Ecología

Venadillo: el árbol regional de Sinaloa

Codiciado en diversas regiones del mundo por las propiedades que se le atribuyen a sus frutos, el venadillo es un árbol típico de Sinaloa, que ha quedado relegado por otras especies exóticas.

Aunque el venadillo es una planta nativa de Sinaloa, ya es muy escasa su presencia en el medio natural y antaño se le encontraba de manera común en la selva baja caducifolia y la selva mediana subcaducifolia desde Escuinapa hasta el municipio de Sinaloa siendo especialmente abundante en Concordia junto con el Cedro.

El árbol de Venadillo o caoba tiene un aspecto particular que los distingue del resto, suelen ser muy corpulentos, midiendo más de un metro de diámetro a la altura del pecho. Sus ramas tienen un aspecto robusto cuyo color de la corteza casi no varía con relación al del fuste y sus  hojas suelen ser brillantes y puede distinguirse la forma asimétrica de sus foliolos.

Parques Alegres precisa que se trata de  una especie pionera longeva (especies que aparecen en el bosque y permanecen por muchos años). Aunque es heliófita, es tolerante a la sombra leve, propiedad que le permite desarrollarse bajo la sombra. Crece en tierras bajas tropicales entre los 0 a 1,500 msnm de altitud, llega a tener un temperatura promedio de 23 a 28ºC. La caoba comienza a florecer entre los 12 y 15 años, durante los meses de noviembre y abril. Y finalmente los frutos aparecen entre marzo y agosto

Los frutos de estos árboles son erguidos, de color grisáceo hasta rojizo y miden más de 10 cm de largo, lo que los hace muy conspicuos. Están colocados en los extremos de las ramillas; cuando los frutos caen quedan abiertos al pié del árbol, lo que ayuda para su identificación. Finalmente, Jobo tiene sus frutos pequeños y no tiene contrafuerte significativo, por lo que difícilmente puede confundirse con esta especie en el campo.

El uso medicinal

La industria farmacéutica ha estudiado sus semillas desde el año 1990, ya que son utilizadascomunmente en la medicina tradicional para tratar los problemas pectorales, catarros, tos, e incluso cáncer y amebiasis por sus propiedades antihelmínticas.

A pesar de su toxicidad, las semillas muestran cualidades positivas que se aproximan a las del aguacate y a las del aceite de girasol.

La semilla germinada rinde hasta un 45% de su peso en aceite. De esta producción se obtiene un 18% de ácidos grasos saturados, (principalmente palmítico y esteárico), y un 30% de poliinsaturados (básicamente linoléico y linolénico).

Las semillas, además, despiertan mucho interés comercial en cuanto a la posible aplicación que sus componentes puedan tener tanto en cosmética como en su uso como pesticida.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo