Tema de la semana

Tema de la semana | 5 retos para empezar a conocer a los candidatos en Sinaloa

A pesar de la tregua que los precandidatos deben guardar en lo referente a pedirles el voto a los ciudadanos, bien podrían esbozar los programas de gobierno e ideas de vanguardia para sacar a Sinaloa del atolladero en que lo encontrarán por las secuelas de la pandemia y persistentes problemas de seguridad pública, rendición de cuentas, estancamiento económico y desarrollo sustentable.

Al iniciar en marzo, las actividades de proselitismo se convertirán en el ruidoso cruce de ataques y demagogias con la participación de centenas de aspirantes de diferentes partidos que buscan acceder a cargos públicos y de representación popular. Pero también marcará la hora de saber qué quieren aportarle a esta entidad federativa que en lugar del proceso electoral lo que ve es la coyuntura para ir por un mejor destino.

Por lo pronto, al concluir las precampañas de los candidatos a gobernador el proyecto es lo que menos se conoció y los anticipos de descalificación entre los contendientes dan visos de luchas por el poder sin importar los medios, a costa de lo que sea, sosteniendo la táctica que le va más al voto irreflexivo que al cotejo de los planteamientos con sustancia.

A los sinaloenses se nos debe conceder ya la mayoría de edad en cuestiones de desarrollo político porque crece el segmento de ciudadanos que participan, analizan y se involucran en la toma de decisiones que competen al ámbito colectivo. Por lo tanto, resultaría interesante ver los alcances de los pretensos en temas decisivos de la agenda pública estatal.

CINCO TEMAS PARA CONOCER A LOS CANDIDATOS

1 Prolongada pandemia de coronavirus. Aún en los escenarios más optimistas, las consecuencias de más de un año de crisis sanitaria por la enfermedad Covid-19 se mostrarán durante muchos meses después. De resolverse la elección en curso conforme a las fechas previstas, del 6 de junio emanarán autoridades y legisladores a los que la improvisación no les será permitida. Los riesgos para la salud de los sinaloenses, la economía constreñida y las variables que registra el virus SARS-CoV-2 necesitarán de políticos que en cuanto tomen posesión de los cargos estén operando las soluciones.

2 Transparencia y combate a la corrupción. A los sinaloenses les resulta difícil detectar avances en el castigo a delitos que atentan contra las finanzas públicas y en las más recientes mediciones evalúan mal al gobernador Quirino Ordaz Coppel en aspectos como la atención a la pandemia y combate a la corrupción. No obstante que existe la estructura de fiscalías, sistemas anticorrupción, auditorías y órganos internos de control, la noción social considera la inexistencia de voluntad política para que todo ese andamiaje legal funcione contra los predadores del erario.

3 Seguridad pública con estado de derecho. Continúa inconclusa la tarea esencial para lograr que la población viva tranquila, perciba el abatimiento de índices de corrupción, confíe en sus fuerzas de seguridad pública y arraigue la cultura de los valores y el respeto a la ley. Si bien es cierto que Sinaloa registra desaceleración en la incidencia de delitos de alto impacto, como son los casos de homicidios dolosos, dicho avance se diluye con el crecimiento de ilícitos como desapariciones forzadas, desplazamiento por violencia en las zonas serranas, persistencia de hechos de feminicidios y la nociva participación de elementos policiacos en el bando criminal.

4 Retomar el crecimiento económico. Aparte de fortalecer a los sectores primarios para que mejoren en competitividad, la empresa local necesitará de acciones que la recuperen de la caída originada por la situación endémica; la atracción de inversiones extranjeras se dificultará en caso de no encontrar incentivos que palien los efectos de la emergencia sanitaria mundial. La pesca y la agricultura enfrentan el deterioro ocasionado por la incomprensión del gobierno federal a estas actividades estratégicas, el turismo se empeña en subsistir y el empleo se retrae generando pobreza y desesperación.

5 Desarrollo urbano con sentido social. Aún con las medidas tomadas durante la actual administración estatal para reducir el uso de plásticos, fomentar la movilidad alternativa y fortalecer algunas prácticas amigables con la naturaleza, a Sinaloa le quedan bastante pasos por dar en materia de desarrollo sustentable. Faltan por definir programas viables para la reducción de contaminantes mediante un plan estatal de energía que emigre gradualmente hacia fuentes limpias, el ordenamiento de las ciudades con criterios ecológicos, la cultura del cuidado del agua y la estrategia sinaloense ante el cambio climático.

Por lo pronto sería valioso desentrañar qué saben, qué proponen y qué arrestos tienen los pretensos que se someterán al veredicto del voto el próximo 6 de junio, pues de ellos se conoce muy poco aparte de sus deseos por presidir el Poder Ejecutivo Estatal, los 18 Ayuntamientos, el Congreso del Estado o llegar a las curules que le corresponden a Sinaloa en la Cámara de Diputados federal. ¿Qué ofrecen a cambio? Eso es un misterio hasta hoy.

La veda electoral evita que los candidatos realicen actividades dirigidas a convencer a votantes, sin embargo, por qué posponer la pertinencia de desentrañar el material del cual están hechos para enfrentar los desafíos que les esperan en los puestos que quieren obtener. De no medirlos hoy después será tarde y costoso darnos cuenta de improvisaciones, ineptitudes y falta de agallas.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo