Tema de hoy

Los niños y el Covid-19: ¿cómo llegamos a esto?

Por estas y más razones la conducta y voluntad de los adultos es determinante ahora para mantener a los niños a salvo del Covid-19.

Cuando prevalece un importante sector de la población en desacato a las medidas de prevención y atención de la propagación del coronavirus en México, es válido poner sobre la mesa este día la importancia de ganar la guerra cívica contra la pandemia en apoyo a los niños que también aportan un enorme esfuerzo al soportar condiciones inadecuadas de aprendizaje escolar y restricciones a la vida normal, siendo parte de los 30 millones de alumnos sujetos al modelo educativo implementado en condiciones de emergencia.

La Organización Mundial de la Salud y los datos del comportamiento de los contagios por Covid-19 en el mundo, México y Sinaloa dan elementos de positivismo en lo referente a la baja vulnerabilidad de la infancia frente al virus. La OMS señala que en caso de enfermar de coronavirus la población infantil “tendrá una enfermedad leve y se recuperará por completo” al tiempo que en el plano nacional se registraron durante la fase 2 de la pandemia 189 menores de edad infectados y dos fallecieron, mientras que en el ámbito estatal se tiene el reporte de 9 casos y la mayoría está fuera de peligro.

Los niños, sin embargo, son víctimas directas de la contingencia actual. El solo hecho de experimentar un cambio brusco en la forma de vida, con escuelas y maestros distantes, reclusión domiciliaria en la edad en que más necesitan diversión y libertad, centros de educación especial cerrados para quienes es esencial la atención dedicada, entre otras cosas, les impactan emocional y formativamente.

Por estas y más razones la conducta y voluntad de los adultos es determinante ahora para mantener a los niños a salvo del Covid-19, haciendo como personas o sociedad lo adecuado para contener la propagación y logrando que las instituciones y gobernantes den todo el esfuerzo y capacidad en la estrategia contra la amenaza que debe terminar pronto y sin afectar nuevas vidas humanas.

Al celebrarse hoy el Día del Niño se nos da una fecha propicia para reflexionar por qué la crisis de salud que enfrentamos, cómo llegamos a las condiciones de base que dan lugar a tal devastación, qué modelo de humanidad habrá de emerger del escenario presente y dónde y cuándo empezará la restauración del orden mundial que equivocadamente creíamos el adecuado. La infancia lo merece; nosotros se lo debemos.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo