Tema de hoy

Fortalecer y defender a la UAS que es de los sinaloenses, no a la que es botín de unos cuantos

La UAS debe pedir que el Congreso la atienda pero también convertirse en la primera interesada en que se le revise la estructuración de sus ingresos y egresos.

El rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa, Juan Eulogio Guerra Liera, le solicita a la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado una reunión en la cual le expondrá los apremios financieros que enfrenta la casa de estudios y se atiendan estos con los recursos públicos estatales que se otorgarán en 2021 a la institución educativa.

Hace décadas que en cada cierre de año la UAS aduce crisis económicas pero al mismo tiempo se cierra a mecanismos de fiscalización y auditoría que detecten si el déficit presupuestal proviene de la desatención gubernamental o bien del uso inadecuado del dinero que recibe, cuestión central que llevaría a medidas de reasignaciones presupuestales o bien de austeridad y castigo al posible manejo irregular del subsidio.

Al tratarse del principal centro de enseñanza que se encarga de ofrecer a más de cien mil sinaloenses un futuro comentado en el conocimiento, la casa rosalina tiene la ineludible obligación de rendir cuentas, peso por peso, para demostrar que el financiamiento público lo destina por completo a la educación media, superior y posgrados, sin que existan fugas presupuestales en favor de particulares o camarillas.

En momentos en que los ajustes presupuestales exigen racionalidad y transparencia máximas a las entidades que reciben recursos públicos, la UAS debe pedir que el Congreso la atienda pero también convertirse en la primera interesada en que se le revise la estructuración de sus ingresos y egresos. Mientras ofrece productos académicos genuinos y competitivos, como es el caso del alumno de la preparatoria “Heraclio Bernal” de Cosalá, Cruz Francisco Osuna Aguirre, que ganó medalla de oro en la trigésima Olimpiada Nacional de Biología, le vendría bien eliminar en su horizonte las nubes de sospecha que evitan que sus éxitos brillen con todo.

La UAS es patrimonio de los sinaloenses, de nadie más, y le corresponde a la sociedad, representada en el Congreso, aislarla de ambiciones políticas o codicias personales que la conciban como botín y la disminuyan como el alma máter que en esencia es. Ya es hora de marcarles límites a quien o quienes crean que podrán apoderarse del gran baluarte educativo de Sinaloa y que la defensa cívica estará cruzada de brazos.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo