Elecciones 2016

Tema de la semana | Campañas vacías

A dos semanas de haber iniciado, las campañas políticas no han logrado dar un mensaje claro ni atraer la atención de la ciudadanía. ¿Quiénes son los candidatos? ¿Cuáles son sus propuestas? ¿Tienen capacidad y voluntad para sacar adelante a Sinaloa? Son preguntas de las cuales el electorado espera respuestas. Las campañas de los candidatos que […]

A dos semanas de haber iniciado, las campañas políticas no han logrado dar un mensaje claro ni atraer la atención de la ciudadanía. ¿Quiénes son los candidatos? ¿Cuáles son sus propuestas? ¿Tienen capacidad y voluntad para sacar adelante a Sinaloa? Son preguntas de las cuales el electorado espera respuestas.

Las campañas de los candidatos que participan en el actual proceso electoral no han sabido acercarse a una ciudadanía que ya no confía en los partidos e instituciones políticas. En pocas palabras, no han prendido.

Ninguno da señales de poder o querer corregir el rumbo de un estado donde las prácticas antidemocráticas, actos cínicos de corrupción y promesas incumplidas hacen que la clase política se gane el desprecio de la gente y provocan que los electores se alejen cada vez más de las urnas.

A dos semanas de su inicio, el proselitismo electoral tiene el reto de incentivar a la ciudadanía a salir de sus hogares el próximo 5 de junio para superar la baja participación de las recientes elecciones que a nivel nacional alcanzó en 2015 solo el 47% de participación.

En ese sentido, Francisco Frías Castro, candidato independiente al Gobierno de Sinaloa, ha dicho que los aspirantes ciudadanos podrían ser una figura clave para invitar a votar a aquellos electores que ya no quieren confiar la administración de la cosa pública a las mismas fuerzas políticas de siempre.

Sin embargo, hay que recordar que han sido los mismos partidos quienes se han apresurado a desvirtuar las candidaturas ciudadanas, aprovechando esta modalidad para postular a ex militantes partidistas con el disfraz de independientes.

El actual proceso electoral también pone a prueba la reforma política aprobada hace un par de años por el Congreso federal, así como a las nuevas autoridades en la materia, como lo son el Instituto Nacional Electoral (INE) y el Instituto Estatal Electoral para el caso de Sinaloa (IEES), los cuales aún no logran erradicar las sospechas de que fueron objeto de cambios cosméticos, no de fondo.

Por otro lado, más allá de propuestas que logren cambiar nuestra forma de vida en sociedad, los candidatos siguen empeñándose en utilizar la misma fórmula de siempre, solo que ahora en un nuevo vehículo: las redes sociales.

Aún así, este nuevo vehículo también supone nuevos retos de comunicación para aquellos que buscan un cargo público, pues, al ser cada día menor el número de personas que ve la televisión –considerada hace poco tiempo el “gran elector” en México– las redes sociales se han vuelto el canal más efectivo para llegar a una amplia audiencia. Solo que aquí el espectador tiene el poder de decidir si hace caso de las campañas o, con un simple clic, las esconde de su vista.

Basta echarse un clavado a Facebook o Twitter para darse cuenta del estado de ánimo del ciudadano. En Sinaloa no faltan las burlas convertidas en memes que hacen la función de válvula de escape hacia la frustración que producen las campañas huecas y oxidadas.

¿Cuánto costará el actual proceso electoral? ¿Cuáles son las propuestas de los candidatos? ¿Quiénes han dado a conocer su declaración patrimonial? Son preguntas que deberían despertar la curiosidad en el agobiado elector porque depende de las respuestas para lograr el viejo anhelo de que buenos ciudadanos elijamos a mejores gobernantes.

Frase41

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo