Política

CORRUPCIÓN INTENSIVA | Mal endémico y modus operandi de la clase política

 En el primer trimestre del año le llegó a México por todos lados un señalamiento constante del que no ha podido librarse: la corrupción está desbordada, afecta el desarrollo, las políticas de combate al crimen y eleva la percepción de falta de credibilidad en las instituciones, sobre todo en el Gobierno. El viernes 18 de marzo, desde Estados Unidos, […]

 En el primer trimestre del año le llegó a México por todos lados un señalamiento constante del que no ha podido librarse: la corrupción está desbordada, afecta el desarrollo, las políticas de combate al crimen y eleva la percepción de falta de credibilidad en las instituciones, sobre todo en el Gobierno.

El viernes 18 de marzo, desde Estados Unidos, la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley del Departamento de Estado declaró que la corrupción en México es endémica.

cuadro_1En un documento enviado al Congreso de ese país consigna: “La corrupción es el impulsor del lavado de dinero y de sus delitos derivados. La corrupción es endémica en todos los niveles de la sociedad y del Gobierno mexicano. El Gobierno de México debe combatir la corrupción”.

El organismo Transparencia Internacional, apoyado en el Índice de Percepción de la Corrupción 2014, es más preciso: México ocupa el lugar 103 de 175 países evaluados por su corrupción en el sector público.

México no solo reprobó: es el peor calificado de los 34 países que forman la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). Es tal la percepción internacional y nacional sobre un México corrupto, que pocos dudan que el agente James Bond, mejor conocido como el Agente 007, haya sido corrompido por el Gobierno mexicano. Y es que el sitio especializado Tax Analysts reveló que México ofreció 14 millones de dólares en estímulos fiscales a la compañía Sony, quien filmó en el DF parte de la película del superagente Bond, llamada Spectre, con el ánimo de modificar el guion, decidir en el casting y evitar que se vincule negativamente a México.

Pcuadro_2ero el soborno de poco servirá si se toma en cuenta el resultado de una encuesta realizada entre inversionistas por parte del Grupo Financiero BX+, donde se les pidió asociar a México con una palabra, la primera que les viniera a la mente. El 17.5% dijo corrupción (la más citada), seguida del 7% que dijo esperanza.

Estado esquizofrénico

Para el investigador y director del International Law and Economic Development Center, Edgardo Buscaglia, junto con las violaciones a los derechos humanos y la inseguridad, la corrupción ha transformado a México en un Estado esquizofrénico y no solo fallido.

“Técnicamente México es un país con un colapso de gobernabilidad en el que las instituciones existen, pero se han visto corrompidas y rebasadas por la penetración del crimen organizado, la debilidad para establecer controles financieros y una sociedad civil que en cierta medida también ha sido comprada por el Gobierno”, dijo a Sin Embargo.

En un país promedio de América Latina, como Bolivia o Argentina, la sociedad ya hubiera paralizado al país, porque no hay tanto dinero del Gobierno para mantenerla adormecida, como ocurre en México, advierte.

Según el Global Financial Integrity Report (Reporte Global de Integridad Financiera), en México hay cantidades cuantiosas de dinero comprando a la sociedad civil, intentando reparar daños extrajudicialmente. Por eso la ciudadanía no reacciona y no genera los cambios que deberían generarse.

cuadro_3Autoridades corruptas

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG) del Inegi, en México el trámite que genera más corrupción es el que la gente hace con autoridades de Seguridad Pública. Así lo percibe el 50.6%. Así pues, el estudio revela que por cada 100,000 habitantes se tiene una incidencia de corrupción de 24,724.

Opaca el crecimiento

El diagnóstico de México ¿Cómo Vamos?, señala que además de la inseguridad y la falta de cumplimiento del estado de derecho, la corrupción incide en el mediocre crecimiento de la economía mexicana.

Para Evalúa México, el Mexican Moment se desinfló debido a que no se implementó primero un sistema anticorrupción.

El Semáforo Económico lo dice claro: si se quieren alcanzar el crecimiento deseado, deben combatirse ya impunidad y corrupción.

cuadro_4Un sistema anticorrupción

Tras el escándalo por la compra de la Casa Blanca a contratistas de su gobierno, la respuesta del presidente Enrique Peña Nieto ha sido insuficiente. Nombró a Virgilio Andrade secretario de la Función Pública, pero al ser un colaborador tan cercano al poder que debe investigar, nadie le cree.

Se impulsó el Sistema Nacional Anticorrupción, que a decir del Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC), deja dudas de si el mecanismo logrará restablecer la confianza o solo creará más burocracia. Además de que el plan luce débil para atacar las causas de la corrupción pues se requieren cuantiosos recursos para ello.

“Sin importar el tamaño de la mordida, esta acción es eficiente para que un ciudadano se quite de encima al policía que quiere extorsionarlo sembrando pruebas, o para obtener la licitación que de otro modo ganaría una empresa de menor calidad que la suya pero que compró el proceso o inclusive para comprar lealtades del sistema de procuración de justicia y con ello poder abusar de otros ciudadanos.

“La impunidad ha facilitado que la corrupción ya no solo sea un mecanismo para acelerar procesos burocráticos sino el modus operandi de la política nacional”, concluye el CIDAC y ve difícil que la partidocracia muestre voluntad de cambios, por lo que advierte que será indispensable la presión social para contar con más información para evaluar a los gobernantes.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo