Economía

Tema de la semana | Las ‘aguas picadas’ de Carstens

Hace unas semanas el Colegio de Economistas del Estado de Sinaloa publicó un comunicado con sus expectativas económicas para este 2016. Días después el Banxico confirmó sus predicciones: el crecimiento económico será menor en los próximos años, la inflación será mayor y la depreciación del peso empieza a afectar el precio de productos y servicios. […]

Hace unas semanas el Colegio de Economistas del Estado de Sinaloa publicó un comunicado con sus expectativas económicas para este 2016. Días después el Banxico confirmó sus predicciones: el crecimiento económico será menor en los próximos años, la inflación será mayor y la depreciación del peso empieza a afectar el precio de productos y servicios.

La noticia no es nueva, el complicado escenario económico mundial que suponen la desaceleración de la economía china, que ha fijado su meta de crecimiento a la baja en 6.5%, y los bajos precios del petróleo, afectan no solo a México sino a la economía global.

El caso es que aun cuando México ha avanzado en el tema de recaudación, los bajos precios del petroleo han dejado desprotegidas a las arcas públicas, situación que ha orillado al Gobierno Federal a hacer grandes recortes a Pemex y el gasto público, afectando las expectativas de crecimiento del país para los próximos años.

Esta semana, durante la presentación del “Informe Trimestral, octubre-diciembre 2015”, el gobernador del Banxico, Agustín Carstens, anunció un nuevo recorte al pronóstico de crecimiento para este y el próximo año, el tercero a la fecha. Así, el nuevo rango del Banco Central es de entre 2 y 3%, desde un rango de 2.5 y 3.5%.

También se ajustó a la baja la expectativa de crecimiento del empleo para luego añadir que estos pronósticos consideran la implementación y aceleración de las reformas estructurales, sobre todo la energética.

Otro anuncio relevante hecho por el banco central es  la decisión de suspender la subasta diaria de dólares, ya que al ser predecible invitaba a la especulación, profundizando aun más la debilidad del peso.

También esta semana el grupo financiero BBVA Bancomer prendió los focos de alarma al señalar que la economía mexicana ha entrado en fase de desaceleración durante este primer trimestre, situación que, señala, empezará a superarse a mediados de año.

Lo interesante es que esta recuperación vendría apoyada por un mejor desempeño del sector manufacturero estadounidense, dejando en claro que el país aun no encuentra la manera de avanzar por sus propios medios.

Por lo pronto desde el gobierno federal se siguen anunciando medidas encaminadas a sobrellevar la situación de vulnerabilidad a la que se enfrenta el país.

Pero todavía son poco claras las acciones de fondo que puedan hacer que México navegue a salvo en las “aguas picadas” de la economía global, llamadas así por Agustín Carstens.

Frase9

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo