Tema de la semana

Equipamiento urbano | Cámaras de videovigilancia ¿ciegas o de adorno?

En agosto de 2014, un reporte emitido por la Secretaría de Seguridad Pública del Gobierno de Sinaloa dio a conocer que de las 373 cámaras de videovigilancia que hay instaladas en Culiacán, 85 se hallaban fuera de servicio y serían sometidas a labores de mantenimiento. Seis meses después, en febrero de 2015, el número de […]

En agosto de 2014, un reporte emitido por la Secretaría de Seguridad Pública del Gobierno de Sinaloa dio a conocer que de las 373 cámaras de videovigilancia que hay instaladas en Culiacán, 85 se hallaban fuera de servicio y serían sometidas a labores de mantenimiento.

Seis meses después, en febrero de 2015, el número de aparatos fuera de servicio de este sistema de vigilancia ascendió a 105.

¿Y el resto sí funcionan? Nadie lo sabe porque cada vez que ocurren hechos violentos dentro del área que enfocan las cámaras estas no aportan elementos que coadyuven en las investigaciones del Ministerio Público.

barbarino 2

La inseguridad, “invisible” en videovigilancia.

El alcance de las videocámaras de vigilancia es en un radio de 300 metros. En el 90 por ciento de los reportes sobre hechos delictivos, los policías o los agentes del ministerio público asientan que los hechos ocurren “fuera de alcance”.

Del total de videocámaras en Culiacán 236 surten de imagen en tiempo real al Centro de Respuesta Inmediata y 134 corresponden al C4. Ambos sistemas de vigilancia nunca han presentado un reporte de efectividad.

La más reciente muestra de ello son los hechos de violencia registrados en el sector Tres Ríos, una zona que las secretarías de Seguridad Pública—federal,  estatal y municipal—consideran de alta prioridad en la videovigilancia.

El 18 de febrero de 2015 a espaldas de la torre Santa María fue asesinada una persona de nombre Julio César Angulo Castro, hecho cometido por un grupo de hombres armados que se trasladó  impunemente por las calles de ese sector.

Un día antes, en el estacionamiento de un restaurante ubicado en el Desarrollo Urbano Tres Ríos fue muerto a balazos Francisco Aceves Urías, El Barbarino. En ambos casos las cámaras no aportaron imágenes para las investigaciones ministeriales.

Aún así en marzo de 2014 el alcalde de Culiacán, Sergio Torres Félix, anunció que se instalarían otras 300 videocámaras, con recursos del Subsidio para la Seguridad Municipal (Subsemun).

Y en la visita que a principios de marzo de 2015 hizo a Sinaloa el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, el gobernador Malova le pidió apoyo para instalar otras mil videocámaras de vigilancia en el estado.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo