Opinión

OBSERVATORIO | ¿’Malova’, Vargas y Millán juegan en contra de Quirino?

En las reuniones internas, las del círculo más íntimo, del comité de campaña de Quirino Ordaz Coppel, se ha deslizado más de una vez la conjetura de que el gobernador Mario López Valdez, el secretario general de Gobierno, Gerardo Vargas Landeros, y el exgobernador Juan Millán Lizárraga, traen el doble juego de hacerle creer al […]

En las reuniones internas, las del círculo más íntimo, del comité de campaña de Quirino Ordaz Coppel, se ha deslizado más de una vez la conjetura de que el gobernador Mario López Valdez, el secretario general de Gobierno, Gerardo Vargas Landeros, y el exgobernador Juan Millán Lizárraga, traen el doble juego de hacerle creer al candidato del PRI que están con él cuando en realidad operan para un eventual triunfo del pasista Héctor Melesio Cuen Ojeda.

Inclusive los sectores o personajes que le propusieron a Enrique Peña Nieto que Quirino buscara la gubernatura por el Revolucionario Institucional han encendido focos de alarma porque ellos han documentado que los mismos que encabezaron en 2010 la celada política contra Jesús Vizcarra Calderón, quieren volver a repetirla, ahora contra Ordaz Coppel.

Y obviamente el mismo Quirino Ordaz es responsable, por exceso de confianza o candidez política, de que tome fuerza la versión de un millanmalovismo jugando en su contra. Junto a él, en el llamado “cuarto de guerra” de la campaña metió a dos generales del supuesto frente traidor: Gustavo Zavala Guerrero, hombre de todas las confianzas de Malova, y Francisco Córdova Celaya, experto en la alquimia electoral pero quirinista no.

quirino

Quirino, ¿con el enemigo en casa?

Además no ha esbozado una señal, propuesta o brío que despierte la esperanza de un gobierno diferente, si es que el partido que lo postula pudiera a estas alturas revivir alguna ilusión social. Ofrece renovación y junto a él van los mismos hombres e intenciones de un pasado aciago. ¿Acaso Manlio Fabio Beltrones ha secuestrado la campaña en Sinaloa para imprimirle el sello del viejo PRI, oxidado y repudiable?

Zavala, ex jefe de la oficina de Malova, cobra fama en la campaña de Quirino porque en vez de aglutinar esfuerzos procede a desbaratarlos; Córdova, el sibarita que hace seis años llegó a Sinaloa para ser atendido a cuerpo de rey, se vende como el poseedor de la piedra filosofal que es capaz de construir triunfos donde la derrota acecha. Y Beltrones construye la postulación a la Presidencia de la República en 2018 sin recato alguno por lo que le pase a la candidatura de QOC.

¿Es fundada la sospecha del falso apoyo de López, Vargas y Millán a la campaña del priista, o es parte del tufo de la desconfianza que de tales operadores emana? ¿Están preparándole a Quirino una “sopa del mismo chocolate” que le dieron a Jesús Vizcarra en 2010? ¿Le convendría a Héctor Melesio Cuen Ojeda transar con estos personajes que le pondrían grilletes, mordazas y rejas si llegara a ser gobernador?

Podría aventurarse un sí para todas las interrogantes. El llamado “Grupo Mochis” no soltará fácilmente el poder. Juan Millán aún con un cacicazgo decadente puede revalidarle el golpe al PRI y Cuen, sin el PAN como aliado, buscará cofrades de la catadura que sea, al costo que sea. No olvidemos que la política electorera primero traiciona, luego existe.

Es ocioso intentar un buen augurio para Sinaloa. Por desgracia, ninguno de los candidatos a gobernador está pensando en Sinaloa sino en la codicia personal y del grupo que lo rodea. Cualquiera de ellos olvidaría a la sociedad al siguiente día del 5 de junio. Puestos entonces en el último reducto del optimismo, confiemos en que los ciudadanos hayamos madurado lo suficiente como para ponerle un hasta aquí a la casta fascinerosa que viene por el botín de los votos.

Re-verso

Quirino, en ingenuo nado,

cree a su favor la corriente,

mientras el tiburón, cebado,

se alista a clavarle el diente.

Oración última

Ruéguese entonces para que Francisco Frías Castro, candidato ciudadano a gobernador, y Víctor Manuel Díaz Simental, expulsado recientemente del edén priista, sean en realidad tan independientes de la camarilla mafiosa, y tan bien intencionados respecto a Sinaloa, como para creer en ellos, así como el náufrago se aferra a un pedazo de madera vieja.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo