Ayuntamientos

Culiacán | Lo cierto y lo falso de la ‘privatización de la basura’

El secretario del ayuntamiento, Othón Herrera y Cairo, aclaró a ESPEJO que tan cierto es que haya planes para privatizar la basura en el municipio

Los rumores de una supuesta privatización del relleno sanitario de Culiacán por parte del Gobierno Municipal generó una movilización de los pepenadores del “basurón”, quienes antes de entablar una reunión con el alcalde Jesús Estrada Ferreiro, optaron por bloquear la principal avenida de la capital, ocasionando congestionamientos viales en el primer cuadro de la ciudad.

FOTO: Leo Espinoza

Casi dos días después de la protesta, el presidente municipal accedió a cumplir con el pliego petitorio de los manifestantes, asegurando que no hay tal proyecto de privatización, pero que sí es posible contratar a una empresa privada para el procesamiento de los desechos de los habitantes de Culiacán.

Al respecto, consultamos al secretario del Ayuntamiento, Othón Herrera y Cairo, quien nos explicó detalladamente las intenciones, en un futuro próximo, sobre los posibles cambios que habrá en el relleno sanitario, un espacio donde más de 500 pepenadores de colonias aledañas subsisten reciclando basura.

“Hay tres términos en el derecho administrativo que te hablan de cómo se pueden prestar los servicios. Entonces comúnmente la prestación de un servicio público lo da la autoridad por sí misma, o en algunos casos, lo puede dar a través de otros que no son gobierno, mediante una concesión. La concesión no implica la propiedad del servicio, sino solo la posibilidad de que los exploten”, indicó.

LEE MÁS: Pepenadores llegan a acuerdo con Estrada Ferreiro y desbloquean la Álvaro Obregón

Comentó que las otras figuras serían una asociación público-privada o que el gobierno preste los servicios por sí mismo.

En este caso, el funcionario comentó que lo que se está hablando para el relleno sanitario es de una concesión, que es un permiso para explotar y brindar el servicio de manera temporal. Por lo que el término adecuado, dijo, no es privatizar, sino concesionar.

FOTO: César Hernández/ESPEJO.

“En el caso de la concesión de los rellenos sanitarios hay una situación que tal vez no quedó muy clara. Puede que esta administración no lo haga, pero es una necesidad social porque el Gobierno Municipal no tiene capacidad técnica y económica para hacerlo a futuro, porque el relleno sanitario que se encuentra actualmente, ya está rebasado en su capacidad y vida útil”, informó.

Othón Herrera y Cairo advirtió que es inminente que en un año, dos o tres, cuando mucho, se tenga que hacer de manera obligada.

Aun así, dijo que las normas internacionales obligan a implementar estas disposiciones en el manejo de los residuos, requiriendo una gran inversión en términos de tecnología y otro tipo de manejo de procesamiento de la basura, para no únicamente llegar y tirar los desperdicios a cielo abierto, ni taparla con tierra.

LEE MÁS: La Obregón seguirá cerrada hasta que Ayuntamiento atienda a pepenadores

Sobre lo anterior, comentó que es necesario que, en cuanto llegue un camión recolector la basura pueda inmediatamente ser separada y aprovechada, para que al final de cuentas lo único que quede sea una pequeña cantidad.

“Lo ideal es que la basura se aproveche en su totalidad y que salga ganando la ciudadanía, que se le va recoger, que no la va tener en la calle; el medio ambiente no se va ver dañado, los hombres que trabajan en la basura van a tener una fuente de ingresos formal y pues el que le va invertir a la tecnología vendría siendo esa empresa a la que se le daría la concesión”, aseveró.

No obstante, el secretario del Ayuntamiento dio a conocer que en Sinaloa no existen empresas que tengan la capacidad de hacer lo explicado anteriormente, pero llegado el momento de abrir una convocatoria de licitación, las condiciones del Ayuntamiento de Culiacán, dijo, serán en primer lugar, contratar a las personas que actualmente laboran en el “basurón”.

“Y que resuelvan el problema y que además genere una ganancia al municipio por esa concesión. Se supone que la concesión implica al particular ganar dinero, pero a cambio de ese dinero, tiene que darle también al gobierno lo que corresponda en materia de derechos o la manera en que se le vaya a cobrar”, precisó.

“Pero no hay ahorita una empresa que lo va a hacer, no hay acuerdo con ninguna”, afirmó.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo