Economía

43 mil millones de pesos, el valor de la piratería en México

La piratería representa una pérdida recaudatoria de poco más de 6 mil millones de pesos por IVA, de acuerdo con el estudio Piratería, entendiendo el mercado sombra en México, del CIDAC. El consumo de productos pirata en 2014 alcanzó un valor mínimo de 43 mil millones de pesos, estima el Centro de Investigación para el […]

La piratería representa una pérdida recaudatoria de poco más de 6 mil millones de pesos por IVA, de acuerdo con el estudio Piratería, entendiendo el mercado sombra en México, del CIDAC.

El consumo de productos pirata en 2014 alcanzó un valor mínimo de 43 mil millones de pesos, estima el Centro de Investigación para el Desarrollo AC (CIDAC) en su estudio Piratería, entendiendo el mercado sombra en México.

Esta cantidad, explica en un comunicado la institución dedicada a análisis y propuesta de políticas viables para el desarrollo democrático y económico de México, representan una pérdida recaudatoria de poco más de 6 mil millones de pesos por IVA y equivale a cerca del 34% del recorte presupuestal anunciado por la Secretaría de Hacienda en 2015.

Además, representan 28% más que todo el presupuesto 2015 para el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, y 2 veces más que todo el presupuesto del Instituto Nacional Electoral para este año.

El estudio revela que el consumo de piratería se concentra en su mayoría en música, películas, ropa y accesorios, y calzado. Le sigue la compra de cosméticos, productos eléctricos, de limpieza y medicinas, así como software, juguetes, productos de cuidado personal y electrónicos.

De acuerdo con el análisis, el 70% de la población adquiere sus productos imitación en los tianguis o mercados. Además, el 53% de la población que usa internet reconoció haber descargado de manera ilegal y con una frecuencia significativamente alta, música, películas o series de televisión piratas.

Consumidores

De acuerdo con el estudio, los patrones de consumo de los productos pirata no son homogéneos. Es decir, existen distintos perfiles de consumidores que desarrollan y procesan de diferente manera su decisión de consumir piratería.

“Se puede hacer la segmentación de tres grupos de acuerdo a su magnitud: 1) consumo bajo, 2) consumo moderado, y 3) consumo alto. Asimismo, otra distinción importante se puede hacer entre piratería tradicional, que es el consumo de productos físicos (ropa, calzado, CD, DVD, juguetes, entre otros), y piratería digital (software, música y películas por internet)”, detalla el CIDAC.

Existe una aceptación social bastante generalizada hacia la piratería a pesar de que la mayoría de la gente sabe que es ilegal. La frase ‘es ilegal pero no grave’ es, posiblemente, lo que mejor resuma el estatus que tiene la piratería en el imaginario colectivo

CIDAC.

Según los resultados de la encuesta, la mayoría del consumo físico se centra en los grupos 1 y 2. Las motivaciones detrás del consumo del primer grupo están más relacionadas con necesidades relacionadas a la salud, mientras que las del segundo grupo son más de accesibilidad y no consideran a la piratería como algo grave

Mientras que los consumidores de piratería digital se encuentran concentrados en el grupo 3. Ellos, precisa el organismo, podría decirse que son “consumidores duros”, aquellos cuya primera opción de compra siempre son los productos falsificados o pirata

Aceptación social

El estudio del CIDAC destaca que aunque la población considera que la piratería tiene efectos negativos para el país, e incluso la asocian con robo, corrupción y fraude, no la consideran grave.

“Existe una aceptación social bastante generalizada hacia la piratería a pesar de que la mayoría de la gente sabe que es ilegal. La frase ‘es ilegal pero no grave’ es, posiblemente, lo que mejor resuma el estatus que tiene la piratería en el imaginario colectivo”, explica la institución.

Además, detalla, la mayoría de los consumidores no vinculan el consumo de piratería con consecuencias legales por parte de las autoridades, ni con consecuencias en su bienestar individual.

También existe una importante noción de ausencia o debilidad del Estado de Derecho y de respeto a las normas. Entre 40% y 63% de los encuestados opinaron que la mayoría de la gente en México incurre en conductas ilegales o poco éticas, como tirar basura en la calle, dar sobornos o mordidas, pasarse los altos, estacionarse en lugares prohibidos y manejar borracho.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo