Economía

Los estragos del gasolinazo | Se encarece la canasta básica

“Parece que no es mucho, pero de peso en peso lo dejan pobre a uno”, le comentaba una clienta al vendedor de uno de los puestos del mercado mientras este le entregaba un pollo destazado y se preparaba para atender a otra clienta que esperaba en la fila. La crisis económica que se ha generado […]

“Parece que no es mucho, pero de peso en peso lo dejan pobre a uno”, le comentaba una clienta al vendedor de uno de los puestos del mercado mientras este le entregaba un pollo destazado y se preparaba para atender a otra clienta que esperaba en la fila.

La crisis económica que se ha generado a partir de los gasolinazos, provocando que muchos de los bienes de consumo contenidos en la canasta básica se encarezcan, ha empezado a impactar el bolsillo de los mexicanos y eso se puede observar en la vida cotidiana, tal y como lo corroboró ESPEJO.

Iban y venían las amas de casa por los pasillos del mercado Garmendia, buscando el  mejor precio, desesperadas y angustiadas porque de repente lo precios de un determinado producto se esta disparando de un día para otro.

Consultados algunos consumidores y amas de casa en general sobre esta situación, se ha podido notar que los precios de productos como el aguacate, el pepino y el tomate, están sufriendo variaciones diarias.

El Inegi admite que en enero de 2017, el Índice Nacional de Precios al Consumidor presentó un incremento mensual del 1.70%, por lo que la inflación anual fue de 4.72%, señales inequívocas de que la crisis económica es una realidad que afecta los bolsillos de la gente.

María, una de las amas de casa consultadas, señaló que ella acostumbra comprar algunas verduras al día, para consumirlas lo más frescas posible, y encontró que ha habido variaciones en ese lapso pues un día compró aguacate a 40 pesos y al otro ya estaba a 45 el kilo.

Y lo mismo pasó con el pepino, que primero lo compró a 12 pesos y después se lo dieron a 14 pesos el kilo.

“Ni modo que deje uno de comer”, mencionó otra ama de casa mientras elegía tomates en un puesto de frutas y verduras.

Algunos locatarios del mercado Garmendia manifestaron que el alza a los productos los ha afectado de manera considerable puesto que la gente prefiere comprar con vendedores ambulantes, que en ocasiones venden los productos más baratos, pero de una calidad muy inferior a la del mercado.

En los letreros de los mercados se puede observar claramente cómo los precios se encuentran en un sube y baja contante, puesto que los locatarios simplemente se remiten a tapar el precio anterior por la sorpresa económica de cada mañana.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo