Empresarial

Una oficina para todos | Entrevista con Francisco Javier Mejía Ramos, fundador de WorkHere

Desde hace casi un año, esta empresa dio la oportunidad a emprendedores y freelancers de dejar la soledad de su casa, oficina o café por un espacio colaborativo en el que caben todas las ideas y proyectos. “Yo no traía el chip de emprender. Mi objetivo siempre fue trabajar en una agencia de publicidad y se me hizo”, reconoce Francisco Javier Mejía […]

Desde hace casi un año, esta empresa dio la oportunidad a emprendedores y freelancers de dejar la soledad de su casa, oficina o café por un espacio colaborativo en el que caben todas las ideas y proyectos.

“Yo no traía el chip de emprender. Mi objetivo siempre fue trabajar en una agencia de publicidad y se me hizo”, reconoce Francisco Javier Mejía Ramos. Pero un día,luego de dejar su último trabajo como empleado, se propuso hacerlo y en el otoño de 2014 fundó WorkHere, empresa que ofrece a emprendedores y freelancers un espacio para trabajar de manera independiente pero con la oportunidad de colaborar entre sí.

Pero, ¿qué hizo cambiar de opinión a este mercadólogo de 37 años, originario de la Ciudad de México y fanático de los cómics? Conoció el coworking, práctica en la cual profesionales que no comparten ni empresa ni sector de actividad se unen para trabajar juntos en un mismo espacio, al tiempo que combaten la soledad laboral.

“Un día, mientras estaba en la Ciudad de México, encontré un lugar similar, donde manejaban este concepto. Me senté a trabajar y me sentí muy a gusto”, cuenta Mejía Ramos en una de las cómodas salas de WorkHere, donde ahora comparte palabras, consejos, opiniones o solo un café con diferentes personas que han hecho de este su espacio.

workhere_3

Y no hay duda de por qué Francisco Javier se sintió atraído por esta modalidad de trabajo. Su personalidad sociable, agradable, bromista y cooperativa encaja perfectamente con este concepto aún poco conocido en Culiacán, pero que va ganando terreno en México y que ya es tendencia y está redefiniendo el trabajo en Estados Unidos y algunos países de Europa como España, Francia, Alemania, Holanda, entre otros.

Francisco Javier llegó a la capital sinaloense hace 14 años por cuestiones de trabajo y vivir aquí simplemente le encantó, reconoce con una sonrisa cálida que no se desdibuja de su rostro durante toda la charla con ESPEJO. Así que cuando tuvo que volver al Distrito Federal solo duró un año allá y se regresó a Culiacán para no irse más. Aquí encontró tranquilidad, gente trabajadora y una esposa, dice entre risas, así como el entorno idóneo para tiempo después iniciar su negocio: un ecosistema emprendedor en franco desarrollo.

—¿Cómo ha respondido la gente al concepto de coworking?

—Hemos tenido muy buena recepción en algunas cosas. Nuestro objetivo principal es crear un espacio donde se facilite el trabajo de los emprendedores, los freelancers y los startups, así que tenemos una sala de juntas y otra de capacitación y la gente las ha explotado mucho. Muchos emprendedores que normalmente citaban a sus clientes en el Starbucks y en una mesita platicaban y hacían sus presentaciones en su computadora, ahora ya trabajan aquí y se instalan en las salas y hacen sus presentaciones profesionales. Su imagen y la forma en la que venden a sus clientes ya ha cambiado.

—¿Cuál ha sido el impacto de WorkHere entre estos freelancers y emprendedores?

—El reto ha sido enseñarles el modelo. La gente no está habituada a compartir. Por ejemplo, en los cafés, cuando está una chava trabajando y se le acerca alguien, ella cree que es para ligar y dice: “Espérate, estoy trabajando”. Eso cambia aquí, porque ves a un chavo y una chava y te les acercas y están compartiendo trabajo.

—¿Cómo crees que han resuelto los problemas de la gente que no tenía un espacio para trabajar?

—No se ha resuelto y ese es el reto. Nos ha tocado trabajar con esa parte de la enseñanza y aprendizaje. Mucha gente aún está habituada a trabajar en un café y no le importa gastar 120 pesos al día. Se queda ahí 3 o 4 horas pero avanza lo que hubiera avanzado en una aquí.

Un viaje divertido

Luego de casi un año de haber fundado WorkHere, Francisco Javier se muestra positivo y con una visión acorde a su temperamento alegre y relajado, a pesar de los obstáculos y desafíos que ha enfrentado en este tiempo. Le gusta definir este periodo como un viaje divertido que está disfrutando.

workhere_2

—¿Con qué obstáculos te has topado como empresario?

—A todos. Cuando estás emprendiendo no tienes el soporte de ser una empresa grande, o sea, no tienes el capital que fluye y te encuentras con que los servicios siguen siendo tan caros como para ti como para otros negocios, sin importar si son más grandes.

—¿Qué aconsejas a otros emprendedores que se topan con problemas?

—Que hagan algo que les guste, que les emocione y les anime. Que si no han experimentado el emprender, y realmente tienen la ilusión, lo hagan. Yo experimenté este negocio y estaba muy ilusionado para hacerlo.

—¿Qué te motiva a seguir?

—Me la estoy pasando bien. El viaje es divertido, lo que ha pasado es divertido y el descubrir qué va pasar es divertido. He tenido la oportunidad que cada cosa que me imagino se ha cumplido. Cuando estaba en la prepa dije que trabajaría en una de las agencias más importantes y trabajé en una agencia. Hace un año y medio dije que haría este negocio y lo abrí.

Entorno emprendedor increíble

Cuando Mejía Ramos conoció el coworking en el centro del país y luego en Estados Unidos, supo que traerlo a Culiacán era una buena idea. La ciudad, cuenta, se distingue por su entorno emprendedor que cada día crece más. “La gente en Culiacán es muy creativa y muy emprendedora, siempre está viendo qué más se le ocurre, qué más va hacer. Eso va impulsando el ecosistema emprendedor, que es increíble”.

workhere_1

—¿Qué significa emprender para ti?

—Un parteaguas. Cuando dejé mi trabajo anterior, la pregunta fue: ¿me voy a trabajar a otro lado o me animo y ver qué pasa? Y dije: vamos a hacerlo. Ha sido como una aventura y una locura. A veces llega el estrés al cien, pero emprender es algo que la gente debería animarse a hacer. Y según yo iba a manejar más mis tiempos, y sí: tengo más tiempo libre de las 12 de la noche a las 2 de la mañana. Trabajas más horas pero sabes que lo que estás haciendo es para ti.

—¿Qué es lo que más disfrutas de emprender?

—En este giro, la gente. Tengo 37 años y lo común sería que esté con personas de entre 35 y 40 años, pero es muy chistoso cuando estoy sentado con chavos de 22 a 24 años platicando de trabajo y de pronto terminamos hablando de cómics.

—¿Qué crees que se necesita para iniciar un proyecto exitoso?

—Lo único que necesitas para emprender son las ganas. Arma bien tu proyecto y ponte a chambear. Nadie emprende desde su sillón, con el control remoto en la mano o al lado del refrigerador.

El próximo 8 de octubre, WorkHere cumple 12 meses de su fundación. Todavía es un periodo corto, pero Francisco Javier ya tiene la idea de crecer e instalar otro espacio en otra ciudad de Sinaloa que aún está por definirse. Y mientras eso sucede, continúa trabajando para que los emprendedores y trabajadores independientes tengan opciones para seguir mejorando. Por eso ya ha creado una red con coworkings en el DF, Guadalajara, Cancún, Hermosillo, Ensenada y Monterrey, para compartir proyectos e iniciativas que beneficien a todos.

Lo único que necesitas para emprender son las ganas. Arma bien tu proyecto y ponte a chambear. Nadie emprende desde su sillón, con el control remoto en la mano o al lado del refrigerador.

Francisco Javier Mejía Ramos. Fundador de WorkHere.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo