Salud

Históricamente la mala calidad del agua orilló a los mexicanos a preferir el refresco

La mala calidad del agua en México ha orillado históricamente a los mexicanos, principalmente a los de las clase sociales más bajas, a preferir las gaseosas como liquido hidratante aun por encima del agua embotellada, un factor que ha favorecido al problema de obesidad que el país acarrea desde décadas atrás. Elizabeth Roberts, antropóloga de […]

La mala calidad del agua en México ha orillado históricamente a los mexicanos, principalmente a los de las clase sociales más bajas, a preferir las gaseosas como liquido hidratante aun por encima del agua embotellada, un factor que ha favorecido al problema de obesidad que el país acarrea desde décadas atrás.

Elizabeth Roberts, antropóloga de la Universidad de Michigan en Estados Unidos, que se ha dedicado a  investigar  sobre la salud y desigualdad en México ha publicado un artículo en el que señala que la desigualdad y la falta de información sobre el consumo de gaseosas y otras bebidas azucaras y su impacto en la salud de los mexicanos.

 

LO DIJO:
“México es el mayor consumidor de Coca Cola en el mundo, representa el 11 por ciento del mercado global de Coca-Cola” y también “la nación industrial más gorda del mundo, donde las enfermedades cardiovasculares y la diabetes aumentan con desenfreno”.

-Elizabeth Roberts. Antropóloga e Investigadora.

Roberts señala  que el problema social se ha combatido de manera muy superficial, ya que aun con la prohibición oficial de bebidas azucaras en escuelas, muchas madres envían a sus hijos este tipo de bebidas a escondidas o las incluyen de manera diaria en la dieta alimenticia de la familia.

Es también un problema de memoria, la investigadora señala que en los jóvenes existe el hábito arraigado de consumir refrescos ya que se les educó de esta forma desde pequeños, darle prioridad a las bebidas con etiqueta antes que al agua de garrafón o de los filtros.

La investigadora señala que en México es más fácil encontrar una refresco que una botella de agua en casi cualquier tipo de establecimiento, mientras que la regulación de su consumo por parte del sector salud no ha intervenido de la mejor manera para frenar las problemáticas que estas prácticas desatan.

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo