Sinaloa

Citicinemas proyecta película ‘Princesa’ en pro de damnificados sinaloenses

Con entusiasmo la gente respondió al llamado del ISIC, llevando donativos en especie para entrar a ver la película. A este esfuerzo se unieron Grupo Anjor y Citicinemas. Nuevamente, las muestras de apoyo de los sinaloenses a los damnificados por las recientes inundaciones en la entidad, se manifestaron durante la proyección en función especial de […]

Con entusiasmo la gente respondió al llamado del ISIC, llevando donativos en especie para entrar a ver la película. A este esfuerzo se unieron Grupo Anjor y Citicinemas.

Nuevamente, las muestras de apoyo de los sinaloenses a los damnificados por las recientes inundaciones en la entidad, se manifestaron durante la proyección en función especial de la película Princesa, una historia verdadera, el más reciente largometraje del cineasta mazatleco Óscar Blancarte, la cual fue exhibida en el Citicinemas de Isla Musala.

La entrada consistió en donativos en especie de artículos de higiene personal, limpieza o alimentos para seguir socorriendo a las familias que, desde el centro al norte del estado se hallan en situación crítica por las inundaciones de sus hogares y las pérdidas materiales, en muchos casos totales.

Programada por el Instituto Sinaloense de Cultura, en colaboración con Grupo Anjor y Citicinemas, la proyección contó con la presencia del cineasta Oscar Blancarte, acompañado por Papik Ramírez Bernal, director general del ISIC, así como Alejandro Mojica, director de Programación.

Blancarte dirigió un breve mensaje a los asistentes, les agradeció el apoyo no a él como creador sino a los damnificados, que lo están necesitando, y dijo que esta es la última película en la que actuó Evangelina Elizondo y como libretista, productor y director está él mismo, mientras que en la música está otro sinaloense: el músico Jesús Monárrez, de Culiacán.

El filme narra el encontronazo entre dos generaciones muy distintas: Dos “señoritas”, solteronas (una de ellas María, encarnada por Elizondo), que viven inmersas en su pasado y en sus recuerdos, en un suntuoso caserón de la época porfirista. Sus vecinos, unos jóvenes que viven en un edificio de departamentos y que escandalizan con sus pachangas, las van sacando de su ostracismo, sobre todo a María, y ambas generaciones aprenden a tolerarse y a comprender lo que necesitan una de la otra.

La película fue financiada en su mayor parte por el Fondo de Inversión al Cine Mexicano, Estudios Churubusco y el Municipio de Soledad de San Luis Potosí, donde se filmó una parte, y también hubo una colaboración de Colombia.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo