Sexualidad

Anorgasmia | ¿Es la falta de orgasmos un problema de salud?

La anorgasmia es la ausencia absoluta de orgasmos durante el acto sexual.

A menudo suele confundirse con la ausencia de apetito sexual o la dificultad para conseguir un orgasmo, pero no, la anorgasmia es la ausencia absoluta de orgasmos durante el acto sexual. De hecho, es probable que la anorgasmia se dé luego de un proceso natural de excitación.

Este tema suele ser un paradigma tabú, sobre todo en el sector femenino, ya que en las mujeres conseguir un orgasmo es un poco más complicado que en el caso de los hombres.

Definir un orgasmo no es fácil,  señala el estudio publicado en The Conversation, ya que es algo que se vive de forma muy subjetiva. La anorgasmia es entonces, un trastorno definido como la dificultad permanente o recurrente, el retraso o la ausencia de alcanzar el orgasmo después de una estimulación sexual suficiente, que causa angustia personal. 

La anorgasmia se clasifica en diferentes tipos: el primero se da en personas que nunca han alcanzado el orgasmo, ni en pareja, ni por masturbación y en segundo escenario, aquellos que solían tenerlos y por alguna razón no pueden conseguirlo en algunos actos sexuales.

Existen diferentes orígenes para este problema sexual que afecta a un cuantioso número de mujeres alrededor del mundo. De un lado están las causas naturales como enfermedades, problemas ginecológicos, partos recientes, alteraciones perivaginales, lesiones pélvicas o el uso de medicamentos. Por otra parte están las causas psicológicas y más frecuentes relacionadas a problemas como:

  • Estrés.
  • Conflictos en la pareja o insatisfacción personal.
  • Experiencias traumáticas previas relacionadas con la sexualidad.
  • Educación sexual restringida o creencias religiosas arraigadas.
  • Falta de comunicación sobre el sexo o inadecuada educación sexual.
  • Pensamientos erróneos o distractorios durante las relaciones sexuales.

LO DIJO:

‘En base a la pregunta que nos hacíamos sobre si es un problema de salud o no, podemos decir que para que sea considerado un problema se deben de dar dos características imprescindibles: que no se produzca el orgasmo a pesar de haber una estimulación sexual adecuada y que cause angustia a la persona. Si tiene dudas pero no cumple estos dos requisitos, entonces probablemente no es su caso’

Cristina Guerra Marmolejo. Enfermera y Sexóloga de la Universidad de Málaga.

Existen diferentes formas de tratar esta condición. Lo primero es atender o descartar la existencia de problemas biológicos o médicos que alteren los alcances sexuales. 

En segunda instancia es necesario acudir con profesionales en materia sexual para entender el problema y atenderlo de manera prudente a través de terapia. Sexólogos de todo el mundo comparten que un cambio de rutina y la estimulación de ciertas emociones positivas inciden de manera exitosa en existencia de orgasmos durante el acto sexual.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo