cifras: CIDAC

 

De acuerdo con un análisis del Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC), México se encuentra dentro de los 5 países con una mayor tasa de informalidad dentro de Latinoamérica, según el nuevo estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y ello es porque el 58% de la población económicamente activa (PEA) está en la economía informal.

La realidad presentada en el estudio de la OIT contrasta con la optimista perspectiva del Gobierno federal respecto a los efectos de supuesta disminución del sector informal producto de las recientes reformas laboral y hacendaria.

Entonces, pregunta el CIDAC, ¿por qué las reformas realizadas no han sido suficientes para combatir el fenómeno?, ¿qué requeriría México para alcanzar menores niveles de informalidad como Brasil (37.8%) o Uruguay (32.5%)?

El análisis del CIDAC concluye en que la problemática de la informalidad en México deriva en empleos de baja calidad, con una nula o limitada capacitación del personal, lo cual contribuye al bajo crecimiento de la productividad

“En realidad, se trata de un círculo vicioso: la productividad es baja porque no hay competencia y no hay competencia porque en el Gobierno hay temor de generar desempleo. Así, la reducción de la informalidad persiste más como un deseo retórico que como un objetivo asequible. La combinación de desidia, intereses intrincados por mantener el statu quo y legítimas preocupaciones por la estabilidad social, han producido un mundo de pobreza que no ceja. La mala noticia es que las autoridades encargadas de diseñar e implementar los lineamientos generales de la economía han agotado su creatividad… desde hace dos décadas”.

 

FOTO: Internet.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo