Opinión

Y sin embargo

“Me lo dijeron mil veces, pero nunca quise poner atención”… Me encanta el video donde esta canción es interpretada por una española con voz muy linda junto al querido Joaquín Sabina, quien luego canta Sin embargo, siempre me hace pensar y a veces hasta llorar. Pero no voy a contar romances personales, les hablaré del triste “te dije” que no quisimos escuchar y […]

Me lo dijeron mil veces, pero nunca quise poner atención”… Me encanta el video donde esta canción es interpretada por una española con voz muy linda junto al querido Joaquín Sabina, quien luego canta Sin embargo, siempre me hace pensar y a veces hasta llorar. Pero no voy a contar romances personales, les hablaré del triste “te dije” que no quisimos escuchar y ahora lloramos desesperados. 

A veces los países se comportan tan ciegos y tan tercos como nosotras las personas cuando nos enamoramos, simplemente no se aprende en piel ajena, al parecer a ningún nivel. Nos dijeron mil veces que pusiéramos atención a Colombia, que les tomáramos como ejemplo de lo que podía pasar cuando el crimen organizado se organiza mejor que el Estado y peor aún, si se organiza con este. En México nos tienen tomados del alma como cualquier amor tóxico, me pesa escuchar el nombre de mi ciudad entre las más peligrosas del mundo, me duele saberlo cierto.

México parece una mujer con la dignidad y el honor machacado, está enamorada del hombre equivocado, no ve su fuerza y recibe con gusto las rosas que además de espinas, tienen veneno.

Ahora en mis vacaciones por el D.F., no hubo chofer de taxi o mesera que me preguntara de dónde los visitaba y que no aprovecharan la conversación para mandarle saludos al capo más buscado en el mundo. Saludos, sí, con admiración y respeto. Pero mira a quién vienen a decirle. A ver señores, dejemos esto claro…

Y ahí voy con mis preguntas y mi perorata explicando con paciencia las cosas como son, tal como se le habla a una mujer víctima de violencia intrafamiliar que quiere seguir viendo por el cristal equivocado.

Un hombre que te pega no es bueno, aunque luego te jure que te quiere y te mande grandes ramos de flores. Un hombre al que uno le teme no es bueno, la relación nunca puede ser pareja si alguien de los dos tiene la capacidad de ejercer un poder ilimitado y violento sobre el otro, simplemente no es sano, por más cariño que se tengan las partes, uno va a salir perdiendo y ya sabemos quién. Por más satisfacción momentánea que te ofrezcan los regalos, las casas, las cuentas liquidadas, no hay generosidad si los besos que das son los del pecado.

A veces algunas de estas mujeres golpeadas se quedan con el agresor por miedo a independizarse económicamente, sin saber que la pobreza no es tan grave cuando uno recobra su dignidad. Las cosas terminan siendo cosas, pero el honor, por más pasada de moda que esté tanto la palabra, como el valor en sí, cuando permitimos que lo machaquen, se pierde mucho más de lo que nos imaginamos. México parece una mujer con la dignidad y el honor machacado, está enamorada del hombre equivocado, no ve su fuerza y recibe con gusto las rosas que además de espinas, tienen veneno. Y sin embargo… le quiero, canta la gente.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo