Opinión

OBSERVATORIO | El Informe Döring, a la medida de Heriberto Félix

El paso hacia adelante que dio el Partido Acción Nacional en el intento por limpiarse de la narcopolítica que lo penetró en Sinaloa es al mismo tiempo un salto hacia atrás en el proceso de definición de candidato a la gubernatura. Todo indica que está haciéndole el último guiño a Heriberto Félix Guerra pero también […]

El paso hacia adelante que dio el Partido Acción Nacional en el intento por limpiarse de la narcopolítica que lo penetró en Sinaloa es al mismo tiempo un salto hacia atrás en el proceso de definición de candidato a la gubernatura. Todo indica que está haciéndole el último guiño a Heriberto Félix Guerra pero también reduciendo los reductos por los cuales podría entrar Héctor Melesio Cuen Ojeda a apoderarse de la postulación albiazul.

En la decisión tomada por su dirigente nacional, Ricardo Anaya Cortés, el PAN hace traslucir la intención de desbaratar la actual estrategia electoral para Sinaloa y rearmar una propuesta que irá en dos vías: convencer a Félix Guerra o dejar que un panista puro lo represente en la elección de gobernador, aun sabiendo que el triunfo en las urnas no estará seguro.

El dictamen y las sanciones dadas a conocer por Federico Döring Casar, el panista que tiene a su cargo la investigación sobre cómo llegó Lucero Sánchez López al PAN de Sinaloa y por qué la dejaron entrar sabiendo la relación de ella con Joaquín el Chapo Guzmán Loera, revela una rectificación irreversible de la táctica política original.

La resolución y las sanciones son un revés al grupo que al interior de ese partido ha respaldado la candidatura de Cuen Ojeda para gobernador de Sinaloa. No es un secreto que el diputado Guadalupe Carrizoza Cháidez y el mismo líder estatal panista, Adolfo Rojo, son cabezas de un movimiento para que el ex rector de la UAS sea postulado a la gubernatura.

Véase de igual forma una prerrogativa al ala panista que con Rafael Morgan Ríos y Humberto Rice García a la cabeza, se han opuesto a que Cuen Ojeda sea el candidato a gobernador. Esas voces, más otras consultadas de la talla de Manuel Clouthier Carrillo, quien en su condición de independiente cobró bastante influencia al seno del CEN del PAN, son el presagio del redireccionamiento en el plan para decidir quién irá en azul y blanco a la contienda del 5 de junio próximo.

heriberto no quiere

El informe Döring pareciera más que otra cosa una sacudida a la alfombra roja que el PAN quiere tenderle a Félix Guerra para que llegue por la postulación. Contiene tres de las condiciones que el ex secretario de Desarrollo Social puso para repensar el “no” que dio al inicial ofrecimiento panista: disolver el Comité Estatal, sancionar a los que operaron la entrada de Lucero Sánchez al PAN y blindar al partido de ambiciones de poder bajo sospecha de vínculos con grupos o actos delictivos.

La cuarta condición que Heriberto Félix puso tiene que ver con limpiar al PAN de toda injerencia del malovismo.  Ricardo Anaya la cumplió a medias porque tal asepsia requerirá de medidas más profundas pues aparte de los liderazgos o tribus que serán puestos a disposición de las instancias disciplinarias del partido, existen otros personajes y camarillas leales con el actual gobernador, hasta la ignominia incluso.

La pregunta es si Heriberto Félix, una vez que Ricardo Anaya adoptó acciones tan drásticas para el PAN en Sinaloa, aceptará la postulación. Si persiste en la negativa, entonces la decisión de la cúpula nacional panista —que encuestas aparte tendrá la última palabra en la designación del candidato a gobernador— podría apuntar hacia Martín Heredia en la apuesta de que tal vez perderá la votación constitucional pero les devolverá el PAN a los panistas.

Re-verso

Para entender estos rollos,

Tradúzcanlo a lo sencillo:

El horno no está pa’bollos,

Si ya les quemó el bolillo.

PRD, un acto de fe

La encrucijada del Partido de la Revolución Democrática en Sinaloa es similar a la del PAN. Liberar a las siglas del sol azteca del secuestro en que lo tiene la mafia perredista servil al malovismo. Y a partir de ahí juntar los añicos de la izquierda para rehacerla como mapa que señale la ruta de salvación en el incendio impúdico que viene a arrasar con todo. ¿Con quién? La regeneración moral y política del PRD solo es posible con Imelda Castro Castro a la cabeza de militantes todavía en pie de lucha.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo