Seguridad

VERSIONES QUE CHOCAN | ¿Qué pasó en el 1159 de la calle Sierra Tarahumara?

Dudas, cabos sueltos, preguntas sin respuestas e incertidumbre en la investigación del asesinato de Ernesto Alonso Valdez, es lo que quedó tras un operativo que para muchos fue fallido. La versión oficial y testimonios recogidos por ESPEJO en el lugar, entre habitantes de la colonia San Carlos, en el sector Cañadas de Culiacán, se contradicen, por lo que, a más […]

Dudas, cabos sueltos, preguntas sin respuestas e incertidumbre en la investigación del asesinato de Ernesto Alonso Valdez, es lo que quedó tras un operativo que para muchos fue fallido. La versión oficial y testimonios recogidos por ESPEJO en el lugar, entre habitantes de la colonia San Carlos, en el sector Cañadas de Culiacán, se contradicen, por lo que, a más de un mes de ocurrido el plagio, sigue siendo un misterio qué fue lo que realmente pasó en la casa donde tenían cautivo y dieron muerte el empresario mazatleco.

¿A qué hora inició el operativo? ¿Quién disparó la bala que dio muerte al empresario? ¿Por qué se quemó la casa donde ocurrió el secuestro? ¿Por qué la autoridad no estaba resguardando el inmueble para no comprometer posibles hallazgos? ¿Por qué una mujer señala que los secuestradores pensaban rendirse? Estas son solo algunas preguntas que, si bien no tendrán una respuesta que aclare lo que pasó el pasado 20 de abril, abren la puerta a nuevas versiones en el caso.

ESPEJO recogió diversos testimonios de vecinos del lugar donde la Policía Ministerial del Estado (PME), con ayuda de elementos del Ejército y la Marina, se enfrentaron a la célula de secuestradores liderada por Jaime Eduardo Quevedo Gastélum, sobrino de Amado Carrillo Fuentes, narcotraficante mejor conocido como ¿ El señor de los cielos, que al cruzarlas con declaraciones de diversas fuentes policiales, arrojaron datos que contradicen la versión oficial del procurador general de justicia, Marco Antonio Higuera Gómez.

Es importante señalar que dichos datos no necesariamente cuentan toda la verdad, pero sí contrastan con las versiones que hasta el momento la autoridad ha dado como únicas.

versiones_3

cuadro_1Cabos sueltos

La primera de las interrogantes plantea la hora de inicio de la balacera que tuvo lugar en el domicilio Sierra Tarahumara número 1159 en el fraccionamiento San Carlos, donde los plagiarios mantenían cautivo a Ernesto Valdez Solano.

La versión oficial señala que el intercambio de fuego entre policías y criminales inició alrededor de las 15:00 horas, una vez que la Policía Ministerial del Estado llegó al lugar para apoyar a la Unidad Especializada Antisecuestros (UEA), quienes investigaban la posible ubicación donde el empresario probablemente era o ya había sido privado de la vida.

Sin embargo, videos en las redes sociales y testimonios de vecinos dicen otra cosa: el operativo policial inició cerca de las 14:00 horas, cuando se tuvo la certeza de que Ernesto Valdez estaba cautivo en el domicilio mencionado.

Según Higuera Gómez, el intercambio de fuego duró dos horas, terminando a las 17:00 horas, pero antes de ese momento, la PME ya empezaba a retirar a los detenidos de la zona y abría espacio para que iniciaran las labores periciales.

A pesar de que hubo presencia de medios de comunicación durante todo ese tiempo, la versión oficial no coincide con lo que, según los habitantes de la zona, realmente sucedió ese lunes.

cuadro_2

Balas asesinas

Otro de los detalles que siguen en incertidumbre es quién disparó la bala que asesinó a la víctima. La PGJE sostiene que su cuerpo fue encontrado en el baño de la casa con dos tiros de rifle AR-15, de calibre .223. Si bien los secuestradores, quienes contaban con un arsenal muy completo, disparaban con dichas armas, también es el arma de cargo de las corporaciones policiales del estado.

La versión oficial señala que la hora de su muerte fue a las 14:00 horas. Sin embargo, al consultar a fuentes de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal, se constató que no hay ningún reporte de detonación de arma de fuego a esa hora. Y aunque pudo usarse silenciador, en el arsenal asegurado no se encontró dicho artefacto.

Un dato que salta de la versión oficial es la hora de muerte del comerciante, la cual coincide con la hora de inicio de la refriega según la versión de los vecinos. La necropsia de ley indica que la ejecución del empresario fue a las 14:00 horas. Quienes viven en los alrededores de la casa donde tuvo lugar el enfrentamiento aseguran que más o menos a esa hora fue que comenzó el tiroteo.

Sin embargo, al no estar clara la hora del enfrentamiento, tampoco estaría clara la hora de la muerte de Ernesto Valdez o de dónde salió la bala que acabó con su vida.

El día del asalto, en el lugar se recogieron más de 600 casquillos de diversos calibres, entre ellos .223, 7.62 x 51 y .380, todos de alto poder, así como las armas que los detonaron.

versiones_2

cuadro_3Los métodos de siempre

Mientras ocurría la refriega, la madre de Jorge Joel Echeverría Portillo, uno de los criminales abatidos, indicó que estos iban a rendirse, incluso los agentes le pidieron que hablara con ellos a través de un megáfono para que salieran de la casa. Su hijo no salió con vida de ahí y quienes supuestamente sí se rindieron fueron golpeados por los agentes ministeriales.

Al día siguiente, durante la conferencia de prensa en la que se dieron a conocer los datos del enfrentamiento, el procurador no habló de este incidente aunque fueron varios medios quienes lo consignaron.

También los vecinos dan cuenta de estos hechos, señalando que, como declaró la mujer, los agentes le pidieron que hablara con los secuestradores para que salieran con las manos en alto. No fue así.

Los hechos

El secuestro se perpetró la madrugada del 11 de abril, luego de que los maleantes vigilaran por varios días a Ernesto Valdez Solano. Fue posible localizar el domicilio gracias a las tareas de investigación realizadas por la UEA.

Con la aprehensión de Luis Alberto Pérez Jacobo, uno de los secuestradores, unas horas antes de la balacera, el grupo especializado en secuestros logró ubicar al líder de la banda y a sus asociados. Pérez Jacobo les había informado que era probable que el empresario ya se encontrara sin vida para el mediodía del 20 de abril. Sin embargo, antes de actuar, los agentes debían confirmar que los datos proporcionados por el criminal fueran correctos.

El procurador señaló que la acción fue lenta debido a que la UEA hace más trabajo de investigación y asesoría a las familias de las víctimas, pero no se realiza trabajo operativo, quedando este bajo la responsabilidad de la Policía Ministerial.

Al momento en que los agentes antisecuestros verificaron que en el lugar se encontraba Valdez Solano, dieron aviso a la Policía Ministerial, que a su vez pidió apoyo a la autoridad federal debido al poder de fuego con el que se encontraron. Lo demás es bien sabido por todos gracias a su difusión en tiempo real a través de las redes sociales y portales web de medios de comunicación.

versiones_1

FOTOS: Rashide frías/ Cuartoscuro

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo