Tema de la semana

Tema de la semana | ¿Qué movió a los ‘culichis’ en el 2016?

El 2016 no fue solo un año de cambios a nivel internacional. En lo local hubo varios temas que hicieron a los culichis enarbolar la bandera de la ciudadanía y salir a las calles para exponer sus necesidades e involucrarse cada vez más en la gestión y toma de decisiones sobre su ciudad. Como ningún otro año, […]

El 2016 no fue solo un año de cambios a nivel internacional. En lo local hubo varios temas que hicieron a los culichis enarbolar la bandera de la ciudadanía y salir a las calles para exponer sus necesidades e involucrarse cada vez más en la gestión y toma de decisiones sobre su ciudad.

Como ningún otro año, el 2016 llegó para cambiar el panorama económico, político y social de México y el mundo. Más que ningún otro cierre de año en épocas recientes, entraremos a un 2017 cargado de incertidumbre acerca de lo que nos espera en los próximos 12 meses.

Hechos como el triunfo del brexit, el fracaso del acuerdo de paz en Colombia, el triunfo de Donald Trump y la muerte de figuras emblemáticas del siglo XX como Fidel Castro, nos dejan en claro que el 2016 preparó el terreno para un totalmente nuevo panorama geopolítico mundial.

Sin embargo, tal vez aún más importante es hacer una retrospectiva y enfocarnos en lo que sucedió en el 2016 en el ámbito local.

Para Sinaloa y en específico para Culiacán, el 2016 fue un año que se destacó por el alto nivel de participación ciudadana en asuntos sensibles para la comunidad como movilidad, familia, transporte, transparencia y corrupción, entre otros.

Temas como la llegada del Par Vial y las afectaciones a comerciantes del Centro y vecinos de la Chapule, así como la exigencia de los ciclistas porque este incluyera una ciclovía, fue uno de los protagonistas de varias movilizaciones donde los distintos grupos involucrados exigían a las autoridades ser tomados en cuenta para la toma de decisiones.

Como este, a lo largo del año hubo muchos otros asuntos que hicieron a la gente salir de sus casas, manifestarse y dar a conocer su opinión y necesidades sobre asuntos tan delicados como el matrimonio igualitario, la llegada de Uber al estado, la violencia en contra de mujeres y médicos y escándalos en la administración pública como la construcción de la planta de amoniaco en la bahía protegida de Ohuira y las varias deudas con las que la administración estatal cerrará su administración.

Por otro lado, durante este año el sector empresarial siguió empujando la transparencia y el combate a la corrupción a través de la promoción de iniciativas como la Ley 3 de 3, la Ley de Obras Públicas y la iniciativa hasta el día de hoy ignorada por los legisladores para incrementar las penas a funcionarios corruptos.

 

Así, el 2016 nos deja una importante lección en torno al papel de la ciudadanía en la toma de decisiones. Si bien, el trabajo de los gobiernos a todos los niveles es el de atender las principales necesidades de sus representados, es necesario un fuerte involucramiento de la población que acabe con las inercias, vicios y desinterés de las autoridades en los temas que son más apremiantes para todos. Una lección que sin duda debemos aplicar con mucho más tesón a partir del año que inicia.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo