Elecciones 2016

PRIMER DEBATE | Cuen, el más golpeado; Quirino, atacado y sin acuse de recibo

Con las baterías enfocadas hacia los candidatos del Partido Sinaloense, Héctor Melesio Cuen Ojeda y Quirino Ordaz Coppel, del Partido Revolucionario Institucional, pero con bazucazos permanentes contra el ex rector de la UAS, el primer debate político entre los ocho candidatos al Gobierno de Sinaloa se hizo con pólvora de pirotecnia, más que con disparos de […]

Con las baterías enfocadas hacia los candidatos del Partido Sinaloense, Héctor Melesio Cuen Ojeda y Quirino Ordaz Coppel, del Partido Revolucionario Institucional, pero con bazucazos permanentes contra el ex rector de la UAS, el primer debate político entre los ocho candidatos al Gobierno de Sinaloa se hizo con pólvora de pirotecnia, más que con disparos de guerra.

En el blanco de los ataques, Cuen Ojeda fue acusado de secuestrar a la UAS para hacerla rehén de un proyecto político, atentar contra los estudiantes de la casa de estudios al obligarlos a hacer labor de proselitismo y gastar permanentemente en promover su imagen sin explicar de dónde proviene el dinero que gasta.

A Quirino Ordaz Coppel lo señalaron de ser un júnior al que le han heredado todo, incluso la candidatura del PRI, así como de ser el candidato de Enrique Peña Nieto, incumplir el juramento de terminar su responsabilidad como diputado federal y le advirtieron que de llegar al poder “no podrá hacer nada” porque lo atarán los intereses del PRI y EPN.

Contrario a la estrategia de Cuen Ojeda, que respondió a la mayoría de los señalamientos que le hicieron, Quirino Ordaz se mantuvo en la línea de prometer soluciones a todos los problemas del estado, aunque al final del debate se animó a acusar a Francisco Frías Castro de “parecer más el candidato oficial porque lo impuso Malova”.

En tono gris, aburrido en ocasiones, con un formato acartonado y con la consigna del Instituto Estatal Electoral de mantener a la prensa lo más alejada posible de los candidatos, el evento puede definirse “sin novedad” y con excesivas fallas técnicas y medidas de seguridad.

Seleccion_debate_gubernatura (43)

Todos contra Cuen Oejda

Cuen Ojeda, torpedeado por todos, ofreció la educación como eje fundamental de toda acción de gobierno, “un proyecto con visión de Estado porque la gente está enfadada de lo mismo”, abatir el horario de verano, cancelar por completo el pago de tenencia, propuso que los candidatos se hagan exámenes de salud, psicológicos y toxicológicos, dijo que los asesinatos que ocurren en Sinaloa no pasan ni en países que están en guerra y que la principal gangrena de Sinaloa es la corrupción y la impunidad.

Quirino, plantado en el escenario como estatua de piedra, vio pasar los ataques sin acuse de recibo. Prometió disciplina en el gasto público, involucrar a los ciudadanos en la vigilancia del erario, lamentó que un estado tan rico como Sinaloa tenga al 34 por ciento de su población en la pobreza y dijo que su familia es el motor que lo impulsa a sacar adelante al estado.

El panista Martín Heredia, sosteniendo un tono de ministro religioso, invitó a cuidar las libertades, que es lo único que nos queda y a no bajar la cortina de la esperanza. Se dijo defensor de las aspiraciones de los más pobres, de los niños, ancianos, jóvenes y mujeres, y propuso una política de no más armas para combatir la inseguridad sino ir a las causas de fondo del problema.

Francisco Frías Castro, forzando su catadura de independiente, mantuvo dirigidas sus baterías hacia Cuen y Quirino, diciéndole al primero que debería sentir vergüenza por ser candidato a gobernador, debido al abuso que comete contra la casa de estudios y lo acusó de orquestar la afrenta nacional de demandar a María Teresa Guerra, convirtiéndose en advertencia para los sinaloenses al ser ejemplo de autoritarismo. Mientras que a Quirino le reprochó que promete mucho y cumple poco.

El perredista Mariano Gómez acusó a Cuen de cancelar la participación de las organizaciones civiles cuando fue alcalde de Culiacán. A Quirino le dijo que él no era el problema sino el partido que lo postulaba, “que no le dejará hacer nada” por los intereses que representa.

Guadalupe Ramona Rocha, instalada en su rol de luchadora social, convocó a dejar atrás el pasado de la vieja política y tildó de mentirosos a los demás candidatos por incumplimiento de anteriores promesas y por no haber procurado el bien común en los cargos ya ocupados.

Jesús Estrada Ferreiro, abanderado de Morena, acusó a Cuen de tener a la UAS secuestrada, atada de manos; lo acusó de ser deshonesto igual que Quirino y Heredia, al tiempo que deploró los graves niveles de corrupción que hay en Sinaloa, pero agravada más por la impunidad.

Leobardo Alcántara, del PT, propuso jubilar a los otros siete candidatos para instaurar un gobierno de jóvenes. Dijo que hay que acabar con la costumbre de un Sinaloa rico pero con muchos ladrones que saquean al estado.

Al menos en este, el primero de dos debates que organizará el IEES, se dieron “tiros de calentamiento” pero ninguno de los ocho candidatos llegó a encresparse, como guardando las mejores artes de guerra para la siguiente confrontación que se realizará días antes de que los sinaloenses salgan a votar el 5 de junio.

 

FOTOS: César Hernández/ Revista ESPEJO.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo