Ciudadanía

¿Dónde está Don Cachito? | Iluminado por Dios y atrapado en las penumbras

Desde hace ya varias semanas, uno de los personajes más queridos de Culiacán ha dejado de salir a las calles de la ciudad. Su paso lento, su bolsa de cachitos y la característica vestimenta roja y amarilla que le ha dado fama entre los culichis, no se ven más haciendo su recorrido para vender billetes de lotería. Pero, ¿alguien sabe que pasó con Don Cachito?

Al llegar a su hogar, ubicado en las calles Rosales y Aquiles Serdán, en el centro de Culiacán, Don Cachito nos recibe anunciando su condición: “¡Estoy ciego! ¡Estoy ciego! ¡No veo nada!”, avisa mientras una de sus hijas lo encamina hacia una silla mecedora a la entrada de su casa.

A principios del año pasado, César Gaxiola Rodríguez, mejor conocido como Don Cachito, sufrió de una infección en los ojos que amenazaba con quitarle la vista.

Poco más de un año después, una operación de cataratas lo ha dejado ciego, incapacitándolo para seguir con su venta de cachitos y dejando a la ciudad sin uno de sus personajes más entrañables.

Don-Chachito_6Ok

Actualmente, un médico que lo atiende de manera gratuita lo mantiene en tratamiento con la esperanza de regresarle la vista y una de las condiciones del mismo es mantenerse en reposo, no salir al sol.

Tanto su vestimenta como las palabras bordadas en su camisa, son producto del mandato de espíritus que le hablan.

Sin embargo, a pesar de su condición y su larga edad, Don Cachito tiene el ánimo suficiente para seguir con la labor que inició hace casi 50 años, un 10 de mayo de 1966, cuando decidió vender billetes de lotería para complementar los ingresos de su trabajo en la oficina de correos.

No tengo nada, tuviera un dolor, calenturas, pero nada, nada, nomás no miro”, cuenta con un poco de desazón.

Puedo agarrar a una persona que me ayude a vender algunos billetes y algo ganar, pero estoy aquí encerrado porque el doctor dice que me hace daño el sol, pero si veo que el sol me daña me meteré a la sombra”, agrega y reconoce: “Si él (médico) está interesado en hacerme ver y yo lo desobedezco, pues yo tengo culpa”.

cifras_Don_cachito

Iluminado por Dios

Si uno se acerca lo suficiente, puede ver bordado sobre la bolsa de su camisa roja las palabras: César Gaxiola Rodríguez, iluminado por Dios.

A decir de él mismo, tanto su vestimenta como las palabras bordadas en su camisa, son producto del mandato de espíritus que le hablan o se le aparecen desde muy chico en su natal Cogota, San Ignacio. Espíritus que a pesar de su ceguera no ha dejado de ver.

Yo no veo nada, pero se me presenta una cosa de estas y te la veo bien clarita. Eso sí miro. A veces te puedo mirar un cerro; aunque no vea, puedo estar mirando un paisaje. Así se me presentan esas cosas”, abunda.

Don-Chachito_5Ok

—¿La primera vez que le pasó esto se asustó? ¿Cuál fue su reacción?

—Nunca me he asustado yo porque así nací. No es ninguna novedad pa’mí eso; ya sé que me andan hablando. Veo una persona, se me presenta, me habla y desaparece o nomás se me presenta y no me habla y desaparece. Pero, ¡qué miedo les voy a tener!, si los veo desde chamaco.

—¿En qué momento le hablan las personas?

—No hay momento ni hay rato ni hay lugares ni me van hablar cuando yo quiera; nada de todo eso. A mí me hablan y yo oigo.

DON-CHACHITO

Fama mundial

Al cuestionarlo sobre cómo ve la fama que ha ganado en la ciudad, Don Cachito revira y corrige el dato: “No solo de la ciudad, soy mundial. A donde quiera, tú vas a España y le picas a la computadora y ahí salgo”, presume.

Si salgo ahorita ciego a la calle no va faltar alguien que nos encuentre y que diga que se quiere retratar conmigo, quieren retratarse pa’salir ellos también.

César Gaxiola Rodríguez, ‘Don Cachito’

—Y su familia, sus hijos, sus nietos, ¿qué opinan de esta fama?

—Ellos no toman en cuenta nada, como si nada fuera yo o nada me hicieran y yo también, no siento nada ni digo nada. Desde 1970 yo no leo, no veo televisión, no veo nada, así que estoy inocente de todo eso. La gente así me carga y no me daña nada, entonces, pues ahí que hagan, que digan lo que quieran decir.

Sin embargo, lo que sí le molesta es que utilicen su imagen para sacar provecho sin que él obtenga ningún beneficio: “Si salgo ahorita ciego a la calle no va faltar alguien que nos encuentre y que diga que se quiere retratar conmigo, quieren retratarse pa’salir ellos también. Porque eso es, de seguro que van y la suben quién sabe a dónde dicen y ya queda grabada por todo el mundo”.

Don-Chachito_10OK

A la espera de una salida

Don Cachito sigue en reposo y sin poder salir a las calles, por lo que se encuentra a la espera de su próxima cita con el médico, en la cual le comentará que no necesita estar encerrado. “Estoy tomándome la medicina y cuando llega la cita voy, yo se lo voy a explicar, pero me encierra y aquí estoy sin hacer nada, cumpliendo con el médico”, finaliza.

Don-ChachitoOK

“No tengo nada, tuviera un dolor, calenturas, pero nada, nada, nomás no miro”

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo