Tema de hoy

Lo que la pandemia nos recuerda: el titánico esfuerzo de la sociedad civil en Sinaloa

Nunca olvidemos a aquellos que, en vez de resignarse a ver pasar los contagios y decesos, prefirieron apostarle al humanismo en su máxima expresión.

Para valorar el esfuerzo de la sociedad civil de Sinaloa en materia de prevención y atención de la actual emergencia sanitaria, debe conocerse más la trascendente acción cívica en medio de dificultades que ni las mismas autoridades competentes logran controlar pues, al contrario, se evidencian enredadas y en ocasiones hasta paralizadas por la dimensión de la pandemia del coronavirus, impredecible pero a la vez desestimada en sus afectaciones.

Ha alcanzado relevancia nacional e internacional el funcionamiento en Culiacán del llamado “Covitario” que con el trabajo memorable de la doctora Martha Alicia Torres Reyes, coordinadora de Salud del Ayuntamiento, ofrece atención y medicamentos a enfermos de Covid-19, habilitando su vivienda como centro médico de primer contacto. A esta tarea humanitaria que es fundamental para evitar que los contagios de coronavirus escalen a cuadros de gravedad que requieren hospitalización, se han sumado ciudadanos y organizaciones no gubernamentales.

También ha sido reseñado por medios locales y extranjeros el trabajo del neumólogo Héctor Ponce Ramos que desde hace año y medio ofrece consultas a distancia para los infectados por el virus SARS-CoV-2, sin que el servicio tenga algún costo o distinga si los que lo solicitan poseen o no capacidad económica. De manera reservada, sin pretender el reconocimiento que por cierto ni las instituciones estatales de gobierno le expresan, el ex secretario de Salud permanece con la mano extendida y los conocimientos disponibles a quienes lo necesiten.

Por fortuna, en Sinaloa hay bastante gente solidaria que ante cualquier contingencia se moviliza en apoyo al prójimo. Destaca también la organización de la población para ofrecer víveres a desempleados por el confinamiento de 2020, y el codo a codo del Grupo Coppel para dotar a los hospitales de ventiladores requeridos por los afectados del coronavirus, ayudar en la logística de distribución de insumos clínicos, implementar el correspondiente call center y ofrecer hospedaje a personal médico para evitar que éstos fueran vía de contagios en sus familias.

En tiempos en que el sistema de salud pública estatal luce anquilosado, rebasado y con baja capacidad de maniobra frente a la pandemia, los sinaloenses vuelven a abrir los senderos de emergencia por los cuales la tierra de los once ríos encuentre esperanzas y respuestas donde todo lo demás es complicación y desesperación. Nunca olvidemos a aquellos que, en vez de resignarse a ver pasar los contagios y decesos, prefirieron apostarle al humanismo en su máxima expresión.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo