Elecciones 2021

Cómo describir el presente contexto político en un país de dos bandos electorales

Actualmente en el sistema político mexicano se observa una tendencia a la dicotomía o a la bipolaridad sin matices ni puntos medios.

Lejos de apreciar en el presente contexto electoral del país un sistema democrático plural, donde los ciudadanos dispongan de una plataforma diversa de ideologías, corrientes políticas y propuestas de acciones prácticas para alcanzar objetivos de gobierno, es decir, opciones convincentes, el panorama político apunta hacia a la exacerbación  de la polarización.

Actualmente en el sistema político mexicano se observa una tendencia a la dicotomía o a la bipolaridad sin matices ni puntos medios, ejemplos dialecticos o elementos que generan reacción como liberales contra conservadores,  autoritarismo contra democracia, izquierda o derecha; expresiones como “estás con ellos o estás con nosotros”, es lo que prolifera en nuestro entorno.

No hay más. Solo hay dos grandes bandos a elegir.

En general, lo anterior son interpretaciones de la realidad que han concebido los más destacados intelectuales, columnistas, periodistas y académicos del país. Pero incluso este círculo selecto no ha sido exento de emitir juicios de valor; a fin de cuenta son ellos los que tratan de influir en la opinión pública.

Un claro ejemplo es el “Manifiesto por la República, la democracia y la libertad” firmado por personajes como Roger Bartra, Gabriel Zaid, Enrique Krauze, Ángeles Mastretta, José Woldenberg, Héctor Aguilar Camín, entre muchos otros, donde abiertamente llaman a la población a frenar el actual proyecto de nación que encabeza Andrés Manuel López Obrador.

“Las elecciones del 6 de junio en México pueden consolidar la deriva autoritaria del gobierno o propiciar un equilibrio político democrático”, advierte el antropólogo Roger Bartra.

No obstante, el ejercicio de participación ciudadana de los intelectuales citados cayó como anillo al dedo al bloque político opositor del Gobierno Federal, quienes se encargaron de exaltar y reproducir de manera mecánica sus argumentos en cada presentación electoral.

Interesante también es el punto de vista del periodista Luis Cárdenas, quien tratando de mantener una neutralidad del actual contexto político se pregunta si “¿alguien recuerda un debate por argumentos y no por lo gracioso que resulta el tropiezo que provoca la ignorancia de la mayoría de los candidatos?”.

Desacreditando a todos los partidos políticos por igual y a sus representantes por el vacío de sus propuestas, su reflexión vira a que los ciudadanos debieran emitir su voto enfocándose en la persona y no en el color partidista. Deslindándose, de este modo, de adherirse como elector al juego demagógico de corruptos contra honestos.

Por su parte el historiador Lorenzo Meyer, a quienes muchos consideran más a fin al Gobierno Federal, trata de justificar la presente turbulencia política con un análisis de largo plazo al opinar que el país está pasando por una oportunidad crítica. “¿Está o no México en medio de un proceso que responde a las características de coyuntura histórica crítica?”, se pregunta, sugiriendo que el resultado de las próximas elecciones tan solo dará pistas y no certeza.

Si bien el sistema de partidos en México sufre un proceso de descomposición, hasta el momento no ha surgido un consenso que remplace este modelo de representación colectiva.

El gran porcentaje de indecisos que se registraron en las diversas encuestas a lo largo del proceso electoral debe ser tomado como un signo de preocupación entre las autoridades y un síntoma de desencanto por los políticos y sus gobiernos entre la ciudadanía.

Aun así, el abstencionismo está lejos de ser una forma efectiva de fortalecer el rumbo democrático de México; y aunque legalmente no estamos obligados a acudir a las casillas a votar, la participación ciudadana del sufragio efectivo sí nos da el derecho a reclamar y criticar a quienes no cumplieron sus promesas de campaña y acciones de gobierno.

En cuanto al fenómeno de polarización política que vive el país, una medida podría ser el voto cruzado o plural que genere un efectivo contrapeso entre los tres poderes en el Gobierno Federal y sus entidades federativas.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo