Sociedad

Epidemia de soledad | ¿Eres de los que viven en el perímetro de la sociedad?

Un problema que enfrenta el ser humano en el camino hacia su vida futura es la tendencia creciente de mujeres y hombres a sentirse solos y aislarse. No se trata de ermitaños que buscan estar solos por su propia voluntad para desarrollarse espiritualmente, sino de personas que viven rodeadas de gente pero son infelices y […]

Un problema que enfrenta el ser humano en el camino hacia su vida futura es la tendencia creciente de mujeres y hombres a sentirse solos y aislarse. No se trata de ermitaños que buscan estar solos por su propia voluntad para desarrollarse espiritualmente, sino de personas que viven rodeadas de gente pero son infelices y se refugian en la soledad.

Son personas que viven en el perímetro de la sociedad. A punto de ir más allá del borde. Este aislamiento además de producir sufrimiento, ocasiona que la gente sea más susceptible de padecer problemas de salud física y mental, así como mayores tasas de mortalidad.

Un estudio publicado en el boletín Personality and Social Psychology, llevado a cabo por un grupo de investigadores de la Universidad de Chicago encabezados por John Cacioppo, encontró que la soledad favorece los comportamientos egoístas, y que estos, a su vez, aumentan la sensación de soledad.

“Según lo predicho por la hipótesis de que la soledad aumenta la motivación implícita para la autoconservación, la soledad de este año predice la conducta egoísta en el año siguiente… Los análisis también muestran que el egocentrismo en el año actual predice la soledad en el año siguiente, una relación recíproca que podría contribuir al mantenimiento de la soledad”.

El aislamiento de una persona significa que ha comenzado a operar en modo de supervivencia. Por ejemplo, los peces en el borde del cardumen son más fáciles de atacar por los depredadores. Por eso cuando un animal se ve aislado, activa respuestas de comportamiento que promueven la autopreservación. Sin embargo, a la larga, estas respuestas tienen un costo para su salud. Lo mismo le sucede al ser humano.

Este comportamiento desarrollado para sobrevivir facilitaba la existencia en tiempos antiguos, pero en nuestro mundo actual el aislamiento no es una respuesta sana. Encerrarse en sí mismo puede parecer protector al principio, pero a largo plazo hace daño, pues se retroalimenta y genera mayor sensación de soledad. Para Cacioppo, la soledad es una alarma con la que el cuerpo avisa que necesitamos reparar nuestras relaciones sociales.

¿Y tú, te has sentido solo alguna vez?

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo