Política

Temporada de promesas | Nada es verdad, nada es mentira, todo depende del político que lo diga

Los políticos mexicanos son expertos en dar a la mentira apariencia de verdad. Es decir, engañar. Solo basta observar la publicidad partidista que inundó la radio, televisión e internet del 10 de enero al 18 de febrero para darse cuenta que lo suyo son los mensajes cargados de información esperanzadora de que ahora sí, gracias […]

Los políticos mexicanos son expertos en dar a la mentira apariencia de verdad. Es decir, engañar. Solo basta observar la publicidad partidista que inundó la radio, televisión e internet del 10 de enero al 18 de febrero para darse cuenta que lo suyo son los mensajes cargados de información esperanzadora de que ahora sí, gracias a ellos, todo estará mejor.

“Pronto, muy pronto, vas a disfrutar más tu vida”, dice el PRI en su spot publicitario, tratando de mostrar los beneficios que acarrearán las reformas estructurales aprobadas, a pesar de que la realidad sea otra. Violencia del narcotráfico, corrupción, ausencia de legalidad e inestabilidad económica ponen en entredicho al gobierno mexicano.

Con tal de ganar el voto ciudadano (los políticos) creen que todo se vale. Le apuestan a la ingenuidad e ignorancia del electorado de que no hará un análisis de esa propuesta.

“Aumentemos el salario mínimo, metamos a los corruptos a la cárcel, cambiemos el rumbo con nuevas ideas, que nadie nos diga que no se puede”, invita el PAN, que parece olvidar que gobierna 7 estados, 439 municipios y que del 2000 al 2012 dirigió el rumbo al país.

“En el PRD somos muy conscientes de lo que no funciona en México, por eso queremos ser tu voz”, expresa el Sol Azteca, partido que apoyó al PRI para sacar adelante una reforma hacendaria que ha afectado el consumo interno, y que con la salida de figuras como Cuauhtémoc Cárdenas y Marcelo Ebrard pareciera que se está quedando sin voces que lo respalden.

Y la lista puede seguir. Sin embargo, la cuestión es: ¿por qué los políticos engañan a los electores?

Lea también: 8 motivos para no creerle a los políticos.

Todo se vale

De acuerdo con expertos en comunicación política consultados, existen dos razones. La primera es que lo hacen conscientes de su mala intención. Es decir, prometen a pesar de saber que no cumplirán con su palabra. “Con tal de ganar el voto ciudadano creen que todo se vale. Le apuestan a la ingenuidad e ignorancia del electorado de que no hará un análisis de esa propuesta”.

Y la segunda es más provocada por un efecto dominó. Cada aspirante inicia su campaña con una plataforma de propuestas, basadas en estudios, que resuelvan las necesidades de la gente; sin embargo, a lo largo del proceso electoral los demás candidatos presentan proyectos que pueden ser más ambiciosos e irreales, lo que lleva a algunos contendientes a exagerar aún más sus promesas.

“Eso pasa mucho y termina saliéndose de las manos al político que dice: ‘No me puedo quedar atrás porque este ya empezó con sus promesas imposibles y yo me voy aventar las mías’”.

Y al igual que en el primer caso, los políticos le apuestan a la ingenuidad del electorado.

Lea también: ¿Y el millón de empleos de Malova?

¿Ingenuos?

Pero, ¿son realmente ingenuos los votantes? Por los resultados de abstencionismo registrados en las elecciones estatales de 2013, pareciera que no tanto. En ese año solo el 46% del electorado salió a votar, la asistencia más baja en la historia de las elecciones locales en Sinaloa. En Culiacán, solo el 35% asistió a las urnas.

Lo que demuestra que, por lo menos en Sinaloa, buena parte de los ciudadanos ya no cree en los políticos ni en sus engaños.

 Lea también: ¿Qué tanto mienten los políticos sinaloenses?

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo