Tema de la semana

Marihuana legal made in Sinaloa, ¿el negocio que nadie prepara? | Tema de la semana

Desde 2015 el ex canciller mexicano Jorge Castañeda Gutman le planteó a Sinaloa participar en el mercado globalizado de la marihuana como factor de reactivación económica. Cinco años después el tema se indujo con cierto sigilo en la Expo Agro 2020.

Mientras sectores arropados por el anonimato se han adelantado a la industria de la cannabis que se desatará una vez que el Congreso federal apruebe la legalización de esta con fines medicinales y recreativos, el agro sinaloense se rezaga en la postura frente a un cultivo que el Consejo Nacional Agropecuario considera como una solución a la crisis actual del campo.

“Estamos preparados para esa industria, el campo está, las industrias están, han ido a buscarnos como Consejo Nacional Agropecuario y nosotros nos pronunciamos por lo que decida nuestro país, nuestro Legislativo, en cómo armar las reglas de operación para hacer un proyecto exitoso y responsable”, declaró Bosco de la Vega Valladolid, presidente del CNA.

¿Pero los sectores agrícolas y campesino de Sinaloa están analizando con visión de futuro la oportunidad que la marihuana les abrirá? La Corte ha fijado el 30 de abril próximo como plazo  para que el Congreso de la Unión apruebe la legalización de la hierba y al menos en el conocimiento público no existe una sola propuesta para dar ese paso ya sin los prejuicios que históricamente ha acompaño dicha controversia.

La viabilidad de la agricultura tradicional está en riesgo por los cada vez más reducidos presupuestos y la sobreproducción de granos que dificultan la colocación y obtención de precios adecuados para para las cosechas. En 2020, por ejemplo, el Gobierno de México redujo en una tercera parte el financiamiento al campo y los conflictos por la pérdida de valor de los productos del surco tienden a agudizarse en forma cíclica.

Es aquí cuando la marihuana aparece en el sistema de cultivos con la extraña tardanza de los agricultores en definir planes a implementar una vez que se definan las reglas de operación, lentitud que no muestran inversionistas extranjeros que van pasos adelante en la explotación de la cannabis.

Se trata de un cultivo versátil para el cual se definen una gran variedad de beneficios, entre los que destacan los siguientes:

1.-El Consejo Nacional Agropecuario detecta oportunidades de negocios en la explotación del cáñamo para uso en de ropa, etiquetas, envases y otros ya que se trata de un material biodegradable.

2.-La industria de la medicina alternativa ha creado emporios en regiones de California, Estados Unidos, al tiempo que en Sinaloa se copia ese modelo de manera dispersa al producirse y comercializarse extractos de la cannabis con diferentes presentaciones curativas y paliativas de enfermedades.

3.-La repostería, cosméticos y tabacaleras se aprestan a aprovechar el boom de la marihuana una vez que México legalice la producción.

4.-En las regiones de cultivos de subsistencia y en valles agrícolas de otras regiones del mundo se experimenta como agricultura rentable. Según Bosco de la Vega existen garantías de que cultivar marihuana va a ser mucho más exitoso que producir granos.

5.-La marihuana producida en Sinaloa posee un reconocimiento como de mejor calidad a la que se obtiene en otras zonas del mundo. Al crearse la marca propia esta entidad tendría posibilidades de lograr un gran reactivador de la economía.

Desde afuera han venido voces importantes a decir que Sinaloa lleva mano en los negocios que derivarán de la marihuana. En 2015, el ex secretario de Relaciones Exteriores, Jorge Castañeda, intentó poner el tema en la agenda comercial local al exponer en el foro “El Futuro de Sinaloa, Contexto, Retos y Perspectiva” que la legalización del consumo de la marihuana es una vía que llevará a Sinaloa no solo hacia el futuro, sino a un mercado globalizado en el que competirá con los principales productores de dicha droga en todo el mundo.

Esta semana el tema llegó a la Expo Agro, precisamente cuando el campo sufre las consecuencias de políticas públicas que lo relegan en el esquema de prioridades. ¿Están escuchando los sectores productivos y el Gobierno de Sinaloa? De no ser así no faltará quien venga de otros países o estados a apropiarse de las oportunidades.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo