Legislativo

Oscar Liera | Su vida y obra a 3 décadas de su muerte

A 32 años de su muerte, el Poder Legislativo de Sinaloa homenajeó en su recinto su trabajo como dramaturgo, pero también su justa lucha política

Foto: Vanguardia.

Foto: Vanguardia.

Quienes conocieron y convivieron con el dramaturgo sinaloense Óscar Liera lo recuerdan como un hombre rebelde y sensible al arte; una persona en búsqueda de la verdad, la distribución equitativa de la riqueza, así como la igualdad entre los hombres y las mujeres.

Al respecto, el secretario del Congreso del Estado, José Antonio Ríos Rojo, recuerda como una tarde de 1987 el artista se presentó a las oficinas del extinto Partido Mexicano Socialista (PSM), por la calle Antonio Rosales, con las intenciones de participar en la campaña que lanzaría la candidatura de Heberto Castillo Martínez a la presidencia de México.

Esta y otras anécdotas y añoranzas fueron las que salieron a relucir en la conferencia magistral realizada por el Congreso del Estado titulada “Los caminos de Liera: vida y obra de un rebelde”, impartida por el actor y promotor cultural Arturo Díaz de Sandy.

En dicha reunión virtual se platicó tanto de la personalidad de Oscar Liera, sus puestas en escena, su significado para el teatro sinaloense y su legado dentro de la Universidad Autónoma de Sinaloa.

Oscar Liera fue descrito como una figura controversial por no quedarse callado ante las injusticias, esforzándose por crear un pueblo sensible. Es por eso que a 32 años de su muerte el Poder Legislativo de Sinaloa homenajeó en su recinto su trabajo como dramaturgo, pero también su justa lucha política.

LEE MÁS: El chacal de La Lomita

El conferencista expresó que siempre que puede hablar del trabajo de Oscar Liera lo hace porque tiene mucho que agradecerle.

“Oscar Liera siempre estuvo rodeado de historias, tanto en su barrio donde pululaban la mayoría de los personajes de sus obras, entre ellos Malverde; sin embargo, quien más le compartía sorpresas era su nana, la abuela materna, ella le puso fabulas, relatos de acontecimientos de su vida y cuentos”, dio a conocer.

Arturo Díaz explicó que la vivencia que influyó en su carrera profesional fue un día que él junto con amigos se acercaron a la concha acústica del Parque Constitución y vieron un ensayo teatral de la obra “El árbol del buen deseo”, quedando maravillado.

Narró también como el centralismo cultural de 5 siglos marcó un antes y un después con Oscar Liera, donde para poder destacar en cualquier disciplina artística era necesario migrar a la capital del país.

“El paladín de la provincia fue Oscar Liera, en los ochentas Liera regresa de tiempo completo a Sinaloa para formar el Taller de Teatro de la Universidad Autónoma de Sinaloa (TATUAS), con un teatro que recogía las leyendas de la región y las pasaba con aliento poético al escenario”, expuso.

Antes de ello, el ponente explicó cómo en los años cincuenta inició la escuela de teatro mexicano, donde un grupo de poetas hacían poesía en voz alta, formando desde entonces las corrientes del nuevo teatro. Dijo que los autores que nacieron en esa época tuvieron otra forma de percibir la realidad, poniendo el dedo en la llaga de la simulación de la vida pública de esa época.

LEE MÁS: Gilberto López Alanís, el guardián de la historia de Sinaloa

Oscar Liera estudió Letras Hispánicas en la Universidad Nacional Autónoma de Sinaloa donde llegó a impartir cátedra durante algunos años en la Facultad de Filosofía y Letras. Posteriormente partió a Europa para especializarse y tomar talleres de teatro.

“Escribo para conjugar recuerdos para hacer un tiempo donde el futuro y el pasado tengan validez en este instante”, comenta Arturo Díaz de Sandy que Oscar Liera llegó a escribir en alguna ocasión.

Con su retorno a Sinaloa, el teatro regional tuvo un despegue espectacular formando compañías teatrales, profesionalizando lo que era hasta ese momento un teatro amateur y poniendo al noroeste en el mapa de México.

Oscar Liera murió en 1989 a los 42 años de edad a causa de una enfermedad en Culiacán luego de 150 montajes escénicos. Entre sus obras de teatro destacan “Los camaleones”, “Las fábulas perversas”, “El camino rojo a Sabaiba”, “Los negros pájaros del adiós”, “Camino a Tatuas”. Llegó a publicar un libro de poesías titulado “Elisa y sus siete muertes” en 1978.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo