Historia

‘Edén’, la primera Iglesia Bautista de Culiacán

Actualmente José Humberto García Sánchez es el pastor al frente de la iglesia “Edén”, quien explica que el funcionamiento del templo sigue manejándose de la misma manera que desde su fundación.

Primera Iglesia Bautista “Edén” de Culiacán A.R.

Primera Iglesia Bautista “Edén” de Culiacán A.R.

En nuestro país existen personas que practican una gran variedad de creencias religiosas. Y aunque el catolicismo continua siendo la predominante entre la mayoría de la población mexicana, nuestra Constitución garantiza la tolerancia y el derecho de conciencia y de religión. De igual modo de divulgarla libremente ya sea individual o colectivamente, tanto en público como en privado.

Pero esto no todo el tiempo fue así y por extraño que parezca la primera Constitución de 1824 establecía que la religión oficial sería la católica, no permitiendo la libertad religiosa entre sus leyes.

Esta condición política no admitió la proliferación de otras creencias y cultos en nuestro territorio sino hasta finales del siglo XIX, luego que tras la guerra entre liberales contra conservadores (protagonizada por Benito Juárez) se constituyera oficialmente las separación de la Iglesia y el Estado.

En esta etapa incluso fueron políticos liberales promitentes quienes comenzaron campañas para atraer otras religiones con el propósito de quitarle influencia a los obispos mexicanos, que contaban todavía con gran influencia política en muchas regiones del país.

Por otro lado, muchos políticos del bando liberal también tenían la impresión de que el protestantismo poseía un carácter de modernidad, principalmente por ser la religión más practicada en países que en ese entonces eran modelos de civilización como Estados Unidos e Inglaterra.

Fue de nuestro vecino del norte, de hecho, donde comenzaron a aventurarse los primeros misioneros protestantes estadounidenses, fundadores de estas primeras iglesias en México y sin ningún tipo de restricciones.

Por ejemplo, en 1873 Thomas Nelson, embajador de los Estados Unidos en México, presentó al presidente Lerdo de Tejada  seis ministros protestantes “que venían a propagar sus credos para acabar con la intolerancia y el fanatismo”.

LEE MÁS: Entre sonorenses y sinaloenses: afinidades y diferencias

En Culiacán, mientras tanto, la primera iglesia protestante de la que se tiene registro fue constituida el 24 de enero de 1917 con el nombre de Primera Iglesia Bautista “Edén” de Culiacán A.R (Asociación religiosa) luego que unos años antes, miembros de la Iglesia Bautista de Navojoa, en Sonora, se introdujeron en nuestro estado con la misión de llevar a cabo una labor evangelizadora.

Ese día, sus primeros miembros fueron bautizados en las riberas del río Culiacán eligiéndose al hermano F.G. Soria como su primer pastor.

Sobre la esquina de la calle Juan Carrasco y Mariano Escobedo en el primer cuadro de nuestra ciudad, se ubica un pequeño templo que podría pasar desapercibido para muchos ciudadanos por el ajetreado ritmo de la dinámica citadina. Pero una vez que nos desprendemos del bullicio de los cláxones del transporte público y automovilistas y la prisa de los transeúntes, al voltear hacía arriba de la fachada de dicho edificio se puede apreciar unas letras que dicen Templo Bautista 1928.

Se trata del templo que  cobija la Primera Iglesia Bautista, aunque como se señaló anteriormente ya había comenzado a funcionar con anterioridad, pero en otra dirección. Desde su nacimiento esta organización religiosa se ha encargado de ir registrando sus actividades a través de actas de sesiones desde la primera celebrada en 1917, convirtiéndose en un verdadero compendio documental histórico resguardado en la biblioteca del templo.

En estos archivos se relata desde la primera compra del cajón para los bautizos, bancas, el nombramiento de los tesoreros y sus informes. También sobre los estudios del “Manual Normal para Sociedades Femeniles” o de los “estudios infantiles” a cargo de órganos internos de la iglesia como la Sociedad Femenil.

En general, durante estos primeros años de actividades se muestra una íntima relación con las demás iglesias bautistas existentes en el estado de Sonora, donde era habitual que hermanos de ambas entidades iban y venían con el fin de tejer redes de colaboración a favor de su causa.

LEE MÁS: CULIACÁN: 5 SIGLOS DE TRANSFORMACIONES

Actualmente José Humberto García Sánchez es el pastor al frente de la iglesia “Eden”, quien explica que el funcionamiento del templo sigue manejándose de la misma manera que desde su fundación. Detalla que ellos conforman un gobierno democrático, o teo-democrático, donde toda la iglesia son participantes de las decisiones que se toman.

“Yo como pastor soy un administrador que está al frente de la iglesia, pero mi autoridad es solo delegada por la Mesa Directiva de la misma”, explicó.

Detalla que cada iglesia bautista es independiente y no existe una autoridad superior a la manera que funciona el Vaticano con el catolicismo, sino que los miembros de cada templo se gobiernan así mismos. No existe algún tipo de presbiterio al cual tengan que estar sometidas; sin embargo, precisa que las iglesias locales, en una decisión libre, se agrupan en convenciones o asociaciones pero no existe tal cosa como un líder mundial.

“Estas asociaciones sí pueden ser regionales, nacionales y hasta mundiales, pero no en términos de jerarquía, sino en términos fraternales de cooperación para llegar a más lugares en el mundo y principalmente practicar el Evangelio del señor Jesús”, comenta.

Los miembros que integran hoy en día el templo “Edén” son de 85 personas, quienes se reúnen los domingos y miércoles; y su sostenibilidad depende exclusivamente de los diezmos, ofrendas y primicias, tres tipos de ingresos solventados por esta comunidad.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo