Familia

Protocolo navideño | 10 acciones para cuidarse durante las fiestas decembrinas

Para poder minimizar los contagios, ya que evitarlos completamente es casi imposible, es importante no bajar la guardia.

Se acaba el año, pero no la pandemia.

Con los recientes anuncios sobre la vacuna de inmunidad al Covid-19 y la manera en que será distribuida, probablemente se generará un relajamiento entre la población, ante las fiestas decembrinas y las reuniones familiares que estos evento proponen.

Más allá del covid, otros virus respiratorios como la gripe y la influenza, las enfermedades infecciosas respiratorias causan millones de muertos, de hecho, la tasa de muerte es estacional: muere más gente en invierno que en verano.

Hasta que la mayoría de la población esté inmunizada o vacunada, se tiene que seguir teniendo mucho cuidado con este virus.

En Estados Unidos se detectó un aumento de defunciones después de las celebraciones de Thanksgiving (Día de Acción de Gracias), una fecha muy parecida a las celebraciones de navidad en Latinoamérica, enmarcando lo que podría ser un escenario parecido para estas fechas en México.

Para minimizar los contagios, ya que evitarlos completamente es casi imposible, es importante no bajar la guardia aun en las reuniones familiares entre personas que viven en una misma casa, pero que tienen contacto con el exterior.

Expertos recomiendan un decálogo protocolario para este tipo de reuniones navideñas.

  • Lo mejor sería no juntarse y cuanta menos gente mejor: cinco, mejor que diez. Prioricemos: mejor sólo con gente con la que convivamos. Si tenemos cualquier síntoma: ¡no vayamos!
  • Aplicarse alcohol en gel al llegar a casa y si es posible, lavarse las manos frecuentemente. Demostremos todo nuestro cariño, pero mejor sin besos ni abrazos.
  • Usemos mascarilla todo el tiempo que podamos. Si nos la quitamos, mejor no dejarla encima de la mesa, usemos una bolsita de plástico o un sobre de papel.
  • Si es posible, sentémonos en sitios alternos (en zig-zag) para que no haya nadie en frente nuestro.
  • Que sirva la mesa una sola persona. Mejor no compartir platos, nada “al centro”.
  • No brindemos tocando las copas y no mezclemos y confundamos los vasos: bebamos cada uno de nuestra copa.
  • Procuremos no levantar mucho la voz, cantar o gritar.
  • Si es posible, recordemos que siempre es mejor en el exterior que en el interior. Si no podemos, procuremos ventilar con frecuencia: que corra el aire.
  • Si alguno fuma, que lo haga en el exterior.
  • Cuidemos especialmente a los más vulnerables: personas mayores o con enfermedades.

Respecto a las compras de Navidad, se aplican los mismos criterios: evitemos lugares muy concurridos, con mucha gente, planificar las compras para que no sean en horas punta y tener en cuenta siempre las compras en línea.

Disfrutar de la navidad mientras nos cuidamos es posible, festeja con tus seres más allegados, para que en próximas navidades puedas estar en compañía de todos aquellos a quienes extrañas.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas