Tema de la semana

Corrupción motorizada en Sinaloa: 1,200 mueren al año en percances viales

Aparte de ser la segunda causa de muerte en Sinaloa entre la población de 14 a 45 años de edad, las estadísticas sobre accidentes automovilísticos arrojan otro dato que pone en relieve la corrupción que existe en el sistema de expedición de licencias para conducir: el 95 por ciento de quienes participan en este tipo […]

Aparte de ser la segunda causa de muerte en Sinaloa entre la población de 14 a 45 años de edad, las estadísticas sobre accidentes automovilísticos arrojan otro dato que pone en relieve la corrupción que existe en el sistema de expedición de licencias para conducir: el 95 por ciento de quienes participan en este tipo de hechos tienen en regla sus trámites ante la Dirección de Vialidad y Transportes.

Pareciera extraño que si casi todos cuentan con licencia de conducir, los percances viales, que en la década de los setenta ocupaba el lugar 40 en cuanto a causas de muerte, sea hoy la segunda generadora de fallecimientos en la población de joven a adulta.

Sin embargo no resulta tan raro al tomar en cuenta el relajamiento que el Gobierno del Estado muestra en sus sistemas de evaluación y supervisión de permisos para conducir.

vialidad culiacán

Vialidad y corrupción, binomio peligroso.

El tráfico de influencias y la “mordida” ocasionan que los reglamentos y la ley en materia de vialidad pasen a último término.  Bajo los escritorios de funcionarios públicos o en el exterior del edificio de la Unidad de Servicios Estatales se mueven sumas millonarias que nutren a la ciudad de conductores inexpertos y sin cultura vial.

Lea también: Usar el claxon en Culiacán, cuestión de vida o muerte.

Existen muchos casos como el de Alma, una mujer de la colonia Díaz Ordaz que la semana pasada compró un automóvil extranjero sin legalizar para moverse a su trabajo, El pago de 500 pesos al instructor de Vialidad y Transportes le valió  omitir el examen práctico de habilidades de manejo, requisito indispensable para obtener, a los 42 años de edad, su primera licencia de automovilista.

Un compañero de trabajo le recomendó dar una “mordida” y evitar la evaluación. “Yo no fui a una escuela de manejo, mi hermano me enseñó lo más básico de conducir un carro automático y no me sentía confiada en presentar la prueba con un desconocido a un lado diciéndome haz esto, haz lo otro. Me iba a poner muy nerviosa”.

Ese día pidió un automóvil prestado para sacar ficha de la prueba de manejo, último requisito después de asistir al curso teórico. Ofreció el dinero y sin más el empleado de Vialidad le firmó la prueba de manejo, aprobándola.

Lea también: Hombres o mujeres, ¿quién es mejor al volante?.

“A ella la mandan a la calle a ponerse en peligro y arriesgar a miles de personas, mucho de ellos niños, que se cruzan en su camino como automovilistas o como peatones. Tiene un vehículo, tiene una licencia, pero no tiene destreza ni la más mínima noción de las reglas elementales de conducir”, dice la abogada Elsa Margarita Armenta, integrante del Frente por la Honestidad del Servicio Público, un organismo que trata de persuadir a la sociedad para que toda tramitología se realice por canales adecuados.

Destaca la consecuencia de esa red de corrupción en lo referente a la obtención de licencias de manejo:

  1. Velocidad inmoderada, principal causa de percances automovilísticos.
  2. Otras causas: invasión de carril, no guardar distancia entre un vehículo y otro, consumo de bebidas embriagantes, no hacer alto y el uso del celular mientras se conduce.
  3. Accidentes viales son la primera causa de fallecimiento de niños, de entre uno y 14 años.
  4. En Sinaloa, unas mil 200 personas mueren al año, en promedio,  por a atropellamientos, choques, salidas de camino, volcaduras y derrapes.
  5. En México, en la década 2001-2010 los accidentes automovilísticos causaron 160 mil muertes.

Todo ello derivado de prácticas deshonestas  en el servicio público, fenómeno que en términos generales, de acuerdo al Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental 2013, realizada por el INEGI, ubica a Sinaloa entre los 5 estados con percepción de mayor corrupción en México.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo