Ciudadanía

Hojas sueltas: El CH-P | 12 horas de fascinación

Mexicanos y extranjeros le llaman “puerta a la aventura”  porque desde los ventanales del famoso tren, Sinaloa muestra una cara distinta al mundo.  Con 650 kilómetros de vías, 86 túneles y 37 puentes, la ruta del ferrocarril Chihuahua- Pacífico es considerada una de las obras de ingeniería más espectaculares en los cinco continentes. El trayecto Barranca del Cobre-Mar de Cortés, a bordo del Chepe […]

Mexicanos y extranjeros le llaman “puerta a la aventura”  porque desde los ventanales del famoso tren, Sinaloa muestra una cara distinta al mundo. 

Con 650 kilómetros de vías, 86 túneles y 37 puentes, la ruta del ferrocarril Chihuahua- Pacífico es considerada una de las obras de ingeniería más espectaculares en los cinco continentes.

El trayecto Barranca del Cobre-Mar de Cortés, a bordo del Chepe se cubre en doce placenteras horas y está considerado como una de las ocho rutas ferroviarias más atractivas del mundo. Desde 1961, el tren Chihuahua-Pacífico (Ch-P) se interna entre los majestuosos paisajes de la Sierra Madre Occidental y los valles agrícolas sinaloenses, hasta llegar a pernoctar en Topolobampo después de disfrutar de hermosos atardeceres.

El ferrocarril inicia su sinuoso recorrido en la ciudad de Chihuahua, pasa por Cuauhtémoc, San Juanito, Creel, Divisadero, Barrancas, Bahuichivo, Témoris, El Fuerte, Los Mochis y Topolobampo. Lagos, ríos, lagunas, bosques, montañas y verdes valles sirven de marco perfecto a este espectáculo natural, como salido de la brocha de algún famoso paisajista.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo