Política

El oscuro negocio de las lámparas LED en municipios de Sinaloa

Los municipios que solicitaron créditos para la instalación de lámparas LED para el alumbrado público podrían tener en puerta un fraude al trabajar con la compañía Led Lumina, principal proveedor que ha prestado sus servicios en el estado. La empresa, que ofrece sus servicios por la vía del arrendamiento para al municipio de Ahome, tiene problemas […]

Los municipios que solicitaron créditos para la instalación de lámparas LED para el alumbrado público podrían tener en puerta un fraude al trabajar con la compañía Led Lumina, principal proveedor que ha prestado sus servicios en el estado.

La empresa, que ofrece sus servicios por la vía del arrendamiento para al municipio de Ahome, tiene problemas en diversos municipios en todo el país, pero el caso que llama más la atención es el de Ensenada, Baja California, en donde incluso los tribunales intervinieron para que se revocara el acuerdo mediante el cual se otorgaba el uso de las lámparas.

En Sinaloa, Además de Ahome, la empresa solicitó una ampliación para incrementar el número de luminarias en el municipio de Guasave debido a que la iluminación es insuficiente con el número que actualmente opera.

En el caso del municipio de Sinaloa, el Congreso del Estado no aprobó la autorización del crédito mediante el cual se haría el cambio de lámparas convencionales a LED, pero debido a que a la hora de votar el asunto el diputado Fernando Pucheta supuestamente se encontraba en el baño y fue su ausencia lo que impidió que se completaran los votos requeridos.

 

Antecedentes

El primer municipio sinaloense en contratar los servicios de Led Lumina fue Ahome, en agosto de 2013. Entonces se anunció que la inversión sería de 350 millones de pesos, a pesar de las críticas de la iniciativa privada en el sentido de que no era la mejor compañía para prestar el servicio.

Sin embargo, al poco tiempo de que iniciara el cambio de las lámparas con bulbos a las nuevas lámparas LED empezaron a registrarse fallas donde estas eran colocadas.

La diputada perredista Imelda Castro Castro ha hecho referencia en más de una ocasión al fracaso que ha representado tanto para la administración de Ahome como de otras ciudades en la República a la hora de la verdad.

“En Los Mochis las lámparas funcionan de día, parpadean de noche o de plano no funcionan por semanas completas. Otros municipios que presentan problemas para prestar el servicio son los de Ahuacatlán y Ensenada. La tecnología de las lámparas LED, según el estudio, no está desarrollada para alumbrar sino para iluminar, por ejemplo, una pantalla de computadora o un celular, no para ser utilizada en el alumbrado público, puesto que no genera la intensidad luminosa que se requiere”, manifestó en tribuna la legisladora.

 

Hasta los tribunales

En ciudades como Tijuana o Chetumal, los tribunales han intervenido entre los ayuntamientos y la empresa debido a que el servicio prestado por la particular no es el que se establece en el contrato o bien no cumple con los estándares de calidad que se acordaron.

El caso de mayor trascendencia fue el de Ensenada, en Baja California, donde la contienda con el Tribunal de lo Contencioso Administrativo duró año y medio pero finalmente el contrato fue cancelado a finales de 2014.

Sin embargo, a pesar del fallo, tuvo que ser la Comisión de Gobierno y Legislación del Cabildo ensenadense quien tomara la decisión final, pues la anterior administración se había declarado incompetente para continuar brindando el servicio de alumbrado público, lo cual se tuvo que revertir para poder desechar el contrato con Led Lumina.

 

Endeudamientos

El esquema de adquisición que se ha manejado en Sinaloa es el de arrendamiento puro. El Ayuntamiento paga a la compañía para que esta cambie las lámparas del alumbrado público y se encargue del mantenimiento o cambios necesarios durante un tiempo determinado.

En el caso de Ahome, el endeudamiento llegó hasta los 350 millones de pesos por un periodo de 15 años, durante el cual la empresa se hace responsable de la prestación del servicio.

Sin embargo, el contrato fue suspendido en diciembre de 2014 debido a que hasta ese momento se instalaron únicamente 16 mil de las 30 mil luminarias proyectadas para esa fecha

En Guasave la deuda aprobada por el Congreso fue de 271 millones de pesos para la adquisición de 19 mil lámparas, pero al poco tiempo se empezaron a reportar fallas en el servicio.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo