Política

Analizan opciones para ayudar a ‘bien morir’ a los pacientes terminales en Sinaloa

Con el fin de ayudar a enfermos terminales a que tengan una muerte digna es que se creó la Ley de Voluntad Anticipada en el Distrito Federal, y se busca también implementarla en el estado de Sinaloa. Por iniciativa de la diputada priista, Sandra Lara Díaz, propuesta el pasado mes de enero, es que se […]

Con el fin de ayudar a enfermos terminales a que tengan una muerte digna es que se creó la Ley de Voluntad Anticipada en el Distrito Federal, y se busca también implementarla en el estado de Sinaloa.

Por iniciativa de la diputada priista, Sandra Lara Díaz, propuesta el pasado mes de enero, es que se busca crear una opción de acortar el sufrimiento tanto a los pacientes que ya están propensos a morir como para sus familias.

Durante el seminario Ley de Voluntad Anticipada: experiencias en el Distrito Federal, José Armando Ahued Ortega, titular de la Secretaría de Salud de la capital del país, explicó que este mecanismo sirve para evitar la obstinación terapéutica y así tener un “buen morir”.

“Una persona que ya está falleciendo, o tiende a fallecer, ya no se le esté manteniendo una vida artificial, donde si cae en paro lo sacas, y si vuelve a caer lo vuelves a sacar cuando sabes que a final de cuentas va a terminar falleciendo. El mecanismo es para respetar a la persona y pueda morir con dignidad”, aseguró.

El funcionario capitalino señaló que en el DF tienen ocho años aplicando este mecanismo, y de tener 130 pacientes terminales en las diversas instituciones médicas pasaron a tener 60 gracias a la Ley de Voluntad Anticipada.

“Yo lo he hablado de manera pública, te sale entre 30 mil y 50 mil pesos una cama de terapia intensiva al día, y al final esta persona va a terminar falleciendo. El Comité de Bioética del Hospital es quien determina quién se encuentra en etapa terminal y avisarle a la familia”, explicó.

 

¿Cómo funciona?

Ahued Ortega explicó que existen dos instrumentos legales mediante los cuales se puede aplicar la ley. Uno de ellos es mediante notario público, los ciudadanos que lo deseen pueden firmar su voluntad anticipada cuando aún se encuentra en salud.

El otro, dijo, es en el momento crítico. Si el paciente se encuentra consiente al momento de diagnosticarlo como terminal, puede firmar un formato en el hospital en presencia de dos testigos. De no ser así, lo pueden hacer su esposa o sus hijos.

“Esto hace que el médico no sea acusado de negligencia, mala praxis o abandono del paciente, sino que sea el paciente quien decida cómo terminar sus últimos días”, aseguró.

El funcionario del sector salud indicó que también puede solicitar que se acorte su sufrimiento mediante paliativos, así como ser llevado a su hogar para estar cerca de su familia, pero se encontrará a su cuidado personal médico.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo