Ciudadanía

Fábrica de pobres | La brecha crece en Sinaloa

A pesar de que la promesa fue que la pobreza disminuiría, las cifras oficiales arrojan una realidad totalmente diferente: más de 100 mil habitantes en el estado son nuevos pobres. La pobreza no ha disminuido en Sinaloa como prometió la Secretaría de Desarrollo Social y Humano el año pasado. Continúa su aumento gradual, según las cifras publicadas por el Consejo Nacional de Evaluación […]

A pesar de que la promesa fue que la pobreza disminuiría, las cifras oficiales arrojan una realidad totalmente diferente: más de 100 mil habitantes en el estado son nuevos pobres.

La pobreza no ha disminuido en Sinaloa como prometió la Secretaría de Desarrollo Social y Humano el año pasado. Continúa su aumento gradual, según las cifras publicadas por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (Coneval).

En el 2014, Omar Ayala Terraza, subsecretario de Desarrollo Humano de Gobierno del Estado, aseguraba a ESPEJO que los números del Coneval disminuirían por lo menos 8 puntos debido a las inversiones que se habían realizado durante el tiempo que el organismo realizaba su último análisis de 2012. Pero las cifras lo contradicen.

bajo_puente_1OK

Según el resultado oficial, la pobreza en Sinaloa creció un 3% en los últimos 3 años, pese a que el funcionario estatal aseguraba que, luego de los trabajos realizados por el Gobierno, los índices disminuirían.

Juan Ernesto Millán Pietsch, titular de la Secretaría de Desarrollo Social y Humano, explicó con razones similares a las de Ayala Terraza el incremento de la pobreza en Sinaloa:

Otro obstáculo para abatir la pobreza, explicó Millán Pietsch, es la existencia de comunidades indígenas que se rehúsan a aceptar ayuda del Gobierno por cuestiones culturales.

“La brecha, en lugar de achicarse, continúa igual o crece. Tienes que ver la conjugación del crecimiento exponencial demográfico del estado. Tiene que ver también la variable de la migración. La evolución de la economía agrícola de cielo abierto a la tecnificada, si no se generan empleos, la brecha no va a disminuir”, explicó.

La apuesta para reducir la condición de pobreza en el estado, dijo, es el proyecto del gasoducto. Sin embargo, admite que si fracasa, el escenario no es alentador.

“Si el esquema que ha planteado el gobernador con el gasoducto no da resultados dentro de 4 años, Sinaloa tendrá, en todos sus municipios, indicadores de estados como Oaxaca, Michoacán e incluso como Guerrero”, aseguró.

Crecimiento_pobreza_tabla

La gente se resiste

Otro obstáculo para abatir la pobreza, explicó Millán Pietsch, es la existencia de comunidades indígenas que se rehúsan a aceptar ayuda del Gobierno por cuestiones culturales.

“En el municipio de Sinaloa hay comunidades eminentemente Tarahumaras. Hay una persona que argumenta que representa los derechos y peticiones de ese grupo, quienes han tenido mucha resistencia a ser atendidos por sus costumbres, su formación y por la incredulidad. Tienen ciertas prácticas que impiden la atención de enfermedades cervicouterinas y cáncer de mama. Cuando viene Salud, esa comunidad aparece sin atención”, precisó.

Esta situación se repite con los mayos y yoremes en la zona norte del estado, donde se levanta el censo pero se resisten a recibir los apoyos por cuestiones similares.

Esas mismas comunidades tienen como práctica cultural emigrar hacia los Estados Unidos, por lo que reciben los apoyos del Gobierno solo durante un tiempo y luego ya no se les puede ubicar porque el tiempo que permanecen fuera es indeterminado.Pobreza_Menores_Culiacan-11OK

Conteo de pobres

Los resultados del Coneval son contundentes: de 2010 a 2014 la pobreza creció en Sinaloa del 36.7 al 39.4%, es decir, de un millón 56 mil habitantes pasó a un millón 167 mil.

De estos, hace cinco años se encontraban 925 mil en situación de pobreza moderada y 130 mil en pobreza extrema. En 2014, son un millón 11 mil habitantes en el primer grupo y 155 mil en el segundo.

Los principales indicadores del órgano evaluador en los que esta población presenta carencias son servicios de salud, acceso a educación, seguridad social, calidad en espacios de vivienda, servicios básicos y alimentación, de los cuales la mayor carencia es en seguridad social con un 49% de la población sinaloense.

En materia de bienestar económico, el 46.3% de la población está por debajo de la línea de bienestar, y de esta población el 13.5% está por debajo de la línea de bienestar mínimo.

Fotografía: Rashide Frías / Cuartoscuro

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo