Derechos Humanos

David y Sugey, dos turistas de Coahuila, fueron desaparecidos en Mazatlán

La señora Liliana contó cómo ha sido desde ese día que ocurrió la desaparición, describiendo escenas de dolor y desesperación al no contar con información suficiente. Se han tomado, dijo, con instituciones descoordinadas y que ella misma se decidió a buscar con sus propios métodos para tratar de encontrar a su hijo.

David y Sugey viajaron a Mazatlán para pasar un fin de semana de vacaciones, pero los dos jóvenes de 22 y 20 años ya no regresaron a sus casas en Torreón, Coahuila.

“Mi hijo me avisó el jueves 2 de septiembre que viajaban a la ciudad de Mazatlán, un viaje para divertirse y estuvo en comunicación conmigo los días 2,3 y 4, subió videos en la Zona Dorada, pero ese sábado dejó de usar su celular, me manda a buzón“, dijo la señora Liliana Quiñones Nava, madre de David.

Lo mismo sucedió con la familia de Sugey. Ella ya no contesta mensajes ni llamadas, su número aparece desconectado y nadie da paradero de ellos.

Lee también: Tema de la semana | Desapariciones forzadas, crisis oculta bajo tierra sinaloense

Sugey lleva 18 días desaparecida, El Siglo de Torreón

La señora Liliana contó cómo ha sido desde ese día que ocurrió la desaparición, describiendo escenas de dolor y desesperación al no contar con información suficiente. Se han tomado, dijo, con instituciones descoordinadas y que ella misma se decidió a buscar con sus propios métodos para tratar de encontrar a su hijo.

El día 4 de septiembre dejó de recibir mensajes de David y eso no le pareció una buena señal. Llamó a las autoridades municipales de Mazatlán para pedir una búsqueda. También llamó al hotel donde se hospedó, pero la habitación no fue registrada con el nombre de su hijo, sino de Sugey, y eso complicó conocer más datos.

El lunes 6 de septiembre la desesperación la consumió, fue a la Fiscalía de Coahuila y pidió se abriera una investigación para pedir a las autoridades de Sinaloa que también se activaran. Aquí comenzó una travesía.

Las autoridades de Coahuila le dijeron que debía esperar 10 días para tener confirmada la colaboración entre autoridades y la madre de David se sorprendió, tomó sus cosas y decidió dejar pasar ese curso mientras ella iniciaba una investigación de manera independiente.

Viajó a Sinaloa con uno de sus hijos y juntos comenzaron a preguntar por todas partes. Fueron al hotel, pidieron grabaciones, acudieron a la Vicefiscalía Zona Sur y levantaron una denuncia para que comenzara una búsqueda inmediata.

Los policías de la agencia de desapariciones, entre ellos un abogado de nombre Nestor, dijeron que revisarían todo lo posible, solo que los resultados no serían tan rápido como quería.

“Fui yo sola a barandilla, me fui y me metí hasta adentro de Cruz Roja y metimos también denuncia de robo de carro. Fui hasta con el presidente municipal (Luis Guillermo Benítez Torres, de Mazatlán) porque pasan los días de cuando yo puse la denuncia y fui a Fiscalía todos los días”, señaló la señora.

En un principio esa investigación avanzó porque la señora Liliana presionó, así logró ver que David y Sugey habían salido del hotel alrededor de la 1 de la tarde del sábado 4 de septiembre, con las videocámaras de seguridad se les vio también en la avenida Ejército Mexicano y más tarde en un restaurante de pollos asados.

“Yo ya toda desesperada vuelvo a ir y me dicen que ya enviaron información a Durango y a Torreón y que solo estaban a la espera de las colaboraciones, pero ya había pasado mucho tiempo”, aseguró.

Lee también: ¿Dónde están? | Sinaloa y un lugar llamado Desaparecido

Pidió se buscara los registros telefónicos, ahí encontró una pista nueva: la última conexión del teléfono de Liliana fue a las afueras de Mazatlán, previo a tomar la carretera libre a Durango.

Con esa información viajó a ese Estado , donde pidió se hiciera una búsqueda y las autoridades le ofrecieron usar drones para tomar imágenes en la carretera libre y la de cuota. Esos drones son usados habitualmente para atender accidentes, deslaves y más situaciones de peligro en las carreteras.

También imprimieron fichas de búsqueda y se pegaron en distintos lugares de Durango. Esto sirvió para una nueva pista.

Una persona se comunicó al 911 y dijo que el carro donde viajaban David y Sugey había sido visto en Potrerillos, un pueblo al sur de Sinaloa. La institución de radio operación comunicó esa información a la Fiscalía de Durango y esta a su vez a la señora Liliana.

Apenas se enteró y llamó a la Fiscalía de Sinaloa, donde el investigador de nombre Nestor le dijo que ese lugar era difícil por el nivel de peligro.

“Yo le hablo a este señor Nestor y le digo que me estaban dando una pista, pero el me dice que no le habían hablado personalmente. Le contesto que ya le estoy hablando yo, que por favor me ayude y esperen en la carretera libre para yo poder ver qué fue lo que pasó, pero me dice que no iba a hacer caso a una llamada de 911, que no va a molestar a la Guardia Nacional y me indica después que es un lugar muy peligroso”, recordó.

Enojada y con el desespero de tener a su hijo desaparecido por más de 15 días tomó su carro y viajó a ese pueblo, habló con el comisario y juntos se internaron por veredas en la entraña de la sierra, pero no encontraron nada. El hombre le prometió que si llegaba a ver algo se lo haría saber.

“Yo les volví a hablar a los de la Fiscalía, les dije que nadie había ido a buscar, a preguntar sobre desaparición de mi muchacho. Les dije que la gente es muy servicial, pero que no sabían del caso y uno de los investigadores me dijo ‘es que no le entiendo’ y le dije que no, que sí me entendía, que nadie sabía de la desaparición de los muchachos, que nadie los había buscado y que cómo era posible que todo el mes de septiembre me dijeron que los habían buscado, que me calmara, pero simplemente la gente no sabe”, señaló la madre de David.

Ha pasado un mes y medio de esa desaparición, la señora Liliana no ha parado y juró no hacerlo hasta encontrar a su hijo y a Sugey. Luego de hacerlo volverá a Torreón, sin buscar más, pues eso sería un desgaste mayor al que se ha enfrentado.

Lee también: De Sinaloa para el mundo, el grito de auxilio de los desaparecidos y sus familias

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo