Ciudadanía

Paleo, alimento natural | Entrevista con Jazmín Abitia y Agustín Oñate, fundadores de Magara

Durante la primavera de 2013, esta pareja de emprendedores amantes del crossfit decidió crear el espacio ideal para todas aquellas personas que desean mejorar su salud, comiendo de una manera deliciosa y nutritiva. Un grupo de cinco mujeres que rondan los 50 años desayuna y platica en una mesa del fondo del lugar. Al otro lado, a un costado de una línea de […]

Durante la primavera de 2013, esta pareja de emprendedores amantes del crossfit decidió crear el espacio ideal para todas aquellas personas que desean mejorar su salud, comiendo de una manera deliciosa y nutritiva.

Un grupo de cinco mujeres que rondan los 50 años desayuna y platica en una mesa del fondo del lugar. Al otro lado, a un costado de una línea de ventanas alargadas por la que se filtra la luz de la mañana, dos parejas jóvenes también conversan pero ya entre platos vacíos.

Un mesero se pasea atento entre los comensales, con el rumor de la cocina y el tintineo de los cubiertos de fondo. Son las 11:00 de la mañana y la imagen es común para un restaurante de la ciudad. Pero Magara no es como cualquier restaurante y no nació para serlo.

El paleo te invita a mantenerte activo, a descansar bien y aceptar que tu cuerpo es una máquina y que los insumos que le des van a ir muy relacionados con tu desempeño diario.

De eso están convencidos Agustín Oñate y Jazmín Abitia, quienes desde el inicio decidieron hacer de Magara el espacio ideal para las personas que desean mejorar su salud mediante una alimentación deliciosa y nutritiva. Para lograrlo, esta pareja de treintañeros amantes del crossfit ofrece un menú conformado por cerca de 40 desayunos, comidas y postres libres de gluten, azúcar refinada y conservadores artificiales.

Eso es lo que distingue a Magara de otros establecimientos de comida de la ciudad. Sus platillos, regionales y caseros, están basados en la alimentación paleo, que consiste en cocinar y comer alimentos con ingredientes limpios y naturales, que no han sido diseñados en un laboratorio ni elaborados, procesados o refinados a través de procesos químicos. Aunque para Agustín, extrovertido, agradable e inquieto, y Jazmín, de trato tímido pero afable y sonriente, es más que una dieta: es un estilo de vida.

magara_03

“El paleo te invita a mantenerte activo, a descansar bien y aceptar que tu cuerpo es una máquina y que los insumos que le des van a ir muy relacionados con tu desempeño diario”, explica con entusiasmo Agustín a ESPEJO en una mesa del establecimiento que él y Jazmín crearon durante la primavera de 2013, luego de no encontrar ese lugar que les permitiera nutrirse como querían y convertirse en esa opción que acerca a todos este estilo de vida saludable.

—¿Qué los motivó a iniciar un negocio de comida?

—Antes de casarnos platicábamos de tener un café, pero como nos gusta la alimentación paleo y sus beneficios y no la encontrábamos en ningún lugar, esa idea se convirtió primero en solo comidas a domicilio y luego restaurante —cuenta Jazmín.

Cuando empiezas a hacer paleo te sientes tan bien que lo empiezas a promocionar, a llevar la información a más gente —agrega Agustín—, entonces, ese querer que “todo mundo” se sienta tan bien como yo, fue un motor para sacar el proyecto adelante.

magara_04

—¿Cómo han respondido los culichis a este concepto nuevo?

—Ha respondido bien. Hemos tenido visita de personas que ven el local y les gusta, otras que llegan y no están listas para este estilo de alimentación —explica Agustín. Pero sí hay mucha gente que dice: “Estaba buscando esto”, y “por qué no lo habían hecho antes”. Las personas que se cuidan y están letradas en alimentación y nutrición se sienten en el cielo, porque tenían el mismo problema que nosotros.

—¿Cómo creen que han impactado en los problemas de nutrición de la gente?

—No creo que vayamos a resolver los problemas de nutrición. Somos una oferta que no estaba disponible para las personas que son conscientes en su alimentación y batallaban para comer de manera saludable —dice Agustín.

A mí —añade Jazmín— me tocó trabajar y al mismo tiempo hacer comida, y a veces se me hacía muy difícil, porque no había un lugar donde pudiera comer como quería. Y ahora podemos satisfacer a esas personas que quieren comer saludablemente, pero que tienen que trabajar y no pueden cocinar.

magara_02

Honestidad que mueve

Cada vez son más las personas que eligen adoptar una nutrición consciente,más sana y natural. Y Magara se ha ganado un espacio entre ellas. Lo que nació en el departamento de esta pareja de emprendedores como solo comidas a domicilio, es hoy un restaurante que requirió crecer para poder atender la demanda que va en aumento. Este progreso, lo dejan claro Agustín y Jazmín, ha sido gracias a la labor de su equipo de trabajo, quienes tienen libertad de decisión en todo y el mismo peso que ellos.

—¿Qué consideran que ha sido importante para su crecimiento?

—La honestidad —afirma Agustín. Primero, ser honesto con uno mismo, después con tus clientes, con tus proveedores y tu personal.

—¿Cuál es el mayor reto que han enfrentado al día de hoy?

—Que la gente crea que este estilo de alimentación es una dieta —destaca Agustín. No es una dieta, es una forma de comer. Somos una opción viable para “todo el mundo”, no nada más para quien quiera bajar de peso. Todos se pueden beneficiar de comer lo que ofrecemos aquí.

También encontrar los productos de la mejor calidad y al mejor costo —agrega Jazmín—, porque no había nada como lo buscábamos: carne, pollo, condimentos… entonces fue buscarlos a nivel nacional o en Estados Unidos, para que todo quede a un precio accesible.

magara_05

—¿Qué aconsejarían a otros emprendedores que como ustedes se han topado con problemas?

—Que pongan mucha atención en los detalles antes de gastar y que sean honestos consigo mismos —recomienda Agustín. Si tienen la información, el background, el apoyo y el conocimiento necesario para hacer exitosa esa idea, a pesar de que casi todos los puntos sean negativos y nada más uno positivo, sigan adelante.

Se tiene que cuidar mucho a los clientes, ofrecer un buen servicio, estar atento a los detalles e innovar —complementa Jazmín. Aquí se siguen mucho las modas. Si alguien ve que a un negocio le va bien abren otro similar, pero sin tomar en cuenta la calidad.

magara_01

Soñar y crecer

Acorde a sus personalidades, para Jazmín y Agustín emprender representa distintos conceptos. Para él, que desde los 13 años ha vendido lo que ha podido, significa crecer personalmente, “porque estás expuesto y vulnerable, pero esa vulnerabilidad te hace desarrollar valor, coraje y corazón por lo que estás haciendo”. Mientras que para ella, que
hasta hace dos años no se veía como empresaria, se traduce en realizar un sueño, “ya que realmente no lo he visto como un trabajo o un negocio, estoy haciendo algo que me gusta y me apasiona mucho”.

—¿Qué es lo que más disfrutas de emprender?

—La disponibilidad de mi tiempo y poder tener la libertad de hacer lo que quiero —reconoce Jazmín.

“Que llegue la gente y nos diga: ‘Está bien rico’. El saber que lo que nos propusimos se está cumpliendo y la gente lo está reconociendo”, menciona Agustín.

—¿Hay una edad para emprender?

—No hay edad para emprender. Innovar y emprender es una actitud y es una decisión —concuerdan Jazmín y Agustín.

Durante toda la plática, Jazmín y Agustín se muestran entusiasmados y positivos, y en el mismo tenor la concluyen, invitando a la gente a que olviden la idea preconcebida de que saludable significa desagradable. “Nos encantaría que se dieran la oportunidad de probar lo que sucede en su cuerpo al comer con la alimentación paleo y que se dieran la oportunidad de sentirse bien a través del alimento”.

magara_00

“No hay edad para emprender. Innovar y emprender es una actitud y es una decisión”.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo