Internet

Las 25 reglas de la desinformación

Conoce las 25 reglas de la desinformación de H. Michael Sweeney, autor del libro  Twenty-Five Ways To Suppress Truth: The Rules of Disinformation, y descubre que ni los debates políticos, ni los programas de televisión ni los comentarios de un blog están libres de ser utilizados para desinformar.

 1. No escuches, no veas, no hables

Independientemente de lo que sepas, no hables de ello – especialmente si eres es una figura pública, presentador de noticias, etc. Si no se informa, no sucedió y no tendrás que lidiar con ello.

 2. Se un incrédulo indignado

Evita discutir cuestiones clave y céntrate en temas secundarios que puedas utilizar para criticar a algún grupo que se considere ‘intocable’. Esto también se conoce como el “¿Cómo te atreves!”.

3. Solo son rumores

Evita dar explicaciones señalando cualquier acusación como meros rumores, independientemente de que exista evidencia. Este método funciona especialmente bien con una prensa en silencio, porque la única manera en que el público podrá conocer los hechos será a través de esos “rumores discutibles”. Si puedes asociar el material a  Internet, utilizalo para comprobar que el “rumor” no puede tener ninguna base real.

 4. Utiliza un ‘espantapájaros’

Encuentra un argumento en tu oponente que puedas rebatir fácilmente para hacerte ver bien a su costa. Inventa un tema que pueda ser  fácilmente  usado en su contra o explota sus debilidades llevando la discusión a temas menos importantes. Infla estos temas de manera que las acusaciones que se te hacen parezcan refutarse y los temas de fondo no lleguen a discutirse.

 5. Etiqueta y ridiculiza a tus oponentes

Asocia a tus oponentes con términos como  “chiflados”, “de derecha”, “liberal”, “de izquierda”, “terroristas”, “amantes de la conspiración”, “radicales”, “racistas”, ” fanático religioso”,” desviados sexuales “, y así sucesivamente. Esto le restara apoyo de los demás  por temor a recibir la misma etiqueta.

6. Pega y corre

En cualquier foro público haz un ataque rápido a tu oponente de manera que puedas retirarte sin esperar su respuesta, o simplemente ignora cualquier respuesta. Esto funciona muy bien en Internet y en las cartas al editor, donde es común recibir un flujo constante de información sin necesidad de detenerse para analizar el tema de manera crítica. Simplemente ataca, no discutas y nunca respondas cualquier respuesta subsecuente, eso sería dignificar a tu rival.

7. Cuestiona motivos

Tergiversa o amplifica todo hecho que pueda sugerir que tu oponente opera bajo una agenda personal oculta. Esto evita discutir cuestiones importantes y obliga al acusador a tomar la defensiva.

 8. Invoca autoridad

Impón o allégate a alguien que represente autoridad sobre el tema que te ocupe y asegúrate de presentar tu argumento con tecnicismos y jerga minuciosa para dejar ver que eres ‘alguien que sabe’. No importa que no discutas de frente la cuestión ni demuestres que el argumento contrario está equivocado.

9. Hazte pato

No importa la evidencia o argumentos lógicos que se pongan sobre la mesa, niega su credibilidad e invalida toda discusión.

10. Asocia a tus oponentes con su ‘oscuro pasado’

Esto es especialmente útil antes de una discusión o un evento en el que podrías ser cuestionado. Haz que tu equipo prepare una acusación y fíltrala a los medios poco antes del encuentro.

11. Haz falsas confesiones

Confiesa un mal menor para ganar simpatía como una persona que se responsabiliza de sus actos y distrae a tu audiencia de los temas que quieres evitar.

12. Los enigmas no tienen solución

Confunde a tu audiencia con contradicciones, detalles inexplicables y giros en la trama para que este parezca un misterio imposible de resolver. Verás como rápidamente el público pierde interés y el tema pasa al olvido.

13. La lógica de Alicia en el País de las Maravillas

Utiliza regresiones y digresiones para evitar llegar al punto de un tema que no te conviene sacar a relucir.

14. Exige soluciones completas

Evita los hechos exigiendo a  tus oponentes que solucionen el tema/escándalo de manera inmediata y asegúrate de señalar que antes de solucionarlo, todo lo demás son suposiciones.

15. Moldea los hechos para llegar a una solución

Básicamente tienes que alterar las piezas del rompecabezas para que este diga lo que necesitas.

16. Desaparece evidencia y testigos

Si no existe, no pasó y no tendrás que hablar de ello.

17. Cambia de tema

Encuentra la manera de enfocar la atención hacía otro tema con ayuda de personas que pueden o no saber que las estas utilizando. Esta es básicamente la típica técnica del chivo expiatorio.

18. Emocionaliza y antagoniza

Reprende y búrlate de tus oponentes buscando una respuesta emocional que los haga verse tontos y excitados, esto los hará parecer mucho menos coherentes.  Además, no solo evitarás discutir asuntos de primera instancia, sino que harás ver a tus oponentes como personas intolerantes ante las críticas.

19. Pide pruebas imposibles

Haz que la discusión llegue a un punto donde sean requeridas pruebas, pide aquellas que sean difíciles, si no es que imposible de obtener, pero que sean esenciales para el caso.

20. Evidencia falsa

Siempre que sea posible introduce nuevos hechos o pistas diseñadas para entrar en conflicto con el discurso de tus oponentes.

21. Llama a la ley para investigar los hechos

Así puedes neutralizar todas las cuestiones delicadas sin necesidad de discutirlas abiertamente y controlando lo que se filtra a los medios. Seguramente podrás influenciar lo que se dice y obtener una resolución benéfica.

22. Fabrica una nueva verdad

Forma un grupo de expertos o coopta a los existentes para crear una nueva versión de los hechos a través de investigación científica, académica o de testimonios falsos que confundan a la opinión pública. Esto te dará una nueva autoridad para por fin discutir ese tema que querías evitar con total autoridad.

23. Crea eventos de distracción masiva

Crea historias dramáticas que acaparen la atención del público y espera que la noticia se difunda para que todo lo demás pase a segundo termino. Ejemplo: El chupacabras.

24. Calla a tus críticos

Si nada de lo anterior funciona considera la posibilidad de callar a tus críticos como solución definitiva para eliminar la necesidad de hablar sobre ese tema espinoso. Esto puede ser mediante su muerte, arresto, detención, amenazas o incluso soborno o chantaje.

25.  Desvanécete

Si eres una pieza clave para mantener seguro un secreto y las cosas se empiezan a poner calientes simplemente date a la fuga. Seguro en algún tiempo podrás reaparecer como si nada hubiera pasado.

Vía: Vigilant Citizen.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo