Agro

Opina Jorge Kondo | Cómo ordenar la producción de maíz en Sinaloa

En una ponencia expuesta ante la Asociación de Agricultores del Río Fuerte Sur, Jorge Kondo López, ex secretario de Agricultura del Gobierno estatal, se refirió, como agricultor y ex presidente de la Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado de Sinaloa, a los problemas y medidas a tomar para enfrentar la situación que viven los productores de maíz. A continuación, sus reflexiones y propuestas: Los […]

En una ponencia expuesta ante la Asociación de Agricultores del Río Fuerte Sur, Jorge Kondo López, ex secretario de Agricultura del Gobierno estatal, se refirió, como agricultor y ex presidente de la Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado de Sinaloa, a los problemas y medidas a tomar para enfrentar la situación que viven los productores de maíz. A continuación, sus reflexiones y propuestas:

Los tiempos están muy complicados…

Por ejemplo, en el 2002, que fue seco, se sembró menos maíz con 3 riegos y se sembró cártamo como alternativa para la industria aceitera.

Lo primero que hay que hacer es planear…

Y que en los proyectos todos los eslabones de la cadena productiva deben salir ganando, ganar- ganar pero todos. Cuando alguien no gana empiezan las grillas y las inconformidades. Siempre hay que voltear a ver que los miembros de la cadena productiva estén haciendo su tarea. Para que en la cadena nadie se aproveche se necesita que el Gobierno sea un buen árbitro con las reglas bien establecidas.

Debemos empezar este año por no tener exceso de oferta…

Si queremos sembrar mucho maíz y tenemos un excedente de producción vamos a tener problemas y tendremos que rogarles a los compradores. Y cuando uno ruega, sabemos que tenemos que esperar. Tenemos que mantener una actitud digna y el maíz de Sinaloa es de muy buena calidad. No se puede avanzar en este mundo complejo sin planear, no podemos hacer lo que nos dé la gana.

Sembrar maíz amarillo como alternativo a la reconversión…

Debido a que la industria requiere este producto. El año pasado sembré maíz amarillo y me sorprendió porque coseché 14 toneladas por hectárea. Ya los amarillos pueden ser competitivos con el maíz blanco en esta zona.

Hay que organizarse para sembrar lo que el mercado ocupa…

Sembrar menos y exportar, ya hay un protocolo para exportar a China. Esta zona tiene ventajas como el puerto de Topolobampo, que aunque no es un puerto de primera sí está mejor que el de Guaymas y que el de Mazatlán, por lo que el valle de El Fuerte tiene esta ventaja para exportar.

En la actualidad el agua no es restrictiva pero sí el dinero…

El Gobierno no tiene dinero que alcance. Lo que Aserca tiene en el presupuesto para el siguiente año apenas alcanzaría para pagar lo que deben. Los americanos producen más barato porque tienen las condiciones naturales para hacerlo, México no las tiene, además que nuestra economía no es tan eficiente como la americana. No hay comparación de los niveles de capitalización del campo americano con el nuestro.

Debemos pensar en cómo vamos a procesar lo que vamos a producir…

El productor no controla algunos factores como la hibridación de semilla, la comercialización y la industrialización.

 A como están las condiciones se debe sembrar por lo mucho 320 mil hectáreas de maíz blanco…

Si se siembran 400 mil se tendría una base débil. Para reducir la oferta nacional debemos exportar y poder fortalecer la base.

Para controlar la comercialización se tiene que organizar la oferta y tal vez hacer pools de venta…

Como en el pasado para no esperar qué dice el Gobierno, quien puede apoyar con una línea de pignoración automática a través de FIRA. De acuerdo con las condiciones de precios actuales, los inventarios y la intención de siembra, ni soñar que se vendería la tonelada de maíz arriba de 200 dólares en el 2016. El futuro de julio es de 160 dólares y creo que se puede sostener ese futuro.

En conclusión, para exigir una base grande hay que estar fuerte, si sobra el producto la base baja. Si vamos a tener una base fuerte, la siembra de maíz puede llegar hasta 400 mil hectáreas; si sentimos que vamos a tener una base débil, no debemos pasar de 320 mil.

No hay que contemplar, hay que tomar el mando.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo