Derechos Humanos

¿Por qué legitimar la toma de la CNDH? | Activistas sinaloenses respaldan la lucha

Conversamos con 4 activistas de Culiacán sobre la toma de la CNDH y el impacto de que este acto tiene en la búsqueda de justicia a nivel local.

Durante la última semana la conversación nacional ha girado en torno a la toma de las instalaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos en la Ciudad de México por parte de colectivas feministas, justificadas en el hartazgo ante el incumplimiento de sus demandas por una vida libre de violencia de género.

Madres de víctimas de feminicidios y abuso sexual, así como integrantes de diversas colectivas mantienen tomadas las instalaciones de la CNDH, ubicada en República de Cuba 60, exigiendo la renuncia de Rosario Piedra, su titular.

A la protesta se han sumado colectivas de otras entidades como Estado de México, Morelia, Tamaulipas y San Luis Potosí.

Desde el fin de semana pasado comenzaron a circular en redes fotografías de miembros de las colectivas dentro de las instalaciones, interviniendo espacios y pinturas, actos que generaron polémica en redes sociales y dieron origen a un pronunciamiento del presidente Andres Manuel López Obrador:

AMLO afirmó que el caso de toma de instalaciones de la CNDH se ha convertido en un asunto político abrazado por el conservadurismo.

Con el apoyo de la colectiva feminista Bloque Negro, las mujeres (madres e hijas de víctimas de violencia) cambiaron simbólicamente el nombre de este espacio. Con un martillo tiraron el letrero oficial de la CNDH y en su lugar colocaron una manta con el “nuevo nombre”: Ocupa, Casa de Refugio Ni Una Menos México.

Los hechos surgen en un momento importante para el feminismo a nivel nacional y particularmente en Sinaloa y Culiacán, donde el pasado 10 de septiembre colectivas se manifestaron en el Palacio Municipal luego de la revictimización en el caso de feminicidio de dos mujeres menores de edad, por parte de la ex procuradora del menor del DIF Culiacán.

Conversamos con 4 activistas de Culiacán sobre la toma de la CNDH y el impacto de que este acto tiene en la búsqueda de justicia a nivel local.

Honrar a una madre

La Dra. Teresa Guerra Miembro del Colectivo de mujeres Activas Sinaloenses, fue firme al sentenciar que este tipo de acciones son necesarios para reivindicar la lucha social, recordando la creación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, en donde Sinaloa tuvo un gran protagonismo, debido al asesinato de Norma Corona, en 1990.

LO DIJO:

‘Creo que esta demás sorprenderse del radicalismo, históricamente los movimientos han sido radicales, incluso la señora Rosario Piedra no se debería sorprender, muchas ocasiones me tocó ver a su madre, Rosario Ibarra de Piedra, tomando el Zócalo en momentos incluso cuando llegaban granaderos para reprimir esos movimientos, ella viene de una familia insurgente’

Dra. Teresa Guerra. Activista Feminista

‘Nadie está por gusto en un plantón’ señala la Dra. Guerra, al comentar que el mecanismo de las colectivas es el apropiado luego de no encontrar díalogo con las autoridades.

Reflexionó sobre el reconocimiento al derecho de las víctimas y de las mujeres. Precisó sobre el retroceso en la atención a víctimas y llamó a los senadores a revisarlos, ya que Rosario Piedra fue electa en medio de la controversia, debido a la falta de perfil para ocupar el cargo.

‘Ella está obligada a honrar el nombre de su madre y en Morena no debería sorprenderse del radicalismo, porque el partido viene de ese núcleo’, puntualizó

Las heroínas que nos dan matria

Para Priscila Salas, de No se metan con nuestras hijas, este tipo de acciones tienen un gran impacto mediatico y logran una excelente difusión para los movimientos sociales.

LO DIJO:

‘No existirían los DDHH ni siquiera como concepto si al pueblo francés no se le hubiera ocurrido quemar la Bastilla. No celebraríamos la Independencia de México si no se hubiera tomado la Alhóndiga de Granaditas, con todo y las muertes que eso significó para el movimiento independentista. Si el muro de Berlín no hubiera sido derribado, no celebraríamos la unificación de las alemanias. Los monumentos los hacemos después de las luchas y los derechos conquistados. Y unos caen y otros se levantan. Que los nuevos monumento y las nuevas heroínas esten en la nueva matria mexicana’.

Priscila Salas. Activista Feminista.

Al ser cuestionada sobre el impacto mediático que ha tenido la toma de la CNDH, precisó que ningún edificio o monumento por encima de la garantía de los Derechos Humanos y las vidas de las personas y las ciudadanas.

Para la activista, está fuera de lugar el reclamo, señalando que los monumentos están ahí como memoriales de luchas en las cuales precisamente se reclamaba a los gobiernos la falta de derechos y de aprecio por la vida de la sociedad. ‘Si se destruyen esos monumentos se harán otros. Y habrá nuevas luchas y nuevas conquistas. Lo fundamental de la Matria Somos las personas que la habitamos’, finalizó.

La esperanza que no llegó

‘La alta expectativa que generó la llegada de un gobierno de izquierda para las mujeres, no se cumplió’ así lo señaló Conzuelo Gutiérrez, presidenta del Colectivo de Mujeres Activas Sinaloenses quien legitimó la lucha de las víctimas que tomaron la CNDH, reconociendo la deuda histórica que se tiene para con ellas.

Señaló que desde el 2005, cuando se empezó a sistematizar y cuantificar los delitos de violencia contra las mujeres, los crecientes índices de violencia han aumentado el hartazgo de víctimas que no son atendidas.

LO DIJO:

‘Mientras el estado no se haga cargo de las víctimas no habrá reconciliación. Cada vez son más víctimas y ese número tan grande va aumentado esta rabia que eventualmente está manifestada de diferentes formas y condiciones. Nadie puede legitimar la lucha de las madres con hijos desaparecidos, son madres que luchan desde 10, 15 años atrás y no se puede vivir así, eso le debería quedar muy claro a los gobiernos’.

Conzuelo Guitérrez. Presidenta del C’MAS.

Para Gutiérrez la toma es legítima por la responsabilidad gubernamental del más alto nivel, ya que regularmente se vuelca toda la culpa a organismos sin recursos, ni capacidad para atender a las víctimas.

‘Son las fiscalías estatales y la Fiscalía Federal las que deben ser atendidas, se debe enfocar todo el trabajo ahí, ahí están los nudos donde se atora la justicia’ puntualizó.

‘Una vaquita para las compas’

Mariel Yee, integrante del C’MAS y de Feministas Alteradas Sinaloenses, señaló que la lucha involucra a familias hartas de la omisión por parte de las instituciones, lo que supone un suceso histórico para la lucha feminista en México.

Para Yee, la toma del inmueble genera un impacto positivo en la búsqueda de justicia, separándola del patriotismo romántico que se ha convertido en el principal crítico de las manifestaciones feministas.

LO DIJO:

‘Más allá de las instalaciones y los símbolos patrios, a la patria no le importan las mujeres, a la patria no le importan las niñas, nos están asesinando, nos están violentando, nos están acosando y no hay una respuesta positiva. No deberíamos celebrar que aparezcan cuerpos de mujeres, es que no deberían desaparecer estas chicas. Esta idea romántica de la historia, morir por una patria a la que le importas un comino ’.

Mariel Yee. Activista feminista

Con la ayuda de colectivas locales y activistas, Mariel ha comenzado una ‘vaquita’ para enviar apoyos económicos a los grupos que mantienen tomada la CNDH, con el fin de cubrir necesidades elementales y mantener viva la lucha.

‘Mi total admiración y respeto, son mujeres muy valientes’ finalizó.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo