Ciencia y Tecnología

Una bactería que come plástico podría cambiar la manera en que reciclamos

La bactería come plástico fue encontrada en encontrada en una botella PET por investigadores de la Universidad de Kyoto. Un equipo de la Universidad de Kyoto ha encontrado una bacteria capaz de alimentarse de plástico PET, uno de los plásticos más usados por la industria alimenticia para envasar agua mineral, refrescos, aceites o productos farmacéuticos, entre otros. […]

La bactería come plástico fue encontrada en encontrada en una botella PET por investigadores de la Universidad de Kyoto.

Un equipo de la Universidad de Kyoto ha encontrado una bacteria capaz de alimentarse de plástico PET, uno de los plásticos más usados por la industria alimenticia para envasar agua mineral, refrescos, aceites o productos farmacéuticos, entre otros.

Los microbiólogos ya conocían algunos informes sobre la capacidad de degradación del PET por parte de raros ejemplos como algunos hongos filamentosos que se habían podido cultivar en medios minerales que contenían este plástico. Pero en ningún caso se había podido evaluar la tasa de crecimiento de estos microorganismos ni la cantidad de este producto sintético que eran capaces de asimilar.

Esta vez, por primera vez se pudo cultivar, estudiar y medir la capacidad de estos organismos, abriendo la posibilidad de un futuro donde este material pueda ser tratado fácilmente y ya no cause el gran problema de contaminación ambiental que vivimos hoy en día.

«Recogimos 250 muestras en todo tipo de medios contaminados por partículas de PET, como suelos, sedimentos, aguas residuales o lodos activos, de una planta de reciclaje de botellas de plástico», cuenta Shosuke Yoshida en el Instituto de Tecnología de Kioto.  en el trabajo recién publicado en la revistaScience.

Todas ellas fueron analizadas en busca de microorganismos que pudieran usar este plástico como principal fuente de carbono para desarrollar su actividad vital, o lo que es lo mismo para alimentarse y crecer.

Finalmente, los científicos fueron capaces de aislar -a base de diluciones de aquella preparación número 46- la única cepa bacteriana responsable de la degradación del PET, una nueva especie perteneciente al género -ya conocido- Ideonella a la que bautizaron como Ideonella sakaiensis.

Las conclusiones de Yoshida, Oda y el resto de su equipo fueron muy contundentes: la bacteria es capaz de degradar de forma casi completa una fina película de PET en apenas seis semanas a esa temperatura de 30 grados, según los propios investigadores.

Según los análisis, no existe ninguna enzima parecida en lo que tenemos registrado en nuestras bases de datos. Sí tienen ciertas homologías (parecido) con algunas otras enzimas. Pero al final casi todas contienen estructuras parecidas de base. Pero no. Estas enzimas son, decididamente, nuevas para nosotros.

La cuestión, entonces, es: ¿de dónde vienen? El PET es un plástico que tiene apenas setenta y cinco años.

¿Cómo ha conseguido una bacteria evolucionar para alimentarse casi en exclusiva de este tipo de plástico en tan poco tiempo?

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo