Sexualidad

7 maneras en que una relación puede cambiar quien eres

Todos tenemos esa amiga a la que nunca le gustó el fútbol y que ahora que tiene nuevo novio nunca se pierde un partido. ¿O qué tal aquel compañero de trabajo que finalmente dejó el cigarro y sigue jurando que no tiene nada que ver con su chica? ¿Son meras coincidencias, o es algo más? Un creciente […]

Todos tenemos esa amiga a la que nunca le gustó el fútbol y que ahora que tiene nuevo novio nunca se pierde un partido. ¿O qué tal aquel compañero de trabajo que finalmente dejó el cigarro y sigue jurando que no tiene nada que ver con su chica? ¿Son meras coincidencias, o es algo más?

Un creciente cuerpo de evidencia científica sugiere que la imagen que las personas tienen de si mismas cambia cuando están en una relación y aquí te presentamos siete maneras en las que esto puede suceder:

Enamorarse facilita la auto-cambio

La experiencia de enamorarse es emocionante, quizá porque promueve un sorprendente grado de auto-cambio. Al enamorarte pasas a un nuevo yo que integra muchos aspectos tomados de tu pareja. Sus logros o dificultades se experimentan como algo propio y tus gustos crecen al integrar los de él o de ella.

Algunas personas son más propensas a la auto-cambio que otras

Todos somos afectados por las personas que amamos, pero algunos tendemos a dejar que nuestras relaciones tengan un mayor efecto en nuestra persona. La evidencia sugiere que las personas con alto nivel de ansiedad y/o apego (es decir, que temen el abandono y tienden a cuestionar su autoestima) tienen auto-conceptos altamente maleables en sus relaciones.

Las relaciones saludables implican auto-expansión

Si alguna vez has pensado que el estar con alguien que te hace una mejor persona, te has topado con la idea de auto-expansión. Esta se refiere a un crecimiento positivo relacionado con la manera en que vives tu vida en pareja.

Las relaciones poco saludables te pueden convertir en una peor persona

A veces una relación puede empujarnos hacia hábitos o comportamientos poco saludables como hacerte más ansioso, quejumbroso, crudo o hiriente. Los posibles cambios negativos de relaciones revelan la importancia de la elección de pareja. Así, al entrar en una relación te arriesgas a convertirse en alguien que tal vez no quisieras ser.

Las relaciones saludables pueden disminuir los malos hábitos

Además de crecimiento personal, el estar en una relación sana puede ayudarte a cortar con cualidades desfavorables. Tal vez fuiste un mordedor de uñas o un bebedor empedernido y al estar con tu pareja has cambiado estos hábitos molestos e insalubres.

Las relaciones pueden conducir a la auto-constricción

Por mucho que un nuevo amor pueda cambiar los malos hábitos, también es posible que corte con algunas de tus cualidades. Puedes llegar a ser menos confiado o menos amigable y tu personalidad puede perder cualidades positivas a medida que te relacionas estrechamente con tu pareja.

Las rupturas requieren un gran cambio

La pérdida de un amor puede equivaler a la pérdida de uno mismo. El pasar por una ruptura nos enfrenta a la ardua labor de desenmarañar las partes del concepto que tenemos de nosotros mismos que nos mantienen atados a nuestras ex parejas y nos obligan a encontrar un nuevo sentido de identificación.

Está claro que nuestra auto-imagen no es tan estable como podríamos pensar y que nuestros seres queridos tienen una gran cantidad de poder en la conformación de nuestra personalidad. Estamos profundamente afectados por aquellos que amamos, tanto que respondemos inconscientemente a su influencia. Todo esto deja en clarlo lo importante que es la elección de un compañero.

Ten en cuenta que todo lo que tiene influencia en tu pareja también tiene influencia sobre ti. Por eso debes elegir estar con alguien pueda dedicar su energía para disfrutar de su tiempo juntos, en lugar de tratar de convertirte en otra persona.

Vía: Psychology Today.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo