Elecciones

Lodo por todos lados | La ambición política motiva la guerra sucia

El proceso electoral avanza a la par de ataques y señalamientos entre políticos. Pero no solo ellos se ven involucrados en este juego, pues el descontento ciudadano crece y se ve reflejado en las redes sociales y la vida cotidiana. Despiertas un fin de semana y por inercia tomas tu smartphone para ver las actualizaciones de redes sociales generadas por la noche. […]

El proceso electoral avanza a la par de ataques y señalamientos entre políticos. Pero no solo ellos se ven involucrados en este juego, pues el descontento ciudadano crece y se ve reflejado en las redes sociales y la vida cotidiana.

Despiertas un fin de semana y por inercia tomas tu smartphone para ver las actualizaciones de redes sociales generadas por la noche. El mensaje de un amigo trae un video musical. Lo abres esperando ver el contenido pero en su lugar Youtube te arroja publicidad. Para tu sorpresa tampoco es tal.

Se trata de un supuesto audiovideo en elque se escucha al senador Aarón Irízar López, con evidente lenguaje malsonante, refiriéndose a un tal Freddy. También dice que no hay oposición contra el Gobierno y que no hay gobierno en Sinaloa.

Se trata de un evidente ataque al político por sus aspiraciones a la gubernatura en 2016. ¿Orquestado por quién?

La cosa no termina ahí. Suena tu celular y llega un mensaje en el que te informan que, por su apoyo, Gerardo Vargas Landeros, titular de la Secretaría General de Gobierno, es considerado amigo de los ganaderos.

¿Y a mí qué me importa Vargas Landeros?”, es lo que se cuestionan muchos casi en automático, pero la respuesta es la misma: Gerardo Vargas es otro de los aspirantes del PRI para suceder a Mario López Valdez como gobernador. Es política. Es campaña anticipada.

12227829_888062544605567_4533878893726403376_n

Nadie está a salvo

Es la era del internet. Tiempos políticos. La campaña de desprestigio en su máximo esplendor. Te enteras por los periódicos que también van contra la senadora Diva Hadamira Gastélum Bajo por todas las propiedades que tiene en Guasave, su tierra natal, así como en Culiacán y hasta en el DF. Empieza la guerra de memes y el lodo político vuela de un lado a otro. Todos terminan salpicados. ¿Desprestigiados? Una raya más al tigre.

Más tarde se ven declaraciones de la clase política culpándose unos a otros por todo lo ocurrido. Primero empieza como una declaración corta en algún portal, al día siguiente ya ocupa la primera plana en los diarios estatales. Pero nadie puede frenarlos. En positivo o negativo, la estrategia de posicionamiento no para.

Incluso hay quienes están de acuerdo, como el diputado Jesús Enrique Hernández Chávez, quien, una vez que se abrió el proceso electoral y la Corte invalidó el párrafo 2 del artículo 69 de la Ley Electoral, donde se habla de que los candidatos o precandidatos no podrán hacer señalamientos o injurias a sus contrincantes, declaró:

“Soy partidario de que en las contiendas electorales se abra el debate, se analice, cuestione y se hagan señalamientos; la libertad de expresión no debe de coartarse”.

12232753_10153611936136648_1613638535670579590_o

Marco legal

Y el lector se preguntará de nuevo qué puede hacer para no recibir ni enterarse de lo que está pasando. Nada. La ley no prohíbe ninguno de los actos que la clase política está realizando a favor o en contra de los aspirantes.

Por un lado, la Suprema Corte de Justicia de la Nación invalidó la prohibición que tenía la Ley de Instituciones y Procesos Electorales del Estado de Sinaloa sobre ofensas para no limitar la libertad de expresión.

A la letra, el referido párrafo 2 del artículo 69 de la ley en cuestión decía que “los partidos políticos, coaliciones y candidatos independientes en la propaganda electoral que difundan a través de los medios masivos de comunicación, evitarán cualquier ofensa, difamación o calumnia que denigre a candidatos y terceros así como también se abstendrán de usar frases similares o alusivas a las utilizadas públicamente por cualquiera de las instancias de Gobierno”.

Explica que se entenderá por calumnia la imputación de hechos o delitos falsos con impacto en un proceso electoral.

En otro aspecto, la ley explica en su artículo 2 que actos anticipados de precampaña son “acciones y expresiones realizadas bajo cualquier modalidad y en cualquier momento entre el inicio de un proceso electoral y el inicio de los procesos internos de los partidos para seleccionar sus candidaturas a cargos de elección popular, con el objeto expreso de pedir el voto a favor o en contra de una precandidatura”.

Por ello ni la campaña sucia ni la promoción o posicionamiento de cualquier personaje quedan prohibidos, mientras no pidan expresamente el voto. Todos pueden hacer y decir lo que quieran, menos pedir el voto.

12193385_

Atados de manos

¿Y no hay ninguna autoridad que pueda hacer algo para que las campañas sucias se detengan? No. El Instituto Electoral del Estado de Sinaloa (IEES) tiene su campo de acción solo en lo establecido por la ley, según Arturo Fajardo Mejía, secretario ejecutivo del órgano electoral.

“Tenemos que sujetarnos expresamente a lo que diga la ley. Si alguien, previo al proceso, realizaba alguna actividad para ser el precandidato por algún partido, conforme a la ley no pudiéramos ni siquiera abrir un expediente ni atender una queja”, explicó.

El órgano jurisdiccional que pudiera imputar sanciones por los actos mencionados son los tribunales electorales, pues ellos se dedican a interpretar la constitucionalidad de las leyes. En tanto la presidenta del IEES, Karla Gabriela Peraza Zazueta, dijo que el instituto se encuentra abierto para recibir cualquier queja sobre situaciones que se consideren violatorias a lo dispuesto en la ley.

 

Empieza la guerra de memes y el lodo político vuela de un lado a otro. Todos terminan salpicados. ¿Desprestigiados? Una raya más al tigre.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo