Opinión

El SIAP y la USE, en la misma oscuridad

Los avances en la investigación periodística realizada por el portal Espejo en torno a la propiedad de la USE, que los diputados con toda su investidura y el apoyo de la ASE no han logrado desenmarañar, pone en cuestión al sistema de trasparencia del gobierno del estado y deja entrever que funcionaría sólo para cosas […]

Los avances en la investigación periodística realizada por el portal Espejo en torno a la propiedad de la USE, que los diputados con toda su investidura y el apoyo de la ASE no han logrado desenmarañar, pone en cuestión al sistema de trasparencia del gobierno del estado y deja entrever que funcionaría sólo para cosas ordinarias y no para asuntos realmente importantes o que pretendan ocultarse.

Lo que queda claro es que la oscuridad sobre la propiedad de la USE es apenas la punta del Iceberg que yace bajo las oscuras aguas del poder institucional en que se amalgaman intereses políticos y económicos particulares inconfesables y que soportan al viejo(pero vigente) régimen de corrupción y manipulación magisterial.

Para entender el problema de la USE es necesario entender un asunto aún más turbio: el SIAP. Al igual que en la sección 27, en la sección 53 del SNTE también se constituyó un fideicomiso para administrar los recursos separados del ISR que serían destinados a un fondo de apoyo a los maestros.

Antecedentes

Como antecedente hay que explicar que a nivel nacional el SNTE y la SHCP pactaron la devolución de una parte del ISR, de alrededor del 2.5% del salario de cada trabajador, para crear un fondo de apoyo a los maestros que sería distribuido en diversas prestaciones, como préstamos con intereses bajos y un bono de retiro complementario del finiquito del gobierno.

Es decir, del impuesto fiscal que se le descuenta a cada trabajador (ISR) para pagarse a hacienda (SAT), se separaría una parte, para ese fondo, pero como no se podía hacer la separación directa sin que apareciera como faltante ante hacienda, se dispuso separa una parte del sueldo y ponerlo como prestación. Así, se cobraría ISR sobre alrededor del 80% del sueldo real ya que el 20% restante aparecería como prestación (no sujeta a impuestos) pero el equivalente del ISR de ese 20% se iría al fondo de apoyo para el magisterio.

El pacto se hizo en 1996 y operó en todo el país a través de fideicomisos por cada sección sindical del SNTE en los que participaban representantes de las secretarías de administración y finanzas y de la SEP de cada estado. Así, a diciembre del 2014 (a 18 años de su creación) el SIAP de los maestros federalizados en Sinaloa (de la sección 27) habría capitalizado unos 2 mil millones de pesos.

Sin embargo, un año antes, en octubre de 2013, como parte de la reforma educativa de EPN, se había reformado la Ley de Coordinación Fiscal en la que se disponía la recentralización de la nómina de los maestros federalizados (en la SEP y SHCP) y la creación del SIGE y del FONE, para evitar el cuantioso desvío de los recursos del ramo educativo que estaban haciendo los gobiernos estatales (que se les habían transferido con base en el AMNEB del 16 de mayo de 1992).

Ante esta situación –ya no poder manejar los recursos federales del ramo educativo— el gobierno del estado entró en una grave crisis financiera por lo que el gobernador Malova dispuso utilizar recursos de donde hubiera. Así, desvió las retenciones de abonos de los trabajadores a sus proveedores, retrasó el pago de abonos a préstamos, no pagó el fondo de vivienda y usó los recursos del SIAP. Malova mintió a los maestros diciéndoles que a raíz de la reforma ya no se podría hacer la separación del ISR y dispuso disolver el SIAP y repartirles indiscriminadamente cerca de 850 millones de pesos al finalizar el 2014.

Al principio hubo gran júbilo en los maestros porque ese pago era como recibir un doble aguinaldo. Luego, un mar de confusiones, pues a maestros con la misma categoría y misma antigüedad les entregaban montos radicalmente distintos sin que nadie supiera explicar por qué había esa diferencia. En el fondo era “cortina de humo” para ocultar que les estaban birlando un monto mayor que lo repartido. Luego se sabría que lo de la obligada desaparición del SIAP no era cierto, pues en el magisterio estatal el SIAP siguió y sigue funcionando, curiosamente en los mismos términos de oscuridad que el de la sección 27 antes de su desaparición.

¿Y la regionalización de Culiacán y Ahome?

En el 2004 Hacienda notificó al Gobierno del Estado y al SNTE 53 que estaba disponible la retención de la separación del ISR de los maestros estatales y había que utilizarlo como establecía el acuerdo con hacienda, por lo que la sección 53, encabezada por Germán Contreras García, anunció que se pretendía utilizar esos recursos como enganche para la compra de la USE que le habían ofrecido con facilidades de pago y que estaba en proceso de construcción y ya tenía convenio de renta con el gobierno del estado encabezado por Juan S. Millán.

Se especulaba entonces que detrás de laempresa propietaria del edificio estaba el propio gobernador, que, ante los señalamientos públicos decidió vender, por lo que ya en el gobierno de Jesús Aguilar Padilla se concretó la transferencia de la USE al SIAP de los maestros estatales. Germán contreras confesaría luego que la compra se hizo con los recursos transferidos por la SEP al gobierno del estado para el pago del concepto de la regionalización de los municipios de Culiacán y Ahome, que nunca se concretó.

La regionalización consistía en otorgar un complemento de sueldo a los maestros de los municipios del centro y norte del estado para equipararse al proceso de rezonificación nacional que había llegado hasta los municipios de San Ignacio, Mazatlán, Concordia, Rosario y Escuinapa. Lo que se conoce como “zona cara” y que tiene un sobresueldo considerable.

Como el proceso de rezonificación, con recursos de la SEP se había detenido desde finales de los años 80s, el SNTE negoció la modalidad de regionalización, que se generaría con una mezcla de recursos de la SEP y de los gobiernos estatales para beneficiar a los maestros de los municipios que no habían sido incluidos con la rezonificación nacional, aunque con la diferencia de que la regionalización no impactaría en la jubilación. No por nada los maestros estatales piden cambio a la zona sur (zona cara) un año antes de jubilarse, ya que este sobresueldo impacta en el
incremento de su percepción económica de jubilado.

Así, se inició el proceso de regionalización con los municipios serranos más pequeños y cada año se iba negociando la incorporación de más municipios. La SEP ponía una parte y el gobierno del estado ponía otra parte para completar el monto de recursos de esa compensación de los maestros. Sin embargo, al momento de integrar los municipios de Culiacán y Ahome, donde se concentra la mayor cantidad de profesores de todo el estado, y a pesar de que la SEP ya había enviado su parte de los recursos, al gobierno del estado le pareció que era mucho dinero lo que tenía que aportar y que no tenía para poner su parte.

No obstante, como la aportación del gobierno federal ya estaba radicada y si no se usaba se iba a devolver, perdiéndose el recurso, se pactó con la sección 53 usar ese recurso para concretar la compra de la USE. El SNTE 53, a cambio, no cobraría la renta del inmueble al gobierno estatal por un periodo de cinco años, al cabo del cual, el SNTE 53-SIAP pasaría es ser el dueño legítimo del edificio.

Sin embargo, con el cambio de gobierno, Malova no reconoció el acuerdo y se negó a pagar la renta argumentando que el SNTE no podría acreditar la propiedad legítima del edificio y que quien seguía apareciendo en el contrato de arrendamiento era Germán Contreras García, quien ya no tenía ninguna representación en el magisterio estatal. Sin dudar que la USE sea de los maestros estatales, a menos que haya tenido errores jurídicos su escrituración o problemas en la conclusión de la transacción comercial, el tema abre un mar de dudas. ¿Qué pasó con los recursos de la regionalización de Culiacán y Ahome posteriores al pago de la USE? Si el SIAP de los maestros estatales es el propietario de la USE.

¿Quién dispone de los recursos del SIAP? Al margen de lo que se haya pagado en el 2005 por la USE, y de lo que el
gobierno estatal le deba hoy ¿cuánto se ha recabado de entonces a la fecha y cómo se usa? ¿En qué más se ha invertido ese dinero que se continúa recibiendo quincenalmente? ¿Cuáles son las reglas de operación, quién dispone y quién vigila? ¿Por qué si son recursos de los maestros estatales ningún maestro tiene acceso a esa información?

En el caso de la USE no se sabe de ningún litigio. Solo es cuestión de aclarar la propiedad y cobrar la renta, porque finalmente el gobierno estatal está usando el inmueble, que no es de su propiedad y está obligado a pagar la renta. Sin embargo ¿a quién hay qué pagarle? Por ahí comienzan las dudas, no sólo con respecto a la USE, sino al mismo SIAP en el que también tiene participación el gobierno estatal.

¿Por qué no se hace público el documento del fideicomiso del SIAP? El uso de los recursos del SIAP estatal es totalmente discrecional. Aunque debe haber un reglamento ¿quién vigila su aplicación? Puede ser usado para control político o para beneficio personal de los líderes sindicales ¿será usado en el cambio de comité seccional de este año (o principios del próximo) para asegurar que siga el mismo grupo en el poder?

¿Cuánto ha captado el SIAP estatal de 1996 al 2019? ¿Cuánto capta quincenalmente el SIAP? ¿Quién y cómo está gastando ese dinero? ¿Cuáles son los criterios de inversión y gasto? Hasta hoy, aunque se dice que el dinero del SIAP es dinero de los maestros, en realidad nadie lo puede reclamar porque no tiene facultades para ello. Los únicos facultados para disponerlo son los representantes sindicales y del gobierno del estado en el fideicomiso porque el recurso está en un fondo colectivo y no en cuentas individuales. Está en una especie de “limbo” porque los únicos acreditados para solicitar información al banco que tiene el fideicomiso son los representantes en el comité técnico. Nadie más.

Para entender el problema de la USE hay que investigar y transparentar primero el del SIAP las relaciones oscuras entre los personajes protagónicos del SNTE 53 y el gobierno del estado. ¿Podrá la cuarta transformación echar luz sobre las oscuras bases que soportan al viejo sistema político enraizado en la ilegalidad y los negocios particulares al amparo del gobierno?

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo