Seguridad

Presumen mejora de paz en Sinaloa, sin contar desapariciones y desplazamientos forzados

La lógica de la violencia en México cambió, sobre todo en Sinaloa, donde hay más desapariciones que muertes, pero los reportes de paz se mantienen con los mismos indicadores por la falta de atención de parte de las autoridades locales.

El Índice de Paz México catalogó a Sinaloa como una de las cinco entidades en el país con mejoras sustanciales de paz, tras un análisis que dejó fuera la evaluación de violencias con una tendencia a la alza, como la violencia contra mujeres, la desaparición de personas y el desplazamiento forzado interno.

Por ejemplo, en violencia contra mujeres, tomando en cuenta el número de asesinatos, en 2020 se registraron 40 casos, el 5 por ciento de los casos en Sinaloa. En 2010, cuando se llegó al máximo histórico de asesinatos en Sinaloa con 2 mil 250, se registraron 110 contra mujeres. Es decir, en proporción es el mismo grado de violencia.

La diferencia, de acuerdo con el Instituto y datos de la Fiscalía General del Estado, es que hay una disminución importante en los casos de asesinatos.

Sin embargo, en el número de casos de personas desaparecidas la situación es distinta. Solo hasta el mes de marzo de 2021 ya sumaban por lo menos 330 desapariciones de personas en Sinaloa, número similar al que se tuvo en total en todo 2010.

La lógica de la violencia en México cambió, de acuerdo con especialistas como Luis Astorga y Oswaldo Zavala, sobre todo en Sinaloa, donde hay más desapariciones que muertes.

El Índice de Paz México reconoció que existe una disparidad que podría elevar las tasas de violencia, las cuales aún o han podido ser medidas de manera correcta por la falta de homologación entre los estados y la federación respecto a la documentación de casos.

“Hay muchos factores que pueden provocar la desaparición de una persona, y no todas las personas desaparecidas serán víctimas de homicidio. Sin embargo, la tasa de homicidios podría ser significativamente más alta si se incluyeran a las personas desaparecidas que han sido asesinadas”, se indicó en el informe.

En el caso de Sinaloa, de 10 mil 379 casos reportados por la Fiscalía General local, de los cuales por lo menos un poco mil 126 fueron localizados sin vida.

Esos datos no cuentan a los más de 200 cuerpos exhumados en fosas clandestinas registradas por la Comisión Nacional de Búsqueda únicamente en Mazatlán y Ahome durante 2020. Esa, pues, es la referencia que el Índice de Paz México no pudo obtener por la falta de homologación en los estados, debido a que de todos esos cadáveres, solo 18 fueron catalogados como personas asesinadas por la Fiscalía General del Estado, de acuerdo con solicitudes de información hechas al organismo. El resto sigue sin una causa de muerte.

Otro de los delitos que no se analizaron en el país por el Índice de Paz es el desplazamiento forzado interno.

“Sabemos que es importante, pero no hemos logrado tener una forma de medir la violencia y la paz por el desplazamiento y no lo incluimos”

Carlos Juárez Cruz, director en México del Institute for Economics and Peace in Mexico.

Según el reporte Tendencias Globales del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), en 2019 la cifra de personas refugiadas y desplazadas en el mundo alcanzó los 79.5 millones. En 2019 se contabilizaron 28,533 personas refugiadas y desplazadas en México y 70,400 solicitaron la condición de refugiado durante el mismo año.

En el caso de Sinaloa, de acuerdo a reportes de la Secretaría de Desarrollo Social, hubo por lo menos 2 mil 500 personas desplazadas de sus comunidades por hechos de violencia, la mayoría en Culiacán, pero también hubo registros en Choix, Badiraguato y Concordia.

En el Índice de Paz se concluyó que hay tres factores relevantes para que México mantenga altos niveles de violencia, uno de ellos son los grupos criminales organizados, la corrupción de las instituciones y la falta de promoción de la paz.

El primero incluye los enfrentamientos y desastres violentos por “cárteles” como el de Sinaloa y el denominado Jalisco Nueva Generación.

El segundo es sobre un análisis del manejo del gasto para evitar la violencia, pues México, a nivel general, gastó 4.7 mil millones de pesos en 2020 para protegerse, no solo con armamento a grupos militares y policiales, sino de forma privada con la instalación de cámaras, rejas y otras medidas de protección personal.

El tercero, señaló Juárez Cruz, es una situación notoria entre las entidades con participación ciudadana.

Para Sinaloa resaltó la existencia de organizaciones como Parques Alegres, Culiacán Participa, Proeduca, SUMA, Tus Buenas Noticias, Mapasin y Construyendo Paz, los cuales han servido como una forma de promoción de acciones de paz con participación social activa.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo