Opinión

Efecto ESPEJO | Fuga de reos: corrupción, desidias y cárceles de chicle

La fuga de dos reos de alta peligrosidad del penal de Aguaruto le asesta varios golpes a la vez a las autoridades estatales y redunda en evidencias sobre el descuido de la seguridad pública, área por cierto recién restructurada con el retiro del general Genaro Robles Casillas y el arribo del también general Inocente Fermín […]

La fuga de dos reos de alta peligrosidad del penal de Aguaruto le asesta varios golpes a la vez a las autoridades estatales y redunda en evidencias sobre el descuido de la seguridad pública, área por cierto recién restructurada con el retiro del general Genaro Robles Casillas y el arribo del también general Inocente Fermín Hernández Montealegre:

  1. La participación de dos custodios en la evasión confirma que la corrupción sigue latente en los cuerpos policiacos y que las medidas para inhibir la acción de este flagelo son más buenas intenciones que resultados;
  2. La seguridad carcelaria, con todo y las tecnologías aplicadas, resulta vulnerable ante el dominio numérico y logístico de criminales que logran que las rejas de las celdas se doblen ante la fuerza del dinero; y
  3. Los tribunales son parte del tinglado delincuencial para eludir la justicia debido a que los presos que permanecían en la penitenciaría de Culiacán fueron beneficiados con amparos para evitar su traslado a reclusorios de mayor seguridad.

Todo esto se agrega a la percepción de desamparo que domina en Sinaloa con cámaras de videovigilancia que son robadas, repunte en ilícitos de alto impacto, déficit de policías aptos y, ahora, cárceles con enrejados de hule.

 

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

[wysija_form id=”1″]



Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo