Mundo

Hermano de Benedicto XVI acusado de solapar abusos a 547 niños de coro católico

En un principio la Iglesia intentó ocultar la verdad diciendo que solamente eran cuatro o cinco los casos de maltrato físico, sin embargo, hoy en día han revelado que fueron 547 y se teme se encuentren más de 700. En 2010 el director y compositor alemán, Franz Wittenbrink, reveló que los niños que participaban en […]

En un principio la Iglesia intentó ocultar la verdad diciendo que solamente eran cuatro o cinco los casos de maltrato físico, sin embargo, hoy en día han revelado que fueron 547 y se teme se encuentren más de 700.

En 2010 el director y compositor alemán, Franz Wittenbrink, reveló que los niños que participaban en el célebre coro católico de la Catedral de Ratisbona fueron víctimas de abuso físico y sexual tanto durante las presentaciones que realizaban como en el internado donde vivían.

Sin embargo, en el último informe sobre este caso la dimensión del problema se ha vuelto más notorio debido a que en él se implica a monseñor Georg Ratzinger, nada más y nada menos que el hermano del papa emérito Benedicto XVI. Según las investigaciones, los abusos se cometieron entre 1945 e inicios de la década de los 90, y Georg Ratzinger estuvo a cargo de la dirección del coro de 1964 a 1994.

 

LO DIJO:

“En las presentaciones éramos estrellas, pero cuando regresábamos al internado nos adentrábamos en un siniestro mundo de la Edad Media”.

—Franz Wittenbrink.Director y compositor alemán.

 

La Iglesia católica intentó minimizar las acusaciones alegando en 2015 que “nada más” habían sido 72 casos. Con lo que nuestros hermanos romanos no contaban era que con la visualización del problema más gente se atrevería a hablar, así pues, el año pasado se rectificó el número de víctimas y admitieron que habían sido 231 casos, nuevamente intentando hacer más chico el problema. Para este año se confirma que 547 menores fueron maltratados. De ellos, 67 fueron víctimas de abuso sexual.

“Las víctimas describieron su vida en el coro como una prisión, un infierno y un campo de concentración”, aseguró Ulrich Weber, uno de los abogados a cargo del caso.

Sobre los hechos, el hermano de Benedicto XVI aseguró que nunca tuvo conocimiento de ningún tipo de abuso durante su gestión como director del coro. Sin embargo, Weber apunta lo contrario: Georg Ratzinger siempre estuvo al corriente de los abusos, pero prefería “mirar para otro lado”. Inmerso en la “cultura del silencio”, para Ratzinger era primordial la defensa de la institución sobre la integridad de los niños.

A pesar de que este caso ha causado muchísima conmoción en Alemania, el informe final ha logrado impactar a todo el mundo. En 2015, el actual obispo, Rudolf Voderholzer, pidió perdón a las víctimas y solicitó a Weber que se revelara toda la verdad… Muy tarde, ya que la mayoría de los casos han prescrito y, con ello, 49 de los responsables no serían juzgados. No obstante, Voderholzer autorizó una ayuda de 20 mil euros para las víctimas, las cuales en realidad podrían ser más de 700, según cálculos del abogado.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo