Opinión

OBSERVATORIO | Del show del ‘Chapo’ al show del candidato

Y así como Peña Nieto armó pasmosamente el script sobre la recaptura de Guzmán Loera, de igual forma desarrollará al pie de la letra el guion de la designación del candidato del PRI en Sinaloa. Una vez ejecutado a la perfección el guion largamente preparado sobre la recaptura de Joaquín el Chapo Guzmán Loera, el […]

Y así como Peña Nieto armó pasmosamente el script sobre la recaptura de Guzmán Loera, de igual forma desarrollará al pie de la letra el guion de la designación del candidato del PRI en Sinaloa.

Una vez ejecutado a la perfección el guion largamente preparado sobre la recaptura de Joaquín el Chapo Guzmán Loera, el libreto que sigue a desarrollar en Sinaloa tiene que ver con la decisión que tomarán —o que ya tomaron— en conjunto Enrique Peña Nieto, Jesús Vizcarra Calderón y David López Gutiérrez sobre quién será el candidato del Partido Revolucionario Institucional que contenderá por la gubernatura el próximo 5 de junio.

¿Existe alguna relación entre la reaprehensión del Chapo y la definición del candidato? Hay muchas. La principal es que el Gabinete de Peña Nieto, humillado por la fuga, veía ridiculizada en Sinaloa la figura presidencial y hoy, con el operativo en Los Mochis, se refleja arrogante y hasta con elementos no solo para recuperar el rating perdido sino para poner en paz a los que eventualmente se rebelarían a la línea procedente de Los Pinos.

Las otras concordancias son de índole estratégico: Guzmán Loera es un factor determinante en la elección 2016, así como Ismael el Mayo Zambada lo fue en los comicios de 2010. La injerencia del Chapo en la política estatal sigue latente aunque esté en prisión, únicamente que ahora la batuta del caso Sinaloa vuelve a las manos de Peña Nieto codecidiendo junto a Jesús Vizcarra y David López.

Aquí lo extraño es que ya con el Chapo tras las rejas, David López y Jesús Vizcarra le hayan dicho al presidente que no quieren ser candidatos porque no existen las condiciones, sobre todo las de seguridad personal, para buscar la gubernatura con las siglas priistas. Los dos le temen al narcotráfico, mejor dicho a la narcopolítica, y ven inevitable la balcanización de Sinaloa debido a que hay aspirantes a la gubernatura y a otros cargos en disputa, del PRI y de los demás partidos, que son leales a los intereses de los jefes del cártel de Sinaloa.

Jesús Vizcarra aún no supera el trauma que le dejó la derrota de 2010 cuando tenía el triunfo electoral en la bolsa y una maniobra de la narcopolítica le echó abajo la victoria; David López percibe a Sinaloa como una tierra conflictiva y peligrosa cuando él lo que busca es un retiro placentero de administración pública, similar al que tuvo su exjefe Renato Vega Alvarado.

Es obvio que no quieren la candidatura pero también es elemental que quieren incidir en quién será el candidato. A la vuelta de cuatro años Vizcarra podría mutar a un sí y David López, en tiempo más corto, decidiría venirse a su natal Guamúchil a una especie de pic-nic político. Y para eso necesitan a un hombre de todas sus confianzas como gobernador.

El nombre de ese hombre ya le fue sugerido a Peña Nieto. La reunión con Manlio Fabio Beltrones y el pacto de unidad que firmaron los diez visibles aspirantes a la candidatura del PRI es puro trámite y con fines meramente mediáticos. Así como también es burdo el argumento de que con tal compromiso está garantizada la cohesión priista en torno al elegido, a no ser que ya tengan listos los expedientes para apaciguar a los no favorecidos.

Y así como Peña Nieto armó pasmosamente el script sobre la recaptura de Guzmán Loera, de igual forma desarrollará al pie de la letra el guion de la designación del candidato del PRI. El pedido que le han formulado sectores activos sinaloenses, para que sea alguien al margen de la bestial pelea por el cargo, le ha resultado convincente y junto a Jesús Vizcarra y David López ya ha palomeado a uno de la lista.

Lo demás es puro show así como el regreso del Chapo al penal del Altiplano se ha tornado una telenovela con el sello de Televisa.

____________________________

RE-VERSO

El que manda aquí, de facto,

ya regresó al Altiplano;

tranquilos, que  hay un pacto,

para gobernar el pantano.

_______________________

Llorar a carcajadas

Ni falta hace que hagan una telenovela, película o serie televisiva sobre la vida del Chapo Guzmán. Ya todo está dicho en el melodrama que tristemente protagonizan el capo, la actriz Kate del Castillo y el actor Sean Penn. Si acaso una súplica: saquen a la UAS de esa letrina.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo